VERSIONES Y CULOS. ¿Kicillof vice de Scioli?

Gabriel Fernández, director de La Señal Medios y ex gerente de periodismo de Télam, se hizo eco de la versión de que Scioli aceptaría llevar como vice en su fórmula a Kicillof. También destacó una noticia que el Pájaro Rojo perezoso tenía la intención de destacar d​e​sde que leyó la ​crónica de Mariana Carbajal: la prohibición radical y absoluta de los concursos de belleza femeninos en Chivilcoy, los pagos de Randazzo​… que parece haber tenido que ver… diferenciándose una vez más de Scioli, que en su campaña utilizó hasta ahora profusión de culos femeninos.

Una disgresión: Recuerdo la repulsión que me dio enterarme de que Lopecito organizaba, con la aquiescencia del General, un concuso de belleza de esas características para el 1º de Mayo de 1974, en el Día de los Trabajadores que el justicialismo fascistoide había reconvertido en Día del Trabajo (la reina, seguramente una piba que jamás había dado golpe, iba a ser y creo que fue nomás, coronada «reina del Trabajo»). Y lo recuerdo porque uno de los motivos -aunque no el principal- por lo que desaconsejaba vivamente a mis compañeros que fueran a la Plaza a confrontar con un líder físicamente decrépito (que, como no podía ser de otro modo, cuando sintió que se cuestionaba a su mujer y vicepresidenta, perdió los estribos… de lo que se arrepintió minutos después sencillamente porque un conductor no puede darse el lujo de perder los estribos) fue ese. ¿Se la imaginan a Gaby Arrostito en traje de baño y en la pasarela? Siempre me turbó que hubiera doncellas se dejaran cosificar de semejante manera.

Y ya no les doy mas la lata y los dejo con Gabriel, que al modo de la sección «quinchos» de Ámbito Financiero (diario que parece están por comprar Vila-Manzano) pero mucho más sintética y sustanciosamente, nos pone al día con los últimos dimes y diretes. Eso si, con una prevención, todos estos bulos dan por supuesto que Scioli ya ganó las PASO. Y recuerdo aquello de que no hay que preparar la cena antes de cazar la presa.

Brindis, comentarios y versiones

Por Gabriel Fernández *

Linda Nochebuena. Obviamente, entre brindis y saludos van llegando los comentarios, las hipótesis y por supuesto, las versiones. Algunas, bien fundadas, merecen narrarse.
Antes que otra cosa: menos cuetes que en ocasiones previas. Punto para los que hicieron campañas por las mascotas. Y para los que prevén quemaduras por el uso alocado de la pirotecnia. Pregunta indiscreta y malintencionada: ¿no se pierde un poco de sonido ambiente sin petardos?
Pero vamos a lo indicado. Tiempo atrás, a comienzos del último mes del año, Rafael Follonier dejó su cargo de Coordinador de la Unidad Presidente con rango de secretario de Estado, y se lanzó a apuntalar la campaña de Daniel Scioli; varios quedaron boquiabiertos.
En los intersticios políticos se sabe que Follonier ha sido importante en el vínculo suramericano, especialmente entre el chavismo y el kirchnerismo. El hombre no se fue con una renuncia altisonante ni con diferencias públicas.
Según cuentan sigue activando por el continente, sigue alentando a quienes realzan la gestión de Cristina Fernández de Kirchner; y apoya la precandidatura presidencial del gobernador bonaerense.
Ahora bien; en otro brindis nos contaron que en su afán de alcanzar la primera magistratura Scioli señaló que no tiene ningún problema en que la actual jefa de Estado le sugiera los nombres de su futuro gabinete.
Claro está, al escuchar el comentario indicamos: el resto de los precandidatos, tampoco. La respuesta no se hizo esperar: la novedad es que lo afirme Scioli.
Como habíamos señalado en un Editorial anterior, la pugna no está sólo en la cabeza de lista sino, dadas las circunstancias, en la fórmula. La idea es que el vice tenga mayor relevancia que hasta el presente. Y que no depare sorpresas como las conocidas.
Faltaba un cierre razonable para esta historia y nos la hizo llegar uno de nuestros columnistas políticos desde otro brindis, a través de un mensaje de texto. Fíjese, porque lo transcribimos sin afirmarlo cual certeza.
“La fórmula sería Scioli – Kiciloff” (El mensaje era más largo, pero no nos pareció indicado confundir con datos comarcales). Recién allí, varias semanas después, empezó a entenderse la movida de Follonier. Pero lo más interesante de todo es que, en otra cena de Nochebuena, surgió el dato interpretativo más equilibrado.
Es así. Lo que está haciendo la dirección del movimiento nacional es igualar las posibilidades y evitar que en cualquier caso existan derivaciones imprevistas. Esta versión enfatiza que “no hay una fórmula prefijada”.
Lo que sí hay, indica, es que todos los candidatos –explícitamente o por fuerza mayor- se van comprometiendo a la continuidad del proyecto nacional productivo lanzado en el 2003 y profundizado en el último lustro. Gane quien gane en las PASO, no habrá cabos sueltos.
La idea no suena para nada descabellada, inclusive si se la complementa con la versión primigenia. Y van algunos datos relevantes. Todos saben que la mayor fuerza de base juvenil respalda al ex canciller Jorge Taiana. Bueno es añadir que, por lo bajo, otra fuerza intensa aunque de menor volumen resolvió volcarse hacia Florencio Randazzo.
En uno de los brindis la mención de Randazzo derivó en polémica a raíz de la decisión de su patria chica, Chivilicoy, de anular los concursos de belleza por “promover la violencia de género”. Como muchos de los comensales venían incentivados por los debates en La Señal Medios sobre Tinelli, los bailes en la tele y la cosificación, la charla llegó a ramales insospechados.
Ramales tales como una acalorada discusión sobre los baños mixtos en Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata impulsados por Florencia Saintout. Para decirlo claramente: la mesa navideña se dividió, porque no todos tienen el mismo concepto de privacidad a la hora de hacer pis.
Pero volviendo al asunto: es muy valorado en el gobierno el tipo de campaña frontal de Agustín Rossi (“Un país IGUAL”), en tanto sienta bien en capas adultas de la población la imagen de seriedad y seguridad que ofrece a diario, temprano, Jorge Capitanich.
En todas las tenidas navideñas mencionadas se brindó con satisfacción por el arribo de Aníbal Fernández al gabinete y por la llegada de Oscar Parrilli a las oscuras regiones de los agentes de inteligencia, siempre sospechados de trabajar contra el país. Y en todas, claro, por la presidenta de la Nación.
Ahora bien, hubo varias observaciones sobre segmentos de la oposición, pero no vale incluirlas en este artículo pues todas las combinaciones juntas, poco aportan. Como las reservas se muestran sólidas y la vida personal de su “guardián”, Martín Redrado, está devaluada, se espera un arranque del 2015 sin movimientos bruscos.
Todos coincidieron, obviamente, en que Kiciloff no es Cobos. Cierta sensación de serenidad campeó en el ambiente.
Salud.

*Director La Señal Medios / Area Periodística Radio Grafica FM 89.3.

Comentarios (5)

  1. Gabriel Fernández

    Gracias por la publicación Juan. Una observación. Es evidente que en un punto muy determinado me expreso mal, porque Artemio ha señalado algo parecido: no doy por sentado que Scioli ganó las PASO. Puede haber una tensión inconsciente -trato de explicarme- que me lleve a plantear eso involuntariamente por una cuestión de volumen, al observar la provincia de Buenos Aires y su población, pero uno de los ejes concretos planteados en la nota es que no hay un acuerdo previo, que se está equilibrando para garantizar que todos respeten los ejes del proyecto nacional y que todos siguen en carrera. Si no logré decirlo con claridad en el texto, lo cual es harto posible, pido disculpas.
    Gabriel Fernández
    http://www.lasenialmedios.blogspot.com

    Responder
  2. Fernando Bonatto

    Scioli -KIcillof…me huele a versión Caruso Lombardi

    Responder
  3. Osvaldo Arribas

    Creo que, hoy por hoy, Scioli es el único que puede ganarle a la derecha, porque lo va a votar incluso la derecha, ¿por qué? porque va a gobernar con más tranquilidad, para todos, lo cual es mejor para los negocios que los quilombos que puede traer un facho desbordado como Maurizio. Los demás candidatos del FPV son para perder, salvo que las cosas se polaricen y radicalicen mucho, y la derecha opte entonces por alguien como Maurizio. En ese caso de fuerte polarización, la derecha y la izquierda buscarían un candidato más definido, menos gris, Scioli ya no sería una carta, y las cosas se pondrían más feas.
    Osvaldo Arribas

    Responder
  4. BootBoot

    La crítica del Pájaro está fuera de lugar. Hablar de una fórmula Scioli Kicillof no significa dar a Scioli por ganador: en las PASO no compiten candidatos individuales sino fórmulas presidenciales.
    Respecto a esa versión en concreto, tengo un par de prevenciones. La primera es que eso significaría la decisión de Cristina de apoyar explícitamente a Scioli, lo que transformaría en ociosas a las PASO. Espero que eso no ocurra, ya que necesitamos que se lleven a cabo para dar más legitimidad a quien resulte ganador.
    La segunda es que una fórmula presidencial integrada por dos porteños sería una grosería y una muy impolítica tocada de culo al resto del país.

    Responder
  5. Osvaldo Arribas

    Creo que, hoy por hoy, Scioli es el único que puede ganarle a la
    derecha, porque lo va a votar incluso la derecha, ¿por qué? poque va
    a gobernar con más tranquilidad, para todos, lo cual es mejor para
    los negocios que los quilombos que puede traer un facho desbordado
    como Maurizio. Los demás candidatos del FPV son para perder, salvo
    que las cosas se polaricen y radicalicen mucho, y la derecha opte
    entonces por alguien como Maurizio. En ese caso de fuerte
    polarización, la derecha y la izquierda buscarían un candidato más
    definido, menos gris, Scioli ya no sería una carta, y las cosas se
    pondrían más feas.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: