PALESTINA – VATICANO. Argentinos de origen judío apoyan la decisión del Papa

El silencio no nos representa

Fue suficiente un detalle —confirmando la milenaria sutileza de la diplomacia vaticana— en el tratado bilateral firmado entre la Sana Sede y la Autoridad Nacional Palestina, que se ocupa de aspectos esenciales de la vida y la actividad de la Iglesia Católica en Palestina, para que el mundo se enterase del reconocimiento del Vaticano al Estado de Palestina.

En efecto, por primera vez se dejó de mencionar en un documento o declaración oficial de la Santa Sede a la Autoridad Nacional Palestina para reemplazarla por Estado de Palestina. La noticia, en cierta medida sorpresiva, recorrió como reguero de pólvora todas las redacciones del mundo despertando la aprobación y simpatía de la inmensa mayoría de países y pueblos que celebraron la misma como un acto de justicia y un importante paso hacia la paz en Medio Oriente.

Los argentinos judíos agrupados en el Llamamiento, estamos convencidos que no hay posibilidades de una paz justa entre israelíes y palestinos sin la existencia de un Estado palestino. Por eso es que saludamos y nos congratulamos por este paso dado por el Papa Francisco que lo completó con el cálido recibimiento brindado a Mahmoud Abbas en su reciente visita al Vaticano. Este gesto adquiere una mayor significación en momentos que se acaba de constituir el gobierno más derechista de la historia de Israel cuyo primer ministro Netanyahu prometió en la campaña electoral que durante su mandato no habrá Estado palestino, promesa que se vio reflejada en el programa de gobierno presentado al parlamento israelí para aprobar la nueva coalición gobernante.

El gobierno israelí, según una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresó ante la prensa su “decepción” y que “el reconocimiento no promueve el proceso de paz”. Mientras tanto en Israel como en las colectividades judías de diversos países del mundo, los sectores pacifistas se pronunciaron positivamente sobre el reconocimiento del Estado Palestino por el Vaticano. Un caso emblemático fueron las felicitaciones al Papa por el reconocimiento de Palestina expresadas en un artículo por el rabino Michael Lerner, editor de la revista Tikkun, el más prominente vocero de los judíos progresistas y liberales estadounidenses, sector mayoritario según los estudios de la reconocida consultora Pew especializada en estudios sobre temas religiosos en Estados Unidos.

¿Y qué pasó con nuestras DAIA y AMIA, que solían pronunciarse por la solución de dos estados, que se manifestaban favorablemente ante cada declaración del Papa Francisco por la paz en diversas regiones del mundo? Silencio. Silencio absoluto. Como de costumbre ni el más mínimo atisbo de postura independiente.

Por eso, el silencio no nos representa.

 

COLECTIVO ORGANIZADOR

Brodsky Patricio, Diamant Ana, Elbaum Jorge, Esterovich Dardo, Feld Julio,

​ Horestein Marcelo, Laks José, Levy Larry, Rapaport Isaac y Rofman Alejandro ​

Quienes aún no adhirieron al Llamamiento pueden hacerlo en: www.llamamiento.org

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: