AMIA – NISMAN: La SIDE atentó contra la mezquita de Floresta, dijo Moshen Rabbani

Lo que abre sospechas sobre que un atentado anterior, personal, contra el encargado de negocios de Irán (que salvó la vida de pura casualidad) no haya sido también obra de la SIDE ¿por cuenta del Mossad? (ver más abajo) JS 

Moshen Rabbani: “Emisarios de Stiuso admitieron que fueron agentes de la SIDE quienes detonaron una bomba en la mezquita de Floresta”.

* Hace un año, dijo, el ahora prófugo jefe de Operaciones de la disuelta Secretaría de Inteligencia intentó un acercamiento con Teherán.

* El ex agregado cultural de la Embajada de Irán sugirió que la SIDE también pudo haber atacado la AMIA por cuenta de EEUU e Israel.

El ex agregado cultural de Irán en la Argentina, Moshen Rabbani, dijo que hace aproximadamente un año visitaron Teherán emisarios del entonces jefe de operaciones de la Secretaria de Inteligencia del Estado (SIDE), el ingeniero Antonio Horacio “Jaime” Stiuso a fin de procurar un acercamiento con las autoridades de la República Islámica de Irán, y que en esa instancia admitieron que un atentado contra la mezquita chiíta de Floresta fue obra de la SIDE.

Rabbani, acusado por la justicia argentina de haber intervenido en los preparativos del atentado a la AMIA, dijo que “este personaje que ahora está prófugo (por Stiuso) que siempre acusó a Irán, mandó personas a decir que «nosotros ya no estamos contra Irán» casi un año antes (de la muerte del fiscal Alberto Nisman)”.

Y agregó que esos emisarios le dijeron a los funcionarios iraníes «Queremos colaborar con ustedes» y que «lamentablemente nosotros pusimos la bomba delante de la mezquita», dijo Rabbani, entrevistado en Teherán por el periodista Mauro Federico para el programa “Minuto Uno”, que emite C5N con la conducción de Gustavo Sylvestre.

Rabbani se refirió tácitamente a la granada arrojada en la madrugada del sábado 20 de enero de 2001 contra el frente de la mezquita Al Tahuid por dos hombres que se desplazaban en una moto de alta cilindrada, explosión que rompió el portón del garaje del templo, destrozó la vidriera de la librería y le causó una conmoción cerebral al sargento de la Policía Federal que custodiaba al lugar y observó la maniobra.

“No quiero nombrar a quienes nos lo dijeron, pero realmente es algo vergonzoso. Si ellos pudieron poner la bomba en la mezquita ¿por qué no podrían haberla puesto en la AMIA y después pasarle la factura a los iraníes?”, siguió diciendo Rabbani.

Los sorprendentes dichos de Rabbani acerca de la supuesta autoría de la SIDE en el atentado a la mezquita de Floresta durante el gobierno de la Alianza, se produjeron inesperadamente a continuación de que se refiriera a la frondosa acusación (“el dictamen”) que el fiscal Alberto Nisman había levantado contra el gobierno iraní.

“Las 800 páginas que presentó Nisman no contenían más que inventos de los diarios. No hay ninguna prueba contra la República Islámica de Irán. Nisman solo buscaba agradar a los Estados Unidos e Israel. Si hubiera pruebas hubiera servido en Londres cuando nuestro embajador Hadi Soleimanpour fue detenido (en Londres, el 21 de agosto de 2003) y sometido a la justicia británica”, había dicho Rabbani.

“Nisman y sus colaboradores le llevaron a los jueces las supuestas pruebas contra él, y los jueces no tuvieron más remedio que decirles ‘Esto no es prueba, apenas son inventos de los diarios y de los servicios’.”, recordó, y en ese instante intempestivamente: “Hasta “pusieron una bomba pequeña frente a la mezquita”.

Intento de asesinato

Los dichos de Rabbani recordaron a otras declaraciones suyas, esta vez a comienzos del año 2009, cuando fue entrevistado por el recordado Carlos De Nápoli para el documental de Ánima Films AMIA, La Causa: 15 años sin justicia.

Entonces Rabbani dijo: «Habían puesto una bomba en la mezquita Al Tahuid, habían amenazado a nuestro encargado de negocios… Y no sñolo lo habían amenazado. Cuando el encargado de negocios con su mujer va a una plaza a la tarde para llevar a los chicos al parque, un terrorista apareció y le dijo ‘Baje el vidrio’ (del auto). Entonces sacó una pistola y le pegó (un tiro) en el corazón y después dijo ‘Chau para siempre’… Fue el destino, pero pienso que Dios quiso que quedara con vida. Porque esa bala no le tocó el corazón, sinoq ue bajó a los rilones y después a la pierna y todavía sigue allí. Yo pregunto: la justicia argentina ¿qué hizo? Porque cuando (el ministro) Carlos Corach vino a visitarlo, cuando las autoridades vibieron a visitarlos, nos prometieron que iban a capturar a ese terrorista y que lo iban a juzgar. Y hasta ahora ¿qué hicieron?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *