SNOWDEN – CFK. El romance de Cris y Edward enfurece a la CIA y la NSA

Suscribo todas y cada una de las palabras dichas por el ilustre entrevistado. Siempre desconfié de la categoría “héroe” (la mayoría de los así llamados no hicieron más que cumplir con su deber cuando no tuvieron escapatoria) pero ciertamente que Snowden lo es, y quienes no nos hacemos los distraídos y luchamos por las libertades democráticas tenemos una deuda con él, que pudiendo hacerse el distraído sin que nadie fuera a echárselo en la cara, rehusó hacerlo y se hizo cargo. ¿Qué decir de nuestra Presidenta? Desde que impulsó el memorándum de entendimiento con Irán es raro que pase una semana de sorprendernos gratamente por su valentía y claridad conceptual. De lo revelado por Snowden se desprendía claramente que ella estaba en el lote de los 35 presidentes o primeros ministros sometidos a escuchas por la NSA. Pero como a diferencia de Ángela Merkel y Dilma Roussef su nombre no fue mencionado por las agencias noticiosas, es lógico que quisiera averiguar, de primera mano, como se había realizado ese espionaje. Y no es que fue a ver a Snowden en ayunas sino que lo hizo después de leer toda la información disponible. En épocas en que quedan pocos estadistas, Cristina ha demostrado acabadamente que ella lo es, cabalmente. Desde aquí se escucha el rechinar de dientes de los espías yanquis e israelíes que impulsaron al desgraciado fiscal Nisman a presentar su insustancial denuncia en represalia por aquel memorándum. Desde aquí también hacemos votos porque se constituya un comité de apoyo a Snowden, Assange y Bradley/Chelsea Mannig.JS

EL ABOGADO DE SNOWDEN HABLA DE LA REUNION DE CFK CON EL EX ESPIA

“Muestra su interés en el tema”

 

Cristina en Moscú

Cristina en Moscu: Vine a ver a Vladimir y a Edward, chicossssss (Foro Reuters)

De visita en Argentina, Anthony Romero, abogado del ex agente de la CIA Edward Snowden, revela detalles del encuentro de casi dos horas y media con la Presidenta, realizado en Moscú en abril pasado. Cuenta que dialogaron sobre el espionaje norteamericano.

Por Adrián Pérez / Página 12

Para muchos es un héroe, para otros un traidor. Lo cierto es que Edward Snowden logró desenmascarar desde adentro a ese Gran Hermano que todo lo ve, que todo lo devora. Anthony Romero es una de las personas que más conoce al ex agente de la CIA. De visita en Buenos Aires para participar de la charla Derecho a la protesta y violencia institucional: del Indoamericano a Ferguson, actividad organizada por el Centro de Estudios Legales y Sociales, el director ejecutivo de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU), organización que patrocina legalmente al ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), habló con Página/12 sobre el encuentro que la presidenta Cristina Fernández mantuvo en Moscú con el consultor tecnológico norteamericano en abril pasado.

–¿Por qué la presidenta Fernández se reunió con Snowden?

–No conozco los motivos de la Presidenta. Sé que fue una reunión que pidió a través de sus colegas en el gobierno ruso, encuentro que duró casi dos horas y media. Le agradecemos el interés en conocer a Snowden, la preocupación por la vigilancia de la NSA y su impacto a nivel global. Ha sido la única líder de un gobierno que se reunió con el señor Snowden. Eso muestra su interés en el tema, su valentía de pedirle una reunión a un refugiado del gobierno norteamericano. Estoy seguro de que el gobierno de Estados Unidos no está contento por el encuentro entre una par del presidente Obama y Snowden, a quien funcionarios norteamericanos califican de traidor o criminal.

–¿Cómo fue el encuentro?

–No participé pero escuché que la reunión fue muy agradable, que la presidenta estaba bien informada, había leído mucho sobre la vigilancia de la NSA. Incluso, parece que había leído el libro de Glenn Greenwald (N.d.R.: Snowden. Sin un lugar donde esconderse, Ediciones B, publicado originalmente en The Guardian). Tuvo gran interés en conocer de manera más profunda lo que se estaba escondiendo no solamente del público norteamericano, sino de todos los países. Si otros mandatarios mostraran liderazgo como el de la presidenta Kirchner, habría más interés en proteger la privacidad de las personas. Es sorprendente que Angela Merkel, que ha sido una de las víctimas más claras de la vigilancia de la NSA, mantenga la boca cerrada sobre la persecución a Edward Snowden.

–¿Qué impresiones le dejó la reunión con la Presidenta?

–Estaba entusiasmado, impresionado por el interés que ella demostró y agradecido por el tiempo que le dedicó. Recuerde que el señor Snowden está refugiándose del gobierno norteamericano y que es el most wanted de Estados Unidos. Hubo líderes del gobierno que dijeron que debe ser ejecutado por traidor. Da mucho ánimo al joven Snowden saber que hay líderes de países que entienden por qué tomó el riesgo que tomó.

–¿Cuál es la importancia de este encuentro?

–Necesitamos un debate mucho más amplio, al más alto nivel de gobierno, para discutir cómo las acciones y la vigilancia del gobierno americano impactaron en los ciudadanos de todos los países.

–¿Habló con Snowden del espionaje del Reino Unido a la Argentina por Malvinas?

–No hemos hablado sobre ese tema. Lo que conozco es a través de los medios de comunicación.

–¿Cómo fue que la ACLU comenzó a defenderlo?

–Nos buscó meses después de que llegara a Moscú. Nosotros (por la ACLU) tenemos muy buena relación con Glenn Greenwald y Laura Poitras, los periodistas que más trabajaron con Edward. Entonces armamos un equipo legal para poder ayudarlo, para ser un portavoz entre el señor Snowden y el gobierno norteamericano. También lo asesoramos en sus intervenciones públicas.

–¿Qué retos enfrentan los ciudadanos respecto al espionaje realizado por los países centrales?

–El público en general se enfrenta a una falta de conocimiento de cómo sus pensamientos, sus acciones más privadas, ahora son conocidas por las agencias gubernamentales a nivel global. Aún después de las revelaciones de Snowden muy pocas personas saben del efecto de la vigilancia electrónica. Hay una necesidad de retomar el derecho a la privacidad aun cuando se use un teléfono celular o una computadora. Pero los cínicos del gobierno nos quieren hacer pensar que la privacidad ha fallecido. Lo que Snowden nos enseña es que se tiene que luchar para mantener la privacidad. La privacidad no ha muerto.

–¿Cómo puede protegerse el derecho a la privacidad en la era del ciberespionaje?

–Influyendo en los gobiernos. A través de litigios, como lo estamos haciendo en ACLU, o presionando en el Congreso para que impulsen leyes que protejan la privacidad. Hay que actuar sobre las compañías tecnológicas: como consumidores de Yahoo o Gmail tenemos que exigir nuestro derecho a la privacidad y asegurarnos que las corporaciones nos protegen.

–¿Qué cambió a partir de las filtraciones realizadas por su defendido?

–Por primera vez, en Estados Unidos se discuten los poderes de la NSA: si esas atribuciones son útiles para lanzar una guerra contra el terrorismo y si se deben reformar atribuciones que se le dieron al gobierno. Debate que se está dando en el Congreso, con una nueva ley que va a ser impulsada en estos días, y en las cortes federales, donde por primera vez se ha reconocido que las acciones de vigilancia electrónica de la NSA son ilegales. Todo esto gracias a las revelaciones del señor Snowden.

–¿Quién es Edward Snowden?

–Es uno de los grandes héroes del siglo XXI. Un hombre de una madurez sorprendente, mucho más que los 31 años que tiene. Es una persona de una gran valentía, que asumió un riesgo enorme para su vida; que ha sacrificado su trabajo, su carrera, sus relaciones familiares, su propia patria por tratar de cambiar las injusticias cometidas por acciones tomadas desde el gobierno norteamericano en secreto, sin que el público o el Congreso estuvieran al tanto. Después de haber trabajado con el gobierno en ayudar a lanzar la guerra contra los terroristas vio el daño que estaba causando Estados Unidos tomándose atribuciones indebidas. Necesitamos lanzar un movimiento de solidaridad con Edward, para mostrarles a los gobiernos, especialmente al americano, que muchos países piensan que él ayudó a reformar el gobierno, y que ha logrado un gran éxito para el derecho a la privacidad y los derechos humanos a nivel mundial. A través de los años lo vamos a ver como una persona que tomó decisiones difíciles. Tenemos que recordar que Nelson Mandela fue considerado terrorista o criminal por muchos países y ahora es uno de los grandes héroes del movimiento de derechos humanos. La historia será muy favorable con Snowden.

A %d blogueros les gusta esto: