RANDAZZO y su e-mail a Cristina

Antes de que me reprochen haber enmudecido ante la elección de Cristina y la bajada de Randazzo, y dejando claro que desde aqui y sin conocerlo hace dos años que bancábamos a Randazzo porque entendiamos que era el único que le podía dar la pelea a Scioli (lo que no quiere decir que estuviéramos de acuerdo con el sesgo​ que le dio a su campaña) subimos este post con el que coincidimos en líneas generales, aunque nos separtan de su autor matices que alguna vez fueron muy​ importantes como su preferencia por Cafiero sobre el Tío Cámpora. ​Aun así, lo más importante, coincido, es que el movimiento nacional de liberación permanezca unido y​ administrando el Estado. El principal déficit de Randazzo, me parece, es el mismo de gran parte del kirchnerismo: la falta de construcción dentro del movi​mie ento​ ​sumado al sectarismo de lo​s armado​s (¿empoderados?) desde arriba. Bueno, ​ cuando menos ​
tendremos al menos un par de años por delante para replantearlo.​ La carta de Randazzo a Cristina, debajo. JS ​

cartas

De vez en cuando, hasta un bloguero que pretende ser analítico y desapasionado, debe hacer un juicio de valor, con una fuerte carga subjetiva: Me gusta la carta que envió Randazzo a la Presidente (facsímil, se supone, aquí). Me gusta como gesto de dignidad. Lo dice bien otro bloguero, «Florenciono hizo más que lo que vino diciendo a lo largo de su campaña«. Pero no muestra ahí rencor ni amargura – algo que, parece mentira, a demasiados políticos les cuesta hasta disimular. Y – la señal más importante, porque es la que estará visible de aquí a las elecciones – no se va a su casa sino que continúa en su función de Ministro de Transporte – con la que sumó intención de voto para el oficialismo y para él – hasta el fin del mandato de CFK.

(Persistir en su candidatura – aunque fuera posible, que no lo es ¿quién lo acompañaría como vice, o uniría su boleta a la suya? – sólo serviría para debilitar al Frente para la Victoria).

Me gusta porque en política, además del poder, existen los gestos, las señales que se envían a esos tipos y tipas que son los que, con más o menos confianza, delegan y con eso construyen ese poder en vos. Claro, los gestos solos no sirven. El poder político necesita de los cargos en el Estado para, cuando cumple su misión, mejorar la vida de la gente, acercar sus sueños. F. R. llegó a ser referente de una parte importante de la militancia y un buen candidato porque fue nombrado ministro. Y, hay que decirlo, porque recibió fuertes gestos de espaldarazo de la Presidente en este último tramo. Pero – de vez en cuando, también – vale la pena mostrar que hay algo más que cargos en la política.

(Algo más que hay que tener en cuenta – porque el oponente también juega, otro dato fundamental de la política – es que Carrió, Macri, Sanz, el massista de la Torre ahora lo llenan de elogios: «Al fin uno que es coherente«. Es significativo, pero no es decisivo. La frase de Jauretche «Me fijo en lo que dice La Nación, y sé que debo estar del otro lado«, es una ironía. O la oposición estaría determinando tu estrategia).

Dicho esto, voy a hacer otro juicio de valor, un poco menos subjetivo. No me gusta – gustaba, bah – la carta Randazzo. No pensaba apoyarlo en las P.A.S.O., aunque yo no integre ninguna «ola naranja». En parte, por un juicio profesional: Consideraba que su estrategia de campaña era profundamente equivocada. En realidad, estaba cometiendo el mismo tipo de error que Sergio Massa y antes De Narváez, y, como a ellos, lo llevaba a un éxito inicial y luego a la derrota: Enfocarse, casi con exclusividad, en atacar a su rival. En el caso de ellos, al kirchnerismo; en el suyo, a Scioli.

Scioli es el arquetipo del candidato «catch all», que trata de sumar la mayor cantidad posible de votantes, tanto los que están a favor de algunas políticas como los que desconfían de otras o de los que las aplican. Como «moderado», apela a los que «bueno, pero no tanto». Por eso mismo, los partidarios fervientes tienden a rechazarlo por tibio, y pueden ser atraídos con un mensaje más «jugado».

Y en su caso, el de DOS, había otro motivo más específico de rechazo: es el candidato que apoyan, casi naturalmente, la mayoría de los gobernadores y los intendentes peronistas. Es decir, es un conservador popular. Y es inevitable que una parte considerable de la actual coalición oficialista – «centro izquierdistas», «peronistas evitistas», las etiquetas son distintas – le tengan inquina, por conservador y más todavía por popular (gana elecciones). Sumado eso a que su gestión en Buenos Aires no ha sido brillante, es «de cajón» que un candidato contra Scioli tiene un stock numeroso de partidarios entusiastas disponible.

El problema, que es curioso que consejeros políticos muy bien rentados no vean, es que ese stock no alcanza para ganar, cuando de cargos ejecutivos se trata. Se ha visto una y otra vez entre nosotros. Lástima, porque Randazzo, aunque sin carisma, tenía condiciones. un excelente gestionador, como lo había demostrado con creces, joven, articulado… En mi falible opinión, no le alcanzaba para ser Presidente, cargo que requiere otras condiciones. Sobre todo, poder conducir tropas muy diversas y con distintas ambiciones.

De todos modos, esto es una toma de posición teórica, que hago porque ¿para qué sirve tener un blog, si no? Florencio ya está fuera de la puja – salvo que cambie de opinión y CFK se lo acepte antes de la medianoche del sábado; difícil, para ponerlo suavemente – y por un rato largo. Los que manejan el poder suficiente para que su aval o su apoyo sean decisivos, pueden aprobar de los gestos de dignidad. Pero prefieren que se los hagan a otros.

En cuanto a la decisión de la Presidente, creo que ésta ha tenido un mal manejo. Debió haberla tomado antes de los gestos que hicieron que muchos militantes K vieran a Randazzo como el «candidato del Proyecto» y se ligaran emocionalmente a su propuesta. Un vistazo a los blogs – su lugar habitual de discusión – permite ver la confusión y hasta la angustia que produce en no pocos de ellos. Probablemente no son la mayoría – en el electorado ciertamente no lo son – pero es un espacio de activismo que no puede desdeñarse. El kirchnerismo nunca lo hizo.

En cuanto a mí, lo que me fastidia es la cancelación de la interna para la candidatura presidencial en las P.A.S.O. No me crean ninguna ilusión romántica – iba a votar por la de Scioli, así que romanticismo poco – pero considero que era un paso más en la maduración del peronismo.

Este es un posteo altamente personal – lo son todos los del blog, pero éste lo es más, todavía – y aunque parezca raro, por eso mismo me siento obligado a justificarlo. En la defensa que algunos de la blogosfera hacen de esta decisión de Cristina – notarán que en este posteo omito mis habituales enlaces a otros blogs; no quiero sujetarlos a sus reacciones del momento – en realidad lo que están diciendo es que todas sus decisiones deben ser asumidas y defendidas, porque si no se debilita la necesaria conducción del campo propio.

«Librepensador», como soy, estoy de acuerdo… para los funcionarios, y los legisladores que forman un bloque. Un gobierno no es club de debates, y la historia reciente del gobierno de la Alianza es una buena demostración de esa estupidez. Pero estos son blogs políticos, y si alguien entra aquí sin una opinión formada, seguramente es que está buscando fotos porno y saldrá muy rápidamente.

Entonces, tengo ganas de – salvando las distancias de tiempo, personas y tragedia – de citar un argumento que usé hace más de tres años en el blog (y que ya había empleado otros tres años antes): «El rol de Conductor incuestionable fue reconocido a Perón como creador del Movimiento y por una inteligencia profunda y original que ningún otro líder político mostró en la historia argentina. Pero… ¿no hubiera sido útil que el Viejo hubiese tenido quien pudiera decirle “Jefe, no le parece que ponerlo a Camporita de candidato… Ya sabemos que Cafierito está muy ligado a la U.O.M., pero el dentista está pegado a los muchachos con fierros y eso desequilibra demasiado la balanza. Ya tienen cinco gobernadores…” o, más tarde, “General, si lo pone a Lopecito para hablar con la JP, Ud. está diciendo que no quiere hablar… Tenga presente que ellos tienen sus bases, también. Y esas se las podemos traer de este lado, si ponemos otras caras”?

Son historias viejas, de un tiempo muy distinto. Pero a veces sirven.

​​La carta completa

Querida Cristina:

Desde aquel 10 de diciembre de 2007, día en el que me eligieras para acompañarte, hasta hoy, me he convertido en el Ministro del Interior, luego del Interior y Transporte, que más tiempo ha ocupado el cargo en los últimos 60 años. Este privilegio que me otorgaste me permite transmitirte en estas líneas algunas ideas y decisiones.

Fue a través de Néstor que pude ver plasmado en la realidad cómo la política cobraba centralidad y las decisiones volvían a la casa de gobierno. Y fue a través tuyo que vi a una Presidenta con independencia y autonomía. Independencia y autonomía del poder económico y mediático que pretendieron, y aún pretenden, condicionarte.

Fueron estas razones por las que puse el cuerpo y alma en estos años, para defender todas y cada una de las acciones que llevamos adelante.

Lo hice durante el conflicto con el sector agropecuario. Junto a Néstor y a vos cuando nos tocó perder. También nos tocó ganar.

Lo hice con un enorme compromiso con la gestión, convencido de que es la mejor política, ya que así se resuelven los problemas cotidianos de los hombres y mujeres de nuestro pueblo.

Y lo hice a sabiendas de que como dirigentes debemos garantizar las condiciones para nuestro propio relevo.

Por este compromiso con vos y con el Proyecto es que pensé que la mejor manera de contribuir, era participando de una elección primaria que pusiera de manifiesto la idea de continuar con todos y cada uno de los logros. Que representara cabalmente a ese nuevo sujeto social, compuesto por millones de argentinos que hoy tienen nuevos derechos y están dispuestos a defender y profundizar el camino de la transformación y la inclusión.

Dado que en forma manifiesta no es esta tu voluntad, y vos sos quien conduce este Proyecto, yo acepto con tristeza pero sin el más mínimo rencor no poder competir por la Presidencia, y celebro la decisión de que sea Carlos Zannini quien se constituya en garantía de que nada de lo conquistado se perderá. Es un amigo en el que podemos confiar.

Tal como me pediste te acompañaré hasta el final de la gestión, hasta el 10 de diciembre, para seguir transformando. Porque mi compromiso con vos, Cristina, es inquebrantable. Te respeto como militante, te admiro como Presidenta y te quiero como persona.

Soy un hombre de palabra. Creo fervorosamente en el valor de la misma y en los compromisos que uno asume. No borro con el codo lo que escribo con la mano. Por eso, no puedo aceptar ser candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Y tal como lo dije públicamente, después del 10 de diciembre seguiré defendiendo el proyecto desde mi lugar de militante.

Seguiré defendiendo todas y cada una de las conquistas. Seguiré defendiendo la política de Derechos Humanos, la plena aplicación de la ley de medios y el Fútbol Para Todos. Seguiré defendiendo a nuestras quieras YPF y Aerolíneas.

Seguiré defendiendo nuestros Ferrocarriles Argentinos, tarea inmensa que encaramos juntos y que hoy es una realidad.
Seguiré defendiéndote a capa y espada, siempre.

Estoy orgulloso de ser parte de este proyecto que ya tiene un lugar en la historia. Y de haber hecho mi contribución, con enorme sacrificio y dedicación, al modelo Nacional y Popular que vos conducís.

Pero al mismo tiempo siento la obligación de honrar mis convicciones y mis 35 años de militancia. No puedo renunciar a lo que siento y pienso. Lo hemos hablado muchas veces.

Como militante, siempre estaré al lado de los que menos tienen.

Estaré acompañando a los millones de argentinos que confiaron en nosotros.

Estaré en cada argentino que hoy tiene un nuevo DNI y un nuevo pasaporte.

Estaré en cada argentino que sube a un nuevo tren.

Llegué con vos y me iré con vos de la Casa Rosada. Sin dejar mis convicciones en la puerta de la misma. Y, vos sabes, eso no tiene precio. Así nos enseñó Néstor. Te abrazo con el afecto y la lealtad de siempre.

Comentarios (14)

  1. Vettermann Alejandro

    TIENEN QUE MODERAR MI COMENTARIO LOS MODERADORES AUTOINTITULADOS Y LA PMQLP…!!! MANGA DE MARICONES…!!!

    Responder
    1. Juan José SalinasJuan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Que sea la última vez que levanta la voz e insuta aqui. La próxima no solo no pulicaré su comentartir sino que lo enviare por via privada a explorar la recalcada… ¿se entiende?

      Responder
  2. ruben

    Estimado Compañero: transcribo este parrafo de la carta: «Dado que en forma manifiesta no es esta tu voluntad, y vos sos quien conduce este Proyecto, yo acepto con tristeza pero sin el más mínimo rencor no poder competir por la Presidencia, y celebro la decisión de que sea Carlos Zannini quien se constituya en garantía de que nada de lo conquistado se perderá. Es un amigo en el que podemos confiar.»
    Si el Chino se constituye en garantia de que nada se pierda, porque no pudo ser consecuente con esta afirmacion y acompañar con su lealtad en un cargo para nada menor como Goberna de PBA, que ademas le garantizaba una plataforma espectacular para 2019..
    Hay mi Dios como jode cierto Narcisimo !!
    Con el mismo pragmatismo con que apoyo a Das Neves en Chubut podria haber hecho un aporte a la continuidad del proyecto desde la Pcia. O acaso el tiene mas antecedentes que Anibal, Rossi, Uribarri o Taiana?.

    Responder
    1. Lita Argirio

      Fue CFK quien vetó el regreso de Das Neves al FpV. Estaba en conversaciones con Scioli y con Randazzo. CFK hizo muy bien: es impresentable desde donde lo mires. Lo mas parecido a Barrionuevo que se consigue en patagonia.

      Yo veo bien que Randazzo no se haya presentado. Los tres candidatos que hay son buenos. Randazzo no es imprescindible en la PBA. Cristina no le pidió sino que le ofreció o sugirió (creo que pensando mas en él que en la necesidad de que sea él el gobernador) que se presente a las PASO.

      Responder
  3. Javier

    Juanj, me parece que te olvidaste de poner que es sacado de El Blog de Abel.

    Responder
    1. Juan José SalinasJuan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Siempre cito al blog de Abel, pero la catrta de Randazzo salió en muchos medios y, de hecho, la leí en varios porque no confiaba en la versión de Clarín, que fue la primera que leí.

      Responder
  4. Osvaldo Arribas

    Creo que Cristina hizo la mejor elección: si Randazzo sacaba muchos votos en las Paso perjudicaba a Scioli frente a Macri; si sacaba muy pocos, la perjudicada era ella frente a Scioli.

    Responder
    1. Lita Argirio

      Osvaldo, lo de que perjudicaba a CFK si Randazzo perdia con Scioli es muy atendible (no lo había pensado) pero tenia solución: que el chino Zannini sea el vice de Randazzo y ella volcara su apoyo a esa fórmula.
      En cambio no tiene sentido decir «si Randazzo sacaba muchos votos en las Paso perjudicaba a Scioli frente a Macri» pues el PRO presenta 4 candidatos en las PASO: Macri, Sanz, Carrio y Losteau

      Responder
  5. Dardo Castro

    A propósito de una nota de Santiago Gómez en APU («Rechazó la lucha y se quedó sin honor»), yo la reproduje en FB y la encabecé así:
    Por supuesto, no comparto el verticalismo acrítico, contradictorio con la idea del intelectual colectivo (que el kirchnerismo y sus aledaños, en tanto movimiento, también incluyen), pero esta nota de Santiago Gómez señala una cuestión importante: la primacía de la construcción política por sobre la gestión, por virtuosa que sea, y sobre todo por encima de la escenografía mediática. Para mí, Randazzo ya había mostrado su falta de sobriedad y su personalismo cuando uno iba a sacar un documento y él te mandaba un mensaje con su firma, como si el Estado fuera una empresa y Randazzo su CEO, un recurso de campaña más propio de Rodríguez Berreta que de un ministro de este gobierno.

    Responder
  6. Rodrigo

    En Salta, lo iba a votar a Randazzo porque Urtubey se pronunció por Scioli, pero ahora la tengo clara. Voy a votar por Zanini.

    Responder
  7. Lita Argirio

    MUY BUENA tu introducción Juan. Muy buena.

    Responder
  8. monica noemi betoño

    Impecable, como siempre.

    Responder
  9. José M. Garbuglio

    Clarisima la nota de J J Salinas. El apoyo de Cristina a Scioli, deja afuera a muchos K que no lo quieren. Por mi parte no lo voy a votar, como tampoco a bigote ni al candidato de este para intendente de Quilmes Daniel Gurzi (devenido en Sciolista y ahora entiendo porque). Es para muchos una gran desilucion. Sería interesante saber cuantos votos saca A. Fernandez en Quilmes des pues de su deplorable gestion en esta ciudad y la de su cómplice Villordo ahora masista y en el medio macrista. Muchas

    Responder
  10. Juana

    Acuerdo en el punto que Salinas, cuestiona, no llegar a las PASO tal cual este gobierno ha impulsado, respetando la decisión de sus bases, por sobre estrategias garantizadoras de éxito en las urnas de octubre. Si falta madurez en el movimiento, , luego de tanto tiempo en el poder , es como poco inadmisible.

    Responder

Responder a Lita Argirio Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: