DROGAS. El pervitín, “droga del pueblo” en la Alemania nazi

No me extraña nada. Cuando me preguntan cual es mi posición ante las drogas suelo decir que estoy totalmente en contra de que sean obligatorias. También las tropas estadounideses combatieron en la Segunda Guerra Mundial (y en todas las demás que las siguieron) atiborrados de anfetaminas hasta las cejas ya que el dopaje venía en sus raciones.
Pervitin era la droga más utilizada en los ’60 -cuando era de venta libre- por Tanguito (o Ramses II) entre otros. Y como hoy es el Día de la Primavera y lo trajimos a colación por los pelos, incluimos aqui y aqui, la canción “Amor de Primavera” en su versión original (grabada en los sotanos de aquel enorme café que existió en Callao 11) y en la que hizo L.A. Spinetta.

Que Tanguito hiciera esta canción y los nazis la guerra, demuestra que la culpa no es tanto de las drogas como de la psiquis “pervitin-perversa” de algunos usuarios.

A las drogas hay que tratarlas con muchísimo respeto y no abusar de ellas.

Curiosamente, es de venta legal una bebida cuyo nombre comercial es “Speed Unlimited” que comparte el nombre, aunque en su envase no diga por ningún lado que contenga ni pervitín nininguna otra anfetamina de venta ilegal.

Curiosamente, a los inicios de Speed Unlimited en Austria estuvo ligado Monzer al Kassar

La introducción y traducción de la nota es Montserrat Mestre, baluarte pajaril en Europa, que nos ha permido utilizarla. JS

El periodista y escritor alemán Norman Ohler, (1970) acaba de presentar su último libro de investigación: “Der Totale Rausch. Droguen im Dritten Reich” (La borrachera total. Las drogas en el Tercer Reich). Ohler investigó durante 5 años en archivos alemanes y de EEUU y halló material que había escapado hasta ahora a los historiadores.Dice Ohler ” Cuando Alemania invadió Francia en 1940, los soldados de la Wehrmacht estaban bajo el efecto de 35 millones de dosis de Pervitin. Este preparado – actualmente conocido como Cristal o metanfetamina – que estaba entonces disponible en cualquier farmacia, hizo posible la Blitzkrieg (guerra relámpago) y se convirtió en la droga del pueblo en el estado nazi. Incluso el supuestamente abstemio Hitler daba órdenes lleno de estimulación farmacológica: cuando ordenó su última ofensiva en el invierno de 1944, se sabía que hacía mucho tiempo que no pasaba ni un solo día sobrio. Casi incesantemente su médico personal Theodor Morell le inyectaba una variedad de productos farmacológicos, dudosos preparados hormonales y drogas duras. Sencillamente hizo que el dictador fuera capaz de mantener su ilusión hasta el final.
Ohler ha evaluado materiales que hasta ahora habían permanecidos bloqueados, habló con testigos presenciales, con historiadores militares y médicos. El resultado es un libro impactante de hechos precisos. “La borrachera total” fue revisada por el eminente historiador Hans Mommsen, que aporta un epílogo. Su conclusión: “Este libro va a cambiar la visión general.”

http://www.kiwi-verlag.de/buch/der-totale-rausch/978-3-462-04733-2/

El Pervitin, un estimulante conocido actualmente como “Speed” fue la droga del ejército de la Alemania nazi

Los soldados de la Wehrmacht estaban llenos de Pervitin cuando llevaron a cabo la “guerra relámpago”. En el primer semestre de 1940 el ejército alemán suministró millones de tabletas de metanfetamina, como estrategia para lograr un rendimiento sobrehumano en sus soldados. Los mandos les suministraban además alcohol y opiáceos.

El Pervitin, una metanfetamina desarrollada por la farmacéutica Temmler fue introducida en el mercado en 1938 y se convirtió en un éxito de ventas entre la población civil alemana. De acuerdo con un informe del semanario Klinische Wochenschrift la droga llamó la atención de Otto Ranke, un médico militar y director en la Academia de Medicina Militar de Berlín.
Los efectos de las anfetaminas son similares a los de la adrenalina producida naturalmente, provocando un mayor estado de alerta. La sustancia aumenta la autoconfianza, la concentración y la voluntad de asumir riesgos, mientras que al mismo tiempo reduce la sensibilidad al dolor, el hambre, la sed, y el sueño.

En septiembre de 1939, Otto Ranke probó la droga en 90 estudiantes universitarios, y concluyó que el Pervitin podría ayudar a la Wehrmacht a ganar la guerra. Al principio el Pervitin fue probado en los conductores militares que participaron en la invasión de Polonia. Luego, fue sin escrúpulos distribuido a las tropas que luchan en el frente según el investigador Wolf Kemper.

Entre abril y julio de 1940, más de 35 millones de tabletas de Pervitin e Isophan (una versión ligeramente modificada producida por la compañía farmacéutica Knoll) fueron enviadas al ejército y la fuerza aérea alemana. Las pastillas tenían de 3 mg de sustancia activa, y se distribuían directamente a las tropas. Las instrucciones recomendaban una dosis de 1 a 2 tabletas para mantenerse despierto.

Los médicos estaban preocupados porque el efecto disminuía entre los usuarios frecuentes y algunos experimentaban problemas de salud e incluso hubo algunas muertes. Leonardo Conti, el ministro de la salud que defendía el ascetismo del Reich trató de restringir el uso de la droga, pero no consiguió que se limitara para la Wehrmacht. El uso del Pervitin fue limitado a partir del el 1 de julio de 1941, en virtud de la Ley del Opio, pero sólo para la población civil.

Es que los resultados del Pervitin eran “maravillosos”: En enero de 1942, a 30 grados bajo cero, 500 soldados alemanes del frente oriental, intentan huir del Ejército soviético. Tras 6 horas de huida, con la nieve hasta la cintura, los soldados agotados se tumbaban en la nieve y se dejan morir . Los oficiales decidieron dar Pervitin a sus tropas: “Después de media hora los hombres se sintieron mejor y empezaon a marchar ordenadamente”, reportó el médico militar.

Hacia el final de la guerra, los nazis estaban trabajando en una píldora aun más milagrosa para sus tropas. En marzo de 1944, el Vice-Almirante Hellmuth Heye, solicitó una droga mejor. Poco tiempo después,el farmacólogo Gerhard Orzechowski le presentó una píldora cuyo nombre en código era D-IX y que contenía 5 mg miligramos de cocaína, 3 mg de Pervitin y 5 mg de Eukodal (un analgésico a base de morfina). El medicamento fue probado en miembros de la tripulación de pequeños submarinos.

El alcohol, la droga de los civiles, también era popular en la Wehrmacht. Los mandos distribuirían alcohol a sus tropas como recompensa y se vendía habitualmente en los economatos militares.
Pero el abuso del alcohol pasó su factura: el comandante en jefe del ejército alemán, el general Walther von Brauchitsch, informó que sus tropas estaban cometiendo “las infracciones más graves” por “abuso del alcohol.” El general refirió peleas, accidentes, maltrato de subordinados, ataques contra los oficiales superiores y “actos sexuales antinaturales” y concluyó que el alcohol estaba poniendo en peligro “la disciplina dentro de las fuerzas armadas.”

Ante ese panorama, se ordenó a los médicos recluir a alcohólicos y drogadictos en instalaciones de tratamiento y allí eran evaluados según las instrucciones de la “Ley para la Prevención de la descendencia con enfermedades hereditarias”, y podrían ser sometidos a esterilización forzada y eutanasia. También se ejecutó a los contrabandistas que vendían alcohol metílico como si fuera licor.

La adicción a la morfina se generalizó entre los heridos y el personal médico militar durante toda la guerra. Un oficial médico que fue enviado a un pequeño pueblo en 1940, escribió: “Empezamos el día con una copa de coñac y dos inyecciones de morfina. Al mediodía, tomamos cocaína y por la tarde, a veces tomamos Hyoskin (un alcaloide)”

Fuente: http://www.spiegel.de/international/the-nazi-death-machine-hitler-s-drugged-soldiers-

Comentario (1)

  1. Diogenes Sinope

    Una humilde aclaracion: La cancion de tanguito no se grabó en “la Perla” de Once. Se grabó en los estudios de Mandioca. No te lo digo leyendo ningun blog. Solo apelo a mi memoria. No recuerdo las fechas, pero cuando le ofrecieron a Tanguito hacer una sesion de grabacion el pidio a sus amigos de Manal que lo acompañen. Ellos aceparon y fueron a la sesion, Todo Manal estuvo ahi, pero Tango no vino. Entonces Javier Martinez que era su amigo del alma le consiguió otra sesion y se encargo de llevarlo. En esa sesion solo estaba Javier. El resto de Manal no fue. Esa es la grabacion que se grabó y hoy conocemos. Tal como se oye en la grabacion Tanguito no estaba muy lucido y Javier tuvo que hacer mucho para lograr estos registros. Tanguito un maestro. Javier Martinez, un verdadero genio que hoy han dejado en el olvido. Un gran musico, capaz de tocar la bateria y cantar. Algo muy dificil por la posicion de la espalda. Saludos

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: