ATENTADOS: Dirigente del Centro Simón Wiesenthal estuvo asociado a Al Kassar en el tráfico de armas a Serbia y Croacia

La zarpa peluda de los encubridores en evidencia.  Daniel Schnitman, director de La Voz Judía, destaca la burda maniobra de los encubridores, que tuvieron la primicia del mamarracho refrendado por la Corte (ver aquí y aquí) a través de un portal estrechamente ligado a la Embajada de Israel y la inmediata recación de ésta y del centro Simón Wieshental, uno de cuyos actuales directivos, Ariel Gustavo Gelblung (foto), fue directivo de la fallida Intefema, que controlaba la Terminal 6 del Puerto Nuevo de Buenos Aires a través de la cual una sociedad de hecho, entre otros, de Monzer al Kassar, Alfredo Yabran (y posiblemente también Carlos Corach, Jorge Antonio y Emir Yoma) exportaba clandestinamente armas hacia las actuales repúblicas de Croacia y (a través del puerto croata de Split) a la musulmana Bosnia, empeñadas en una guerra de secesión de una Federación Yugoeslava que para entonces había quedado reducida a Serbia y Montenegro. Debajo de lo enviado por Schnitman, un pequeño pero ilustrativo texto correspondiente a mi libro AMIA, El Atentado. Quienes son los autores y por qué no están presos. JS

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaAriel gustavo Gelblung

ATENTADOS AMIA -EMBAJADA DE ISRAEL

Acerca del pedido de captura de dos libaneses por el atentado a la Embajada

El judaísmo oficial cada vez más comprometido en un zafio encubrimiento

 

POR DANIEL SCHNITMAN

La corte Suprema de Justicia Argentina aceptó -y por ello pidió la captura de dos “sospechosos”- un texto de una página enviado por la cancillería israelí, que no tiene sustento serio, no aporta ninguna prueba, solo acusa…
En Argentina la noticia fue difundida, sorpresiva y de manera expresa por online 911, un portal de noticias cercano a la Embajada de Israel, y recibida con entusiasmo por el judaísmo oficial que encontró otro “ardid” para volver a inculpar a la República Islámica de Irán como la responsable de los ataques en Buenos Aires (1992 y 1994)
Aquí, amigo lector pongo a su consideración una más de las tantas tramas que aun se encuentran ocultas detrás de los 23 años de desidia, mentira, falsedad y complicidad:
El centro Simón Wiesenthal -que en otras épocas dirigía sus acciones a localizar y apresar nazis desparramados por el mundo
-parece haber cambiado su acta fundacional y ahora, por designios aun no descifrados, se unen a quienes encubren y desvían la investigación de los ataques en Buenos Aires. Difundió este comunicado:

Centro Simón Wiesenthal
COMUNICADO DE PRENSA
Para difusión inmediata
Buenos Aires, 16 de octubre de 2015

ATENTADO A LA EMBAJADA DE ISRAEL EN 1992: EL CENTRO WIESENTHAL DESTACA FALLO DE LA CORTE SUPREMA ARGENTINA E INSTA A LOS CANDIDATOS PRESIDENCIALES A IMPLEMENTAR LA BÚSQUEDA DE LOS AUTORES

“Las mismas huellas digitales de Hezbolá / Irán presentes en la atrocidad de la AMIA comprometen al nuevo presidente con la justicia en ambos casos después de más de dos décadas de impunidad”

El Centro Simón Wiesenthal elogió el fallo de la Corte Suprema de Argentina que dictó la captura internacional para su enjuiciamiento al agente de Hezbolá y la Yihad Islámica implicado.
Este último es acusado de proporcionar los explosivos que causaron 29 muertos en el bombardeo de la Embajada de Israel en Buenos Aires en 1992.
El Director del Centro de Relaciones Internacionales, el Dr. Shimon Samuels y el Representante para América Latina, el Dr. Ariel Gelblung, felicitaron al Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Ricardo Luis Lorenzetti, con la esperanza que dicho tribunal haya dado un nuevo impulso que dará lugar a la resolución de esta atrocidad de 23 años.
El Centro asimismo instó a un compromiso por parte de los seis candidatos que compiten el 25 de octubre en las elecciones presidenciales, a una rápida búsqueda de los autores
“Las mismas huellas digitales de Hezbolá / Irán presentes en la atrocidad de la AMIA comprometen al nuevo presidente con la justicia en ambos casos después de más de dos décadas de impunidad “, dijo Samuels.
“Esperamos que este sea el impulso final para la resolución de este caso sin más dilación”, añadió Gelblung.

La rapidez de acción que pide Gelblung, no condice con la dilación que espera sobre una grave denuncia que lo involucra en irregularidad portuarias, donde la Causa AMIA parece estancada entre conteiners, volquetes y aguas turbias.

Véase aqui: http://dj.cmseditorial.com.ar/nota/36611

Viernes 16 de julio de 2010

Investigan graves irregularidades en el puerto

 

Diario Judicial

El juez Rodolfo Canicoba Corral indagó a unas 25 personas en un mes y medio. Se trata de los concesionarios de la Terminal 6. Se avecinan serias complicaciones para el ex secretario de Puertos, Jesús Gonzalez.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral completó ayer la primera parte de una ronda de indagatorias para determinar la responsabilidad en la quiebra de la Terminal Portuaria número 6, desde donde habrían partido los embarques de armas vendidas en forma ilegal a Croacia. Alrededor de 25 personas fueron interrogadas entre noviembre y diciembre por el magistrado, en una causa iniciada en 1996, luego de que la terminal cesara sus actividades un año antes, cesanteando a más de cien obreros. El juez analiza convocar en febrero al ex secretario de Puertos, Jesús González.

La imputación –aún no hay una calificación legal– es “haber disminuido maliciosamente y con ánimo de lucro, distintos bienes de capital, poniendo así en peligro el normal desenvolvimiento de la empresa entre 1994 y 1995”. La compañía se encontraba a cargo de la explotación comercial de la Terminal Portuaria número 6 del Puerto de la Ciudad de Buenos Aires y los directivos de cuatro Directorios han sido imputados de causar “un serio perjuicio patrimonial a la economía nacional”.

Las indagatorias comprenden a cuatro directorios de la concesión de la Terminal Portuaria Número 6 y entre ellos ya fueron sometidos al interrogatorio el primer presidente Sergio Gustavo Sokolsky, y Luis Horacio Rocatti, director titular del primer directorio, además de Julio, Juan Carlos, Mario Norberto y José Fracchia. Fernando Azambuja Patrone, vicepresidente segundo del primer directorio, y Verónica Patricia Alessandrelli, José Atilano García, Marta Elena Rocatti, Ricardo Teodoro Alessandrelli y Ariel Gustavo Gelblung.

Fuentes judiciales señalaron que el presunto manejo irregular de la terminal portuaria tuvo ribetes trágicos ya que, al quebrar, provocó la pérdida de trabajo para centenares de obreros portuarios, algunos de los cuales tomaron la lamentable decisión de quitarse la vida. Si bien la causa no tiene una calificación legal todavía, fuentes cercanas a la investigación no descartaron que podría tratarse de un delito de “subversión económica”.

Entre las hipótesis que se evalúan en el juzgado cabría la posibilidad de que la empresa concesionaria creciera y luego cayera por un aumento de capitales genuino o bien por la compra de acciones y un pase de fondos de firmas como de algunas entidades bancarias desaparecidas. Entre los argumentos de defensa que utilizaron los imputados se encontraron el “efecto tequila” y las caídas de los bancos Austral y Extrader, de los cuales provenían algunas de las empresas integrantes del consorcio como es el caso de Inversiones Portuarias.

Durante tres años funcionó la Terminal Portuaria número 6, en su transcurso desde allí habrían partido por lo menos tres grandes embarques con parte de las 6.500 toneladas de armas y municiones que se vendieron en forma ilegal a Croacia. Allí también funcionaba la empresa (Santa Rita SRL) dueña del volquete que el 18 de julio de 1994 fue apostado frente a la AMIA. El juez Juan José Galeano trata de determinar si ese volquete no estalló junto al coche-bomba que explotó en el atentado contra la mutual de la colectividad judía.

De esos testimonios, Canicoba Corral extrajo fotocopias y envió los partes correspondientes a Galeano y al juez federal Jorge Urso que investiga la venta de armas. A su vez, ante planteos de que debía ceder la causa, Canicoba Corral obtuvo el apoyo de la Cámara Federal Penal que le reconoció su propia competencia para investigar los presuntos delitos cometidos contra la terminal portuaria.

………………..
El prometido texto de AMIA. El Atentado…:

“… los embarques clandestinos de armas a Croacia se habían hecho mayoritariamente desde la terminal 6, explotada por la firma Intefema, la que experimentó una quiebra fraudulenta a fines de 1995, cuando aquellos embarques comenzaron a ser revelados por la prensa.

La terminal 6 estaba situada en la Dársena F del Puerto Nuevo, a escasos metros de la sede de Santa Rita.

A mediados de julio de 1998, un hombre intentó en vano hacer una denuncia ante el juzgado del juez federal Rodolfo Canicoba Corral, que investigaba a Intefema por aquellos contrabandos. El hombre, Oscar Merlo, recurrió entonces a los periodistas acreditados en los juzgados federales de la avenida Comodoro Py y logró interesar a Matilde Ferro, de la agencia Noticias Argentinas (NA). Le dijo que él había sido el apoderado, gerente de recursos humanos y relaciones portuarios de la fallida Intefema, y que ésta se había creado con el exclusivo propósito (“en un ciento por ciento” fue su expresión) para facilitar el ingreso y egreso de mercaderías obviando la intervención de las autoridades aduaneras en lo que se dio en llamar “la aduana paralela”.

El despacho de Ferro salió publicado el 20 de julio en Diario Popular con el título “Al Kassar en la conexión Croacia-Ecuador”. Revelaba que Merlo había acusado a “un grupo de empresarios relacionados con el traficante de armas sirio Monzer Al Kassar” de haber supervisado “parte del envío de armas a Croacia” desde esa terminal. Merlo afirmaba que “las armas salían del país con destino (declarado) a Panamá y Venezuela y en realidad iban a Croacia, país sobre el que pesaba un embargo de la ONU.

Merlo, quién sería un marino retirado, también le dijo a Ferro que uno de los despachos había sido supervisado personalmente por Alfredo Yabrán y un hijo del ministro Corach  (por Hernán, futuro secretaro general de una Juventud Peronista reducida a un sello durante el menemismo ).

NOTA del Editor

*) Eso fue hace mucho tiempo tal como pude ver a finales del siglo pasado y principios de este cuando investigaba y escribía Ultramar Sur, la última operación secreta. Por lo que se podía ver, el viejo Wisenthal transaba con viejos nazis con dinero.

A %d blogueros les gusta esto: