ESPÍAS JUSTICIEROS, DRONES Y TORTURAS. Un topo reveló secretos inconfesables de Obama y su equipo

La historia que aqui se narra da para escribir varias novelas. JS

Drones, torturas y secretos revelados

Por Santiago O´Donnell



WikiLeaks ya tiene competencia. El sitio de filtraciones The Intercept acaba de publicar una serie de documentos sobre el program de asesinatos  a través de drones (aviones no tripulados) que Estados Unidos utiliza en su Guerra contra el Terrorismo en Irak, Afganistán, Somalia e Irán. Pocos días más tarde WikiLeaks contestó publicando correos electrónicos del jefe de la CIA en los que  propone cambios reglamentarios para legalizar prácticas de tortura.

The Intercept es dirigido por el periodista Glenn Greenwald, quien se hizo famoso por publicar en el periódico inglés The Guardian las revelaciones del ex espía Ed Snowden, hoy asilado en Rusia, quien había filtrado hace un par de años una serie de documentos mostrando cómo Estados Unidos espiaba masiva e indiscriminadamente a sus ciudadanos a través sus teléfonos y conexiones de internet, y también cómo Washington espiaba a jefes de Estado, ONGs y empresas de países supuestamente aliados. WikiLeaks, a su vez, se hizo famosos por publicar más de un millón y medio de documentos que abarcan los despachos militares de las guerras de Afganistán e Irak, y los cables diplomáticos de Estados Unidos entre 2004 y 2010. Dirigida por el carismático hacker/editor australiano Julian Assange, WikiLeaks, se sostiene gracias al aporte de simpatizantes y benefactores y el trabajo de una red mundial de progamadores, informantes, propagandistas y almacenadores de datos, El modelo WikiLeaks ha dado origen a sitios similares de filtraciones de datos. Las experiencias más exitosas se vienen llevando a cabo en Holanda, México y Europa oriental. También exiten sitios temáticos inspirados en Wikileaks como Wildleaks, dedicados al cuidado de la vida salvaje y en los últimos años han aparecido megafiltraciones en distitntos medios inpirados en WikiLeaks como OffshoreLeaks (paraísos fiscales) FifaLeaks (Corrupción en el fútobl) o VatiLeaks (escándalos en el Vaticano).

A diferencia de WikiLeaks, The Intercept es una empresa privada con un dueño a quien recursos no le faltan se trata de Pierre Omidyar, el fundador y creador del sitio de subastas online eBay. Por lo tanto el sitio tiene un diseño gráfico impactante , y un equipo de periodistas y analistas de primerísimo nivel. The Intercept funciona desde el año pasado pero su gran impacto lo consiguió hace un par de semanas con el anuncio y publicación de los documentos secretos sobre el programa de asesinatos con drones de Barack Obama. La noticia no tuvo el mismo impacto que las revelaciones de WikiLeaks porque el diario The New York Times ya había informado hace tres años los lineamientos básicos del programa: Obama se reunía una vez por semana con su gabinete de seguridad para revisar una serie de fichas con fotos y nombres de presuntos terroristas para decidir quién de ellos sería asesinado y quién no, O sea, cientos de personas, incluyendo algunas con ciudadanía estadounidense, que eran asesinadas sin ser acusadas ni juzgadas. Lo que hizo The Intercept fue conseguir un topo que no sólo confirmara la información con documentos oficiales, sino que además agregara detalles espeluznantes, hasta ahora inéditos. Por ejemplo, que muchos de los asesinatos se decidieron en base a inteligencia de segunda mano, metadatos obtenidos de celulares y computadoras. También, que el gobierno ocultó decenas de muertes de personas que murieron por el sólo hecho de estar cerca del objetivo elegido, bajo la denominación de “enemigos muertos en combate”.  También, que Obama aprobó 20 muertes por drones en Somalia y Yemen, pero la cantidad de muertos con ese método en esos países supera las 200 personas, y la gran mayoría aún no ha sido identificada por sus verdugos.

Las revelaciones del topo de The Intercept no causaron un gran revuelo a nivel mundial, en parte porque las filtraciones ya no son novedad y los grandes medios han vuelta a la vieja lógica de no ampliar primicas que no son suyas. Sin embargo, la filtración tuvo un fuerte impacto en la comunidad de periodistas, analistas y expertos en temas de inteligencia, no sólo por las revelaciones en sí, sino porque el topo aún no ha sido descubierto. Así como Chelsea Manning, el filtrador del Cablegate purga una larga condena de cárcel en Virginia por sustracción de documentos secretos, así como Assange y Snowden debieron pagar sus respectivas osadías con el exilio, el nuevo topo de The Intercept demuestra que es cada vez es menos riesgoso divulgar información secreta de poderosas corporaciones por razones de ética y moral.

Daniel Ellsberg, el famoso filtrador de los Papeles del Pentágono de la Guerra de Vietman en la década del 70, no ocultó su emoción por la filtración del programa de drones. “Es maravilloso. Esperé 40 años a Chelsea Manning. Tres más a Snowden. Es maravillosos que ya podemos saber la verdad sobre esta serie de crímenes,” le dijo a The Guardian. Snowden no se quedó atrás. “fue un increíble acto de coraje civil. Un ciudadano estadounidense acaba de desenmascar una terrible mentira. Cuando miremos para atrás ésta será la noticia de seguridad nacional más importante del año,” tuiteó.

Mientras tanto un hacker, según él menor de 20 años, consiguió, según él con la ayuda de dos amigos, entrar a la cuenta privada de correo electrónico del jefe de la CIA John Brennan.Encontró documentos secretos del gobierno estadounidense y empezó a tuitearlos. No conforme con eso, le contó a la revista Wired cómo lo hizo: haciéndose pasar por un operador de su compañía telefónica, Verizon, consiguió algunos datos personales de Brennan, incluyendo  los cuatro últimos dígitos de su cuenta bancaria, y con esa información le cambió su clave de AOL y empezó a mirar sus mails. A pesar de toda esa exposición, el hacker de Brennan tampoco ha sido descubierto aún. El material hackeado llegó a Wikileaks y el sitio de Assange empezó a publicar esta semana las principales revelaciones que contienen esos mail. Se destacan unos documentos donde el jefe de la CIA sugiere cambiar  el lenguaje del reglamento de interrogatorios para facilitar prácticas que el resto del mundo llama tortura. También hay listas de contactos y documentos secretos que revelan la falta de una estrategia sólida para encarar el pantano de Afganstán. El jóven hacker también dijo que sus acciones fueron motivadas por razones morales, específicamente su oposición a la opresión de palestina y la responsabilidad estadounidense en el conflicto de Medio Oriente.

Dos filtraciones de alto impacto sacuden el mercado de la seguridad estadounidense en menos de un mes. Muestran que cada vez hay más demanda de secretos corporativos, más medio de comunicación dispuestos a invertir recursos en su búsqueda  y más topos dispuestos a revelarlos. La carrera ya empezó. Habrá que ver donde termina.

A %d blogueros les gusta esto: