TV – FÚTBOL. El desembarco de Turner, casi un tsunami

EL FUERTE DESEMBARCO DE TURNER EN EL NEGOCIO TELEVISIVO ARGENTINO

La gran apuesta del gigante mediático

La compañía estadounidense quiere comprar Telefe y adquirir los derechos de televisación del fútbol. Pero esos son sólo los primeros pasos. Su intención sería conformar su propio sistema de TV paga para competir con Cablevisión, Telecentro y DirecTV.

 Por Emanuel Respighi / Página 12

Más allá de las versiones interesadas y la escasa información oficial, hay algo que por estas horas nadie duda en el mercado mediático argentino: el desembarco de Turner como un jugador importante. La intención de uno de los grupos de medios más influyentes del mundo de adquirir un canal de TV abierta como Telefe, junto a los derechos de televisación del Fútbol de Primera División, es tan firme, como las reuniones que los ejecutivos de la compañía perteneciente a Time Warner ya tuvieron con integrantes del gobierno nacional, de la AFA y de representantes de canales por los que están interesados. Sin embargo, hay quienes creen que el arribo de Turner tiene un objetivo ulterior más grande: conformar su propio sistema de TV paga para competir en el tentador mercado argentino, uno de los de mayor penetración del mundo, con cerca del 80 por ciento de los hogares abonados. Al menos esa es la posibilidad que –según supo Página/12– empieza a inquietar en las altas esferas del Grupo Clarín.

¿Por qué una empresa tan poderosa como Turner está interesada en adquirir Telefe, en un momento de profunda retracción de la TV abierta y del mercado publicitario? Esta era la pregunta que muchos se hicieron al momento de conocerse que la compañía fundada por Ted Turner tenía intenciones de aterrizar en la TV de aire argentina. Según supo Página/12, la respuesta a esa pregunta tiene que ver con la estrategia de la compañía dueña de la cadena de noticias CNN de ramificarse en los diversos espacios que el mundo audiovisual argentino permite. Esto es: adquirir una canal de TV abierta, luego hacerse de los derechos de televisación del fútbol y, a partir de contar con esos dos activos, evaluar la posibilidad de conformar su propio sistema de TV paga. En caso de concretarse, Turner podría sumarse a Cablevisión, Telecentro y DirecTV en ese voluminoso negocio.

En Argentina, Turner ya cuenta con el principal centro de producción fuera de Estados Unidos, con más de 850 empleados, desde donde se emiten satelitalnente las más de 12 señales de TV paga para toda Lationoamérica (CNN, TNT, TCM, Carton Netwoork, TBS, Space, I-Sat, TruTV, entre otras). En Chile, la compañía adquirió en agosto de 2010 el canal de TV abierta Chilevisión, por entonces propiedad del ex presidente trasandino, Sebastián Piñera. Del otro lado de la cordillera, además, Turner lanzó la primera señal informativa nacional fuera de Estados Unidos: CNN Chile.

Las agitadas gestiones que desde hace semanas viene llevando a cabo Turner para abrirse paso en el mercado local son encabezadas por Whit Richardson, vicepresidente de Distribución y Marketing de Turner Broadcasting System Latin America (Tbsla), y Víctor Roldán, vicepresidente de Asuntos Legales de Tbsla. Los ejecutivos ya se reunieron con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y con Fernando De Andreis, secretario general de la Presidencia. También con Fernando Marín, en calidad de titular del aún llamado “Fútbol Para Todos”. Como ni el gobierno nacional, actual dueño de los derechos de televisación del fútbol de primera, ni la Asociación de Fútbol Argentino quieren asumir los costos de reprivatizar las transmisiones, la idea en estos momentos es conseguir un comprador de los derechos por los próximos 13 años, manteniendo la gratuidad por TV abierta de los partidos hasta –por lo menos– 2019, cuando finalice la presidencia de Mauricio Macri.

La posibilidad de que el principal productor de contenidos de América latina empiece a jugar fuerte en Argentina quebraría el tradicional esquema mediático local, en el que el Grupo Clarín ocupa una posición dominante. Ante la posibilidad de que Turner desembarque con un plan de desarrollo similar al que Clarín utilizó para abrirse paso en el mercado de TV paga durante los noventa (con el fútbol y diversas señales como principales activos), la puja por los derechos de transmisión del deporte más popular del país no parece ser un producto menor para el multimedios nacional. Aun sabiendo que el mercado publicitario argentino no permite recuperar la inversión total que hay que desembolsar para hacerse con los derechos de televisación del fútbol, Clarín está dispuesto a pagar “lo que sea” –tal la expresión que utilizó un ejecutivo en off– para mantenerse como el principal cableoperador de la Argentina.

A %d blogueros les gusta esto: