(DES) INDEPENDENCIA: Más bajo no podiamos caer

Como dije antes, por razones de salud mentall estuve, estuve, estoy desenchufado. Tanto que ni siquera lei los diarios de ayer, que se apilan con los de hoy, vírgenes, sobre la mesa. Pero abrí el correo y me encontré con esta síntesis de la jornadas de ayer y de hoy, de recordación (no se puede decir que de celebración, ya que quien las encabezó dijo que quienes declararon la independencia debieron haberlo hecho muy angustiados por separarse de España, identificándose con aquellos de corazón realista que la firmaron apretados por José de San Martín) del bicentenario de la independencia de las provincias unidas del sur hecho por Carlos Aznárez.

Involuntariamente, Aznárez trata al ex rey con reverencia, como si fuera un monarca en ejercicio, y encima con mayúsculas; escribe que colaboró con los británicos durante la Guerra de Malvinas, asunto que me sorprendió por desconocerlo;  habla de ruidosos repudios que habría sufrido aqui en Buenos Aires (lo que también desconozco a causa de estar desenchufado) y destaca la absoluta carencia de mandatarios extranjeros (ninguno quiere sacarse una foto con un evasor serial escrachado en los Panama Papers) en los fastos así como de la sorprendente presencia de Álvaro García Linera y de Raúl Sendic hijo (luego de la abyecta sumisión del ex canciller Víctor Almagro a los dictados imperiales, de los “socialistas” orientales espero cualquier cosa).

Le envidio a Aznarez el optimismo que destila su último, largo párrafo. A diferencia suya no participé de festejo alguno y mi ánimo es de una tristeza cenicienta. Los dejo pues con su crónica, ya que lo último que quiero hacer es contagiarlos. Ojalá la hayan pasado mejor que yo.

Lo que si, la insólita comunicación del presidente Mauri para no presidir el desfile de hoy y las muchas chanzas que provocó, me dejaron estupefacto. Ya sabemos que querría que Tiempo Argentino cerrara, pero ahora quiere dejar sin trabajo a los muchachos/as de Barcelona. JS

Cuadros

Imágenes elocuentes de un festejo al estilo Macri

 

Resumen Latinoamericano, 10 julio 2016.- No faltó ningún ingrediente en estos festejos del día de la Independencia para demostrar que estamos muy lejos de ella. No sólo por lo que han sido estos últimos seis meses de gobierno neoliberal, sino porque Mauricio Macri se encargó en todo momento de mostrarse como un obediente y disciplinado “soldado” de la avanzada derechista regional, lanzando frases al viento que hubieran hecho enrojecer (de vergüenza y de ira) a los patriotas que deliberaron en Tucumán en 1816.

Macri no sale de un repollo, ni es producto exclusivo del quehacer de la embajada de Estados Unidos en Argentina, que tan ardorosamente se movió estos últimos años para instalar en el gobierno a varios funcionarios de su propio coleto, sino que MM y sus mentores abrevan históricamente en convicciones surgidas de la doctrina de aquella generación entreguista de 1880, que surgida de las elites aristocráticas impuso un devenir político, económico y cultural al que denominaron “modernizante” y que consistía en ponerse como meta ser como Londres y Paris, al costo de marginar hasta la exclusión a amplísimos sectores de la población más humilde y de raíces entroncadas con los pueblos originarios. Como ahora precisamente intenta hacer el macrismo en base a despidos, tarifazos, protocolos represivos y otras variantes similares.

Este 9 de julio tuvo en su desarrollo elementos gestuales que marcan en qué momento histórico estamos parados los argentinos y argentinas. Reaparecieron después de muchos años de no verlos ni sentirlos, los militares marchando por las calles, pero también Macri desfilando bajo palio, rodeado de obispos y sacerdotes en imágenes que recordaban al genocida español (“por la gracia de Dios) Francisco Franco. MM lo hizo, custodiado por el gran heredero del franquismo, el Borbón Juan Carlos, al que Macri no sólo mimó y elogió con un lenguaje digno del cipayo Gunga Dinh sino que en el colmo de la impudicia provocativa le regaló frases como esta: “Quienes declararon la Independencia debían sentir angustia de separarse de España”.
No era necesaria semejante adulonería para justificar la presencia de un personaje ligado a lo peor del fascismo español, tanto que fue la verdadera dirección del recordado golpe de 1981, de militares y Guardias Civiles derechistas, conocido como el “Tejerazo”, y se bajó del mismo cuando vio que la intentona no cuajaba. El mismo Rey que premió al dictador Videla y colaboró con los ingleses durante la invasión a Malvinas, amén de todo lo que significó durante décadas para los naciones sin Estado de la península, llámense vascos, catalanes o gallegos.
De hecho, ese Rey (que fue ruidosamente repudiado y escrachado por organizaciones populares porteñas) fue uno de los pocos invitados “ilustres” que aparecieron por Tucumán. Ningún presidente latinoamericano o europeo aportó por los festejos, y los que llegaron del continente son todos funcionarios de bajo perfil, como el golpista ministro de Defensa brasileño Raúl Jungmann, o el vice uruguayo Raúl Sendic hijo, al que su padre, revolucionario sin máculas, abofetearía si lo viera en estas lides. La única oveja negra en ese redil, y que no dejó de llamar la atención su presencia, fue el vice boliviano Álvaro García Linera.

Discursivamente, Macri insistió en los lugares comunes con que acostumbra comunicarse, martillando con que “recibimos un país que estaba muy castigado por la mentira y la corrupción”, para justificar su impronta de tirar abajo cada una de las conquistas logradas en las últimas décadas, embistiendo brutalmente sin construir nada a cambio, salvo arrojar más argentinos y argentinas a la miseria.

En su referencia a los trabajadores (los más castigados por la política neoliberal del Presidente), les aconsejó paternalmente que se alejen “de lo que pasó en los últimos tiempos, donde crecieron los ausentismos, licencias y jornadas horarias reducidas”. En otras palabras, volvió a tratarlos de vagos, ñoquis y otros términos despectivos con los que el macrismo ha justificado su ataque al movimiento obrero y sobre todo a los gremios estatales.
Insistió Macri en reiterar eslóganes vacíos como “vamos por el camino correcto”, “emprendamos nuestro protagonismo con alegría” y terminó señalando, esta vez en castellano y no en inglés como hizo en su reciente gira, que “dada la precariedad tuvimos que tomar muchísimas decisiones difíciles que me dolieron”. De esa forma volvió a dejar en claro que el tarifazo es irreversible, y para eso contará seguramente con la complicidad de la Corte Suprema. No por nada, cuando se trasladaba por las calles de Tucumán rodeado de poco público y sí de miles de efectivos policiales y militares, un ciudadano argentino, seguramente hastiado de discursos huecos, rompió la censura impuesta por la transmisión del acto realizada por la TV Pública y gritó nítidamente: “Mácri hijo de puta”, aportando “otra visión” de la realidad.

Sin dudas, esta jornada del 200 aniversario no tuvo calor de pueblo en sus festejos oficiales, ya que los de abajo de todo el país se reunieron en sus barrios a recordar la fecha y todo lo que falta para alcanzar la Segunda Independencia, agitando sus banderas históricas, entonando canciones y estribillos reivindicativos, comiendo empanadas y locro o tomando mate cocido preparado por las mujeres y hombres del pueblo. Muy lejos de esas imágenes bochornosas que llegaron desde Tucumán, donde con total impunidad se pudieron ver significativos signos del pasado dictatorial a través de carteles que alababan el Operativo Independencia (por el que se asesinó a cientos de jóvenes patriotas) o esos que señalaban “Derechos humanos para los humanos derechos”, en clara referencia a los militares genocidas que se hallan en prisión. ¿Hace falta algo más para saber por qué hay que resistir y luchar?

Comentario (1)

  1. Analía Efrón

    Zuleta dice, y creo que lanacion tambien, que Rosatti es peronista y Rosenkrantz es del grupo de Nino (o al revés). No lo dice hoy, pero si lo he leído allí todo el tiempo. ¿Qué sabés vos? (yo creo que sabes todo) Es una informacin crucial que Verbitsky no nos proporciona, segun su costumbre de recortar todo lo que no va con sus libros publicados o con sus notas anteriores.
    Lee el editorial de ayer de Kirchbaum. Para mi que le soltó la mano a MM

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: