CINE – BOLIVIA. Hasta la generala Juana Azurduy resulta ninguneada

Tomado del blog El Espectador, de María Bertoni.

Juana Azurduy, sin prensa argentina

La película de Jorge Sanjinés se estrenó en junio en Bolivia.
La película de Jorge Sanjinés se estrenó en junio en Bolivia. Sólo a través de la prensa boliviana y ecuatoriana, los argentinos nos enteramos de los premios que Juana Azurduy, guerrillera de la Patria Grande y su director Jorge Sanjinés ganaron el domingo antepasado en la segunda edición del Festival Internacional de Cine de Guayaquil. La indiferencia de nuestros medios grandes puede explicarse a partir de las siguientes variables: prefieren -y/o están acostumbrados a- cubrir festivales norteamericanos y europeos; el cine boliviano les interesa muy poco; el año pasado tuvieron bastante con la polémica en torno al emplazamiento de la estatua de la heroína independentista a metros de Casa Rosada; entienden que ninguna reivindicación de la llamada Patria Grande y/o de la guerrilla, ni siquiera de aquélla que nos liberó del yugo español en el siglo XIX, merece cobertura en nuestro presente macrista.

El largometraje se estrenó en salas comerciales de Bolivia el 2 de junio. El pre-estreno tuvo lugar una semana antes en la Casa de la Libertad de la ciudad de Sucre: coincidió con el 154° aniversario de la muerte de la emancipadora ascendida post-mortem a generala.

Sanjinés recreó sobre todo los entretelones de la lucha contra los colonizadores españoles que Azurduy sostuvo de 1809 a 1825. Después de dedicarle más de un año a la instancia de pre-producción, el realizador filmó entre septiembre y octubre de 2014 en Sucre, La Paz, Potosí y Cochabamba.

“Hay que tener en cuenta que ésta es una película de época, y nosotros no tenemos una industria cinematográfica”, dijo en diálogo con Página Siete. A La Razón de Bolivia le contó que financió su proyecto con 1,5 millones de dólares gracias al apoyo del Estado y de empresas privadas.

El realizador eligió a Mercedes Piti Campos para el rol protagónico y a Cristian Mercado para encarnar al esposo Manuel Ascensio Padilla. Fernando Arce representó al mariscal Antonio José de Sucre, Jorge Hidalgo al general Simón Bolívar, y más de 1550 actores encarnaron roles secundarios o hicieron de extras.

El 31 de julio pasado, Sanjinés cumplió 80 años de edad. Este pionero del cine político latinoamericano publicó en enero de 2004 una suerte de manifiesto inspirado en la trayectoria del Grupo Ukamau que él mismo fundó a principios de la década del sesenta, y del que se valió para filmar la flamante semblanza de Azurduy.

En honor a la ecuanimidad, corresponde consignar que la agencia Télam publicó esta entrevista al realizador boliviano dos días antes del pre-estreno programado en la Casa de la Libertad. Curiosamente es estatal el único medio que le prestó atención a la película sin aparente cabida en nuestra Argentina macrista.

En septiembre de 2013, trascendió el rumor de que Natalia Oreiro se convertiría en Azurduy bajo la dirección de Benjamín Ávila. La actriz uruguaya terminó trabajando con el realizador argentino, pero para hacer de la cantante Gilda en la película que Ávila produjo y Lorena Muñoz dirigió.

Juana reencarnó en el cine argentino en 1971, de la mano de Leopoldo Torres Nilsson. La interpretó Mercedes Sosa en Güemes, la tierra en armas.

En tiempos kirchneristas, por lo tanto abiertos al revisionismo histórico, Página/12 publicó este retrato de la generala según la perspectiva de los investigadores argentinos Araceli Bellota, Hugo Chumbita y Javier Garín. (Re)leerlo ayuda a imaginar la semblanza cinematográfica de Sanjinés.

A %d blogueros les gusta esto: