AMIA – NISMAN / 1. Dentro de la DAIA funcionaba el Mossad / La sanata de García Moritán / Santoro se convierte en vocero de Stiuso

 

POR JUAN SALINAS*

El vicecanciller (y fugador serial de capitales) Roberto García Moritán miente descaradamente cuando dice que el objetivo “oculto, verdadero y espurio” del acuerdo que firmó el anterior gobierno con el de Irán era el levantamiento de las “notas rojas” sobre los altos funcionarios iraníes a los que el fiscal Alberto Nisman acusó de haber instigado el ataque a la AMIA. García Moritan hizo su presentación ante el inicuo juez Claudio Bonadío, el primero en la servilleta de su padrino, el encubridor Carlos Corach. García Moritán se presentó a declarar como testigo contra el ex canciller Timerman por “traición a la Patria”, según difundieron en TN un alevoso operativo mediático como “impactante novedad” dos lugartenientes de Jorge Lanata, el principal ariete de Héctor Magnetto: Nicolás Wiñazki y Luciana Geuna.

Pero al denunciador García Moritán se le chispotearon feo las fechas y las situaciones, lo que hizo fracasar la maniobra.

DYN13, BUENOS AIRES 27/01/06, EL VICECANCILLER ROBERTO GARCIA MORITAN, PRESIDE EL ACTO POR EL "DIA INTERNACIONAL DEL HOLOCAUSTO" JUNTO AL TITULAR DE LA DAIA, JORGE KIRSZENBAUN FOTO: DYN/CANCILLERIA

GARCIA MORITAN EN LA DAIA, CON LA MANO TOMADA POR SU ENTONCES PRESIDENTE, JORGE KIRSZENBAUN

Y es que García Moritán declaró que en Francia y “en 2007 la delegación iraní concentró su atención sobre el levantamiento de las circulares rojas y le preguntó al director de Interpol, Ronald Noble, sobre los mecanismos para que ello ocurriera. (Noble) contestó que existían dos (2) formas: una pedida por el juez de la causa y otra a través de un acuerdo de partes”.

Pero la reunión que tuvo lugar en 2007 donde habría ocurrido dicha  consulta, no fue en Francia, sino en Marrakesh (Marruecos) cuando se realizó la 76º Asamblea General de Interpol, en la cual se dirimió el litigio entre las oficinas de la organización en Argentina e Irán, generado por el reclamo de ésta última para que no se aplicaran “las notas rojas” creadas a partir de los pedidos de captura a ocho (8) acusados iraníes un (1) libanés hechos a solicitud de Nisman por el juez Rodolfo Canicoba Corral.

Un comunicado de Interpol con el título “La Asamblea General de INTERPOL confirma la decisión del Comité Ejecutivo sobre el litigio por las notificaciones rojas relacionadas con el caso AMIA” lo explicitó el 7 de septiembre de 2007.

En la sede central de Interpol, en la ciudad de Lyon, Francia, hubo una reunión de una delegación argentina y una iraní por el ataque a la AMIA, pero no fue en 2007 sino mucho después, en marzo de 2010, cuando el chantapufi de García Moritán hacía mucho que había sido había sido expurgado de la Cancillería. Esa reunión se produjo gracias a “una gestión de buenos oficios” del jefe de Interpol, Ronald Noble, que seguiría haciendo gestiones similares, las que terminarían fructificando con el acuerdo de 2013.

Aquella gestión inicial de Noble fracasó por la intemperancia de Nisman (ver comunicado de Interpol del 3 de septiembre de 2009: “El Jefe de INTERPOL propone una vía para desbloquear la investigación sobre el atentado terrorista contra la AMIA“).

Por lo tanto ni en “la gestión de buenos oficios” de 2009, ni en el acuerdo de 2013, estuvo sobre el tapete y en consideración el status de las “notas rojas” ni nadie pidió sus caídas, ¡Ni siquiera los iraníes!.

Esto lo dejó claro la nota oficial de Interpol de enero de 2013, que mostró Timerman en el mismo programa de TN. En ella Interpol dejó constancia de su apoyo irrestricto al acuerdo. Como si hiciera falta, luego lo confirmó el propio Noble a requisitoria de Página/12, que lo publicó el domingo 18 de enero con un título lapidario, un textual de Noble: “Lo que dice Nisman es falso”.

.Nisman entró a esa nota en el sitio de Página/12 desde su compu en la aciga mañana del domingo 18 de enero de 2015. También entró a La Nación. Si tenía alguna duda acerca de qué tenía que hacer, debió habérsele disipado.

La actitud de Noble era harto previsible, no sólo porque fue coherente con sus gestiones anteriores, sino también porque estaba enfadado con Nisman desde que 2009 las había  hecho fracasar.

SS Vs. CIA

noble

Robert Noble

Por otra parte, Noble proviene del relativamente pequeño Secret Service de los Estados Unidos, encargado de la seguridad del Presidente, su familia, la Casa Blanca y las demás sedes y ranchos presidenciales, y por último -aunque no de menor importancia- de custodiar la impresión y distribución de dólares.

La rivalidad y celos entre el SS y la CIA son proverbiales. Entre otros motivos porque la CIA se la pasa tratando de infiltrar a sus hombres en las filas del SS.

Noble consideraba con toda razón que Nisman era un colaborador voluntario de la CIA, que lo retribuía de distintas maneras.

Para quienes se interesan en la verdad de los hechos, las mentiras de Nisman y García Moritán se volvieron diáfanas a partir de la información clave que reveló Cristina Fernández de Kirchner el 28 de septiembre del año pasado acerca del principal motivo del acuerdo con Irán. Que no fue para intercambiar la caída de las “notas rojas” de Interpol por petróleo y otros negocios, como inventó Nisman bajo el influjo del Mossad y la CIA, sino porque en 2010, luego del fracaso de las gestiones de Noble, el presidente Obama envió a su principal asesor en temas de proliferación nuclear y negociaciones con Irán, Gary Samore, quien le pidió a CFK que Argentina negociará con Irán “porque ellos ya lo estaban haciendo en secreto” y lo necesitaban. Para que nadie pudiera dudar de la veracidad de sus dichos, CFK hizo esta revelación en Nueva York (ver los primeros 10 minutos C5N – Minuto Uno: Entrevista exclusiva con Cristina Kirchner“, Nadie la desmintió.

Salman, Salomón, Salamín

Últimamente se está tratando de revivir el fantasma de un tal Salman El Reda, al que hasta ahora se suponía que se llamaba José o Samuel y que era un  colombiano convertido al Islam, con mucha actividad en la triple frontera. Se decía que Salman El Reda era el marido de una tal Silvina Saín, hermana de Karina, quien habría sido la secretaria del ex agregado cultural iraní Moshen Rabbani. La Corte Suprema pidió la captura delo fantasmagórico Salman considerándolo (siempre en base a informes del Mossad, aportados por el diligente triple agente Antonio Horacio Stiusso) el cerebro del bombazo a la Embajada de Israel, y más tarde hizo lo propio el fiscal Nisman, aunque cambiando el nombre de Salman por el de Salomón (¿Salman, Salomón y Schlomo no son acaso un mismo nombre?) en relación a los bombazos contra la DAIA-AMIA. Hete aquí que ahora se habría descubierto que Salomón El Reda no existe (tampoco como José y Samuel) aunque si habría alguien que habría sacado un documento colombiano con ese o aquel nombre. ¿Se entiende? Se dice sin explicar por qué, que éste N.N. sería libanés y que acaso pueda identificárselo a partir de las huellas digitales que dejó en dicho trámite. Otras fuentes adelantan  que hay muchos hermanos El Reda libaneses y que varios de ellos, acaso la m,aypría, serían miembros de Hezbolá.

Raúl Kollmann adelanta ahora que el Fiscal General del Líbano tras corroborar que Salomón El Reda no existe (o que no fue el autor de ningún atentado, que eso no queda claro) aportó la identidad de quien se habría hecho pasar en Colombia por tal, identidad que por el momento se mantiene en secreto. Lo cual es insólito… excepto que ahora se descubra que el aparecido sigue siendo marido de la hermana de la que fuera secretaria de Rabbani. Algo bastante raro porque de esta manera el aparecido habreía sido sucesivamente antes Samuel, José, Salman y Salomón El Reda. ¿O es que se trató de diferentes personas? En determinada circunstancias el  Islam permite la poligamia, pero hasta ahora se creía que eso corría solo para los varones, no para las mujeres.

Todo esto es un macanazo muy antiguo (excede largamente las dos décadas) con el que se nos quiere “marear la perdiz”, como dicen los españoles. Sucede que como las relaciones y alianzas de los Estados Unidos están mudando desde privilegiar a Arabia Saudita (a quien ahora los familiares de los alrededor de tres mil muertos del 11-S demandaran gracias a una ley que acaba de aprobar el Congreso de los EEUU tras rechazar el veto del presidente Obama) a privilegiar las que se están reanudando con Irán, acérrimo rival de Riad, a la CIA le resulta imprescindible encontrar un chivo expiatorio que deje de lado a los iraníes acusados por Nisman y Canicoba Corral. Lo práctico y útil es pues encontrar una manera de reflotar una “pista siria” que sin pasar por Carlos Menem y su familia política, vaya derecho hasta el finado Hafez al Assad y, si es posible hasta su hijo Bachar, cuya caída es el objetivo del Departamento de Estado. Y para eso la vía adecuada es materializar un supuesto culpable de Hezbolá, ya que el “Partido de Dios” combate en Siria a la par con el Ejército Árabe Sirio de Assad y con el respaldo de Rusia.

Santoro ha pasado a Kollmann a segundo plano

Habíamos prometido hace ya casi dos semanas ajustar cuentas con Raúl Kollmann, que pretende que si el ADN de un pedacito de carne sanguinolenta que se ha habría encontrado en la morgue en un tacho en medio de restos de chapa y revoque provenientes de la voladura de la AMIA no se corresponde con el de las 85 víctimas, eso sería prueba irrefutable de la existencia de un chofer suicida de la Trafic-bomba que jamás existió.

Al parecer, él ya sabe que el ADN de esos restos no coincide con la de los 85 muertos. Lo cierto es que especula con que pudieron ser más, y llega a una conclusión traída de los pelos. Escribe que:

“Tres laboratorios están trabajando lo encontrado, buscando, por ejemplo, si ahí hay restos de León Knorpel, una víctima del atentado de la que nunca se encontró el cuerpo. Pero lo más trascendente es que se va a comparar el ADN de todo ese material, supuestamente encontrado en el frente de la AMIA, en la parte izquierda, con el de las víctimas. Si aparece alguien cuya identidad genética no se compadece con los fallecidos en el ataque, será una evidencia de la existencia de un suicida.”

Como si la CIA y el Mossad no estuvieran en condiciones de introducir entre esos restos olvidados durante 22 años los de alguien que no haya muerto en el atentado.

Dejaré esta crítica a los escritos de Kollmann referidos a la voladura de la mutual judía –si es que tengo tiempo- para alguno de estos días. Y es que, al lado de Daniel Santoro (premio Rey de España, en honor al rey emético mata-elefantes) y su imparable descenso al fondo de las cloacas, Kollmann, al menos desde la muerte de Nisman, es Gardel. Desde entonces, su cobertura de los acontecimientos (en su mayoría desatados por quienes pretenden que el fiscal fuera asesinado por un comando mixto venezolano-iraní entrenado en Cuba que habría accedido al baño del departamento de Nisman y logrado esfumarse sin dejar rastros…¿acaso por el inodoro?) es muy buena. Hasta el punto que por momentos hace olvidar cuán importante fue su contribución en mantener en pie contra viento y marea la piedra basal del encubrimiento: la supuesta existencia de una Trafic-bomba conducida por un kamikaze libanés de Hezbolá teledirigido directa o indirectamente por los protervos ayatolás de Teherán.

Lo de Santoro rompe todos los límites si es que tiene alguno. Afirma cualquier cosa porque está al servicio de Stiuso, que como analista político no se caracteriza por su ductilidad. Stiuso, como se recordará, le armó a Santoro una causa acusándolo de espiar para Rusia.Lo que hizo que durante meses la Embajada de Estados Unidos le negara la visa. Desde entonces, parece tenerlo agarrado de las criadillas.

La “MIS” que funcionaba dentro de la DAIA

Un ex empleado de la DAIA declaró ante el juez Julián Ercolini que en las oficinas que aquella tenía en el edificio de la AMIA entraban y salían hombres por lo general jóvenes que no se identificaban, que tenían su lugar de reunión en una de las oficinas y que era vox populi entre recepcionistas y empleados que eran de los servicios israelíes o estaban al servicio de ellos.

En la página 58 de mi libro “El Atentado. Quienes son los autores y por qué no están presos” (Planeta, 1997)  consigne que un domingo de abril de 1995, tres miembros del equipo de cuatro que conformábamos (a pesar de la orden de Israel a la DAIA y a la AMIA de cesar la investigación la seguimos haciendo por las nuestras mientras nos revinculábamos con la AMIA a través de su abogado) “fueron a hurgar entre los escombros depositados en la Ciudad Universitaria” en el lugar dónde hoy se encuentra el Parque de la Memoria, “atraídos por las denuncias de que gran cantidad de libros y documentos estaban siendo saqueados allí ante la impasibilidad policial. Entre otros papeles sin importancia encontraron una carpeta plástica que encerraba páginas deformes por el sol y la lluvia pero todavía perfectamente legibles. Se referían a tres “oficinas”, de compilación; de análisis e investigación, y de archivo” de la que a todas luces debía provenir la carpeta hallada.

imagen-bitajon-2010-005“Es evidente que las tres oficinas funcionaban en dependencias de la DAIA y dependían tanto de ella como de ‘La Mis’ que suponemos quiere decir ‘Misión israelí’”, consigné en el libro. Y agregué que era evidente que la carpeta era “un documento liminar o constitutivo de un grupo de inteligencia”, y que su atenta lectura surgía “que su objeto de análisis no eran los nazis del pasado”, como había balbuceado uno de los dirgentes comunitarios consultados; que dependía de “la Universidad de Tel-Aviv” e, in situ, del director ejecutivo de la DAIA, Alfredo Neuburger.

Por fin, transcribí el documento hallado a lo largo de cuatro páginas.

“Si ‘Mis’ quiere decir ‘Misión israelí’, puede suponer que ésta estuvo compuesta por agentes del Mossad, impresión que se robustece al ver que se habla de la “Universidad de Tel-Aviv” ciudad donde tiene su sede el espionaje israelí” y, sobre todo, porque para la “oficina de análisis e investigación” no se formulaban requerimientos y cualificaciones del personal a contratar, como se hacía con quienes habrían de desempeñarse en las otras oficinas.

El amarillento dossier describía las funciones de la Oficina de Análisis e Investigación así: 1) Análisis de las informaciones recibidas de todas las fuentes; Guía y control de la búsqueda de la oficina de compilación de DAIA; 3) Solicita y confecciona interrogatorios para la gente de campo y fuentes vivas (Mis); Archivo de información cerrada en el sistema de la Mis; Tareas propias en cuanto hacen al manejo interno de la Mis (enseñanza, reclutamiento, etc.); 6) Confección semanal de un resumen de información abierta para ser repartido entre quienes corresponda; 7) Confección de un informe con análisis de situación mensual para ser remitido a quien corresponda; 8) Confección de informes y análisis sobre temas puntuales; 9) Asistencia continua en cuanto a información se refiere al director ejecutivo de DAIA; 10) Responsable del contacto con la Universidad de Tel Aviv.

La razón por la que no se buscaría contratar a este personal haciendo un “casting” luego de publicar un aviso, estaba en que cinco de ellos (el restante sería una secretaria) tenían que haber hecho cursos con “La Mis”. El analista jefe y sus dos colaboradores directos, especificaba el documento, debían contar con “un alto nivel intelectual (…) haber pasado cursos de información en la Mis y haberse especializado en análisis dentro de ella” habiendo aprobado “el curso de Análisis avanzado”, tener conocimientos de computación y “alguno de ellos tendría que poseer conocimientos de lenguas extranjeras, preferentemente árabe”.

Por esa, ya dije, época retomamos el contacto con la AMIA a través de su abogado, Luis Dobniewski. Le propusimos trabajar para él (no había otra manera de acceder al expediente); aceptó y comenzamos a recibir un pago mensual de la mutual.

coach-alfredo-neuburger

Alfredo Neuburger

En estas condiciones pero mucho después, a fines de 1996. me reuní con Alfredo Neuburger en su oficina de la DAIA, le conté lo que habíamos descubierto entre los escombros y le pregunté a bocajarro si tenía inconvenientes en que incluyera el hallazgo y transcribiera el documento en el libro que estaba preparando.

Neuburger, impertérrito, “se limitó a señalar que analizar las actividades de los antisemitas es una de las funciones específicas de la DAIA, y que “el  más elemental de los sentidos comunes indica que el objetivo prioritario de los terroristas fue la DAIA y no la AMIA”.

El libro se publicó en vísperas del tercer aniversario del atentado. Aclaraba desde la contratapa que era producto de una investigación solventada por la propia AMIA. Recibí un ejemplar estando en Washington, en casa de Jorge Taiana, que era entonces el representante argentino en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. Regresé presuroso para participar en “Hora Clave”, el programa de Mariano Grondona, en un encuentro arreglado por la editorial Planeta para promocionar el libro. También estaba invitado Ruben Beraja que al día siguiente sería estruendosamente silbado en el acto realizado en la calle Pasteur. Fue evidente que Grondona y Beraja estaban de acuerdo en descargar culpas sobre el “fundamentalismo islámico”. Cerré el programa interrumpiendo a Grondona para decir que dios no había tenido nada que ver y que no había que mentar su nombre en vano; que se había tratado de un atentado mafioso.

Sentía que si no lo decía me iba a infartar. A mi regreso de Estados Unidos me había encontrado no con uno, sino con tres telegramas de la DAIA firmados por Neuburger acusándome de “antisemita”.

El abogado Pablo Jacoby (recientemente fallecido), a quien había conocido a través de Dobniewski y que pronto me defendería, me aconsejó que en cuanto algún medio me entrevistara, dijera con toda claridad que si la DAIA seguía acosándome, me consagraría a describir todas y cada una de las maniobras de obstaculización de las investigaciones en que había incurrido. Santo remedio: ni Neuburger ni la DAIA volvieron a molestarme.

  • *) Con la inestimable colaboración de José Petrosino.
  • (CONTINÚA EN NOTA 2)

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: