DESAPARECIDOS. Planean un acto conjunto de homenaje a los de orígenes judíos y árabes. Asistiría Cristina.

Se realizará el 5 de diciembre, organizado por el Llamamiento Argentino Judío y el Instituto Patria, como símbolo de la convivencia en Argentina, La ex presidenta Cristina Fernández, anticipó su deseo de participar del homenaje. AF

Mi comentario al final. JS

La memoria como símbolo de convivencia entre judíos y musulmanes

 

Jorge Elbaum

Jorge Elbaum

POR ALBERTO FERRARI

Fueron  1.700 ciudadanos argentinos de origen judío y 80 de origen musulmán, los que desaparecieron entre las 30 mil víctimas de la dictadura militar. Pero no importa el número, sino la posibilidad de recordarlos juntos, como símbolo de la convivencia entre los miembros de ambas comunidades que apuestan a la paz en Medio Oriente, señaló Jorge Elbaum, presidente del Llamamiento Argentino Judío.

El anuncio oficial del acto se realizará el 18 de noviembre en el Instituto Patria y en esa ocasión se confirmará el lugar del homenaje. En principio se menciona el teatro SHA, pero si participa Cristina Fernández se buscará un auditorio con mayor capacidad.

Elbaum recordó que la comunidad judía representaba apenas el 0,02 por ciento de la población argentina en 1976, pero el número de desaparecidos de ese origen fue equivalente al 8 por ciento del total.

“Cristina Fernández expresó su intención de participar porque será un símbolo hacia el mundo de la convivencia entre judíos y musulmanes en nuestro país”, resaltó Elbaum, durante la primera Asamblea General del Llamamiento Argentino Judío, organización que recientemente también realizó sus primeras elecciones generales.

Elbaum y los demás oradores de la asamblea fueron feroces críticos de las dirigencias actuales de la AMIA y de la DAIA a las que responsabilizaron de una futura “judeofobia” que desatarán en el país con su “seguidismo abyecto” del gobierno del PRO.

Elbaum afirmó que esa “judeofobia” será la consecuencia inevitable del comportamiento de las organizaciones que dicen representar a la comunidad porque “toda la sociedad piensa que ser judío es ser parte de la AMIA que se dedica a perseguir a la ex presidenta”.

“Ser judío no es ser de derecha, reaccionario o partidista, sino pluralista. La AMIA y la DAIA están llevando a la comunidad judía a un lugar peligroso del que será difícil volver”, señaló Elbaum.

Elbaum dijo que hasta el ex presidente de la DAIA en tiempos del menemismo, Rubén Beraja, procesado por encubrir a los autores del atentado que mató a 85 personas, buscaba “diferenciarse un poco, y de vez en cuando montaba alguna pelea con el gobierno” a fin de conservar un resto de independencia.

La actitud de las entidades judías desde diciembre pasado en su relación con el gobierno generan “malestar e indignación” en el seno de la comunidad y Elbaum pronosticó que muchas entidades se aprestan a abandonar la DAIA.

“Somos pluralistas, hay muchas formas de ser judío en Argentina. Nosotros somos tributarios de Simon Radowitzky y Moises Lebensohn”, completó Elbaum.

……………..

Comentario:

*) Me parece que no habría que hablar de desaparecidos judíos y musulmanes, sino de desaparecidos descendientes de judíos y de árabes, ya que la inmensa mayoría de los desaparecidos de origen judío eran ateos o agnósticos y no practicaban ninguna religión, y la mayoría de los descendientes de árabes o “turcos” (como se llama entre nosotros no sin crueldad a los descendientes de sirios y libaneses) no eran musulmanes y tengo para mi que fueron muchos más que los ochenta que aqui se consignan, que deben ser, sí, los musulmanes. Porque como en el caso de los hijos de padres judíos, los descendientes de árabes era mayoritariamente cristianos o   agnósticos..

Disgresión:  Me impresionó cuando en la Utpba un rabino bendijo los restos de Marcelo Gelman puestos debajo de una estrella de David, puesto que Marcelo era un ateo militante.  Espero que con los míos no suceda algo parecido, que permanezcan ajenos a la cruz y a los sacerdotes, y convertidos en cenizas sean arrojados al río en el Parque de la Memoria, dónde fueron a parar las de John William Cooke. No tengo nada contra el cristianismo original ¡por el contrario! pero llegada la hora de dejar de existir pienso como el enorme  revolucionario que fue el Bebe Cooke.

Yendo a un tema más importante, clave: Los dirigentes de la DAIA y de la AMIA ya no tienen retorno: Siguiendo instrucciones del gobierno de Israel, han cerrado filas en torno a una misión imposible: defender lo hecho Beraja, el juez Galeano y los fiscales, e incluso el ex presidente Menem y su primera espada Carlos Corach… lo que engloba también a Hugo Anzorreguy. Dicho de otro modo: se han empeñado en defender a libro cerrado a quienes desviaron las investigaciones para que nunca pueda establecerse oficialmente quienes, cómo y porque volaron la Embajada de Israel y la AMIA. Nadie parece preguntarse por qué, pero si se lo piensa un rato, se verá que hay una sola respuesta y es que no quieren por nada del mundo que se sepa que hay quienes dicen ser víctimas pero en realidad fueron verdugos.

Comentarios (9)

  1. TeoTeo

    No hay ninguna crueldad en decirle “turcos” a los siriolibaneses: es que llegaban con pasaporte de Turquía. Otro tanto pasa con lo de decirle rusos a los judíos, que en gran número (al menos los que lo hacían en forma “organizada”) provenían de Rusia. Y con acierto, al menos en Entre Ríos y La Pampa se les dice “rusos” también a los alemanes del Volga

    1. Ana Lía Pujato (@pujapais)

      igual, teo, los (descendientes de) siriolibaneses que conozco cuando les dicen turcos se indignan.
      turquía fue y sigue siendo el enemigo.

  2. Elina Juarez

    Me agrada la idea y espero dar mi presente

  3. oscar

    seguro que los descendientes de musulmanes o arabes -ya que muchos libaneses y sirios son catolicos- son muchos mas, especialmente en tucuman, salta, santiago, donde los “turcos” ocupan en la sociedad el mismo sitio que los judios en buenos aires, el comercio, las profesiones, la universidad, como inmigrantes que por su trabajo y conocimentos, acceden a la clase media.

  4. Alberto Espejo

    Los DESAPARECIDOS, TORTURADOS y ASESINADOS por la dictadura genocida cívico-militar son muchos argentinos y algunos extranjeros. Pero hoy el concepto judío o musulman no remite a religión o ateísmo sino a un porcentaje de desaparecidos que sus parientes o conocidos cayeron en las redes mafiosas de políticos con intereses sionistas de la derecha neoliberal en busca de una geopolítica fachista y una economía ilegal por sus turbios orígenes. Me parece importante que se muestre qué son la DAIA y la AMIA desde la óptica de este gobierno prosionista y desde la diferencia democrática que hace Elbaum.

  5. Ana Lía Pujato (@pujapais)

    …hay muchas formas de ser judío en Argentina. Nosotros somos tributarios de Simon Radowitzky y Moises Lebensohn”…

    qué bueno!!!!!!

  6. Eduardo R.

    A diferencia del cristianismo, el judaismo es más que una religión, es una cultura… uno puede ser judío sin necesidad de creer en la Torá pero no por eso deja de pertenecer al pueblo judío, hay muchos judíos ateos o agnosticos… en cambio no existe la posibilidad de ser cristiano sin creer en Jesus como hijo de Díos. Saludos

    1. Juan José SalinasJuan José Salinas

      Es relativo. Yo soy un ateo… cristiano. Porque juzgando por su mensaje, y especialmente por el sermón de la montaña, considero que Jesús fue, posiblememnte, el más grande de los hombres.

  7. Francis

    Se confunde el concepto judío que es una religión (críptica pero religión) y no un pueblo o raza. Con el agravante de ser judíos ateos o sea un oxímoron. Todo una confusión que impide el verdadero análisis poíitico.

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: