PAPALES. los movimientos de Francisco. ¿Quienes son los laudatos?

Una descripción de la política desplegada por el Papa hacia su pago chico.

El Papa de las señales

Francisco y la política argentina. Quiénes son “Los Laudatos”, el grupo pluripartidario que se identifica con Francisco y busca tensionar con el gobierno de Cambiemos.

 

 

Junto al Papa, Pino Solanas muestra un ejemplar de «El Legado» (de Perón), su libro que está semana se espera estará en las lbrerías

POR PABLO GALAND / VEINTITRES¦

El sábado pasado, el papa Francisco recibió en el Vaticano al presidente Mauricio Macri y su familia, en una audiencia que duró poco menos de una hora. El Gobierno aprovechó el encuentro para instalar la idea de que la relación entre el mandatario argentino y el Sumo Pontífice se había reencauzado, luego de la tensa reunión que mantuvieron en febrero de este año. El propio Macri se encargó de afirmar que recibió el respaldo de Jorge Bergoglio cuando le manifestó “fuerza y para adelante”, al término de la reunión. Sin embargo, cuarenta y ocho horas después, el Papa recibió al senador nacional Fernando “Pino” Solanas, quien le entregó un documento que es producto de una serie de encuentros que vienen llevando adelante una serie de dirigentes autodenominados “Los Laudatos”. El texto surgió como consecuencia de la encíclica Laudato Si, que publicó el Papa el año pasado, y propone, entre otras cosas, “recuperar la soberanía energética y los recursos estratégicos” y “redistribuir la riqueza con equidad social”. Pero también aparecen críticas puntuales hacia el gobierno nacional. De este modo, el Papa le da visibilidad a un grupo transversal de dirigentes opositores –en su amplia mayoría de origen peronista– que vienen trabajando con su propio respaldo y relativiza a la vez el relato oficialista. Con más gestos que palabras, sigue incomodando al Gobierno. Ahora, a través de un grupo de dirigentes que pueden llegar a convertirse en un polo de la oposición.

El legislador porteño Gustavo Vera y el diputado renovador Felipe Solá fueron los miembros fundadores de “Los Laudatos”. Si bien la encíclica Laudato Si fue la piedra de toque, la confluencia entre ambos dirigentes se dio a partir de un hecho de carácter mucho más político que espiritual. El año pasado, Solá fue el candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires por el Frente Renovador. Apenas celebradas las PASO, el ex mandatario bonaerense denunció ante la Justicia Electoral que en base a los telegramas revisados le habían birlado entre 140 mil y 190 mil votos. “Felipe esperaba un firme respaldo de Massa en su denuncia, pero la verdad es que lo dejó bastante solo”, señala a Veintitrés otro “laudato” que se sumó al grupo casi desde los comienzos. “Quien sí lo acompañó desde el comienzo fue Gustavo Vera. Incluso, se sumó a la campaña electoral y participó en los actos proselitistas”, completa la fuente.

Culminada la campaña electoral, Vera y Solá continuaron vinculados e iniciaron las primeras conversaciones para comenzar a militar el contenido de Laudato Si, desde el momento en que advertían que eran numerosos los dirigentes que coincidían en que era necesario poner en práctica ese documento. “Desde febrero comenzamos a reunirnos en la sede de Canillitas, cada quince días y sin darlo a difundir”, señala Omar Plaini. “Todos coincidíamos en que Laudato Si tenía una similitud total con el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional que dio a conocer el general Perón en 1972. Había una visión común en lo que respecta a que el avance del capitalismo está llevando a la destrucción de los recursos naturales y del propio ser humano”, completa el líder de los canillitas.

“Para mí es uno de los trabajos más creativos y necesarios”, asegura a Veintitrés Eduardo Valdés, ex embajador argentino en el Vaticano y también activo partícipe de “Los Laudatos”. En un principio, el grupo llevó adelante sus encuentros de manera reservada y sin difundir el contenido de lo que allí se hablaba. Sin embargo, el encuentro de Solanas programado con el Papa para el 17 de octubre pasado y las recientes declaraciones del propio Francisco, convocando al pueblo argentino a que “se ponga la patria al hombro” con el propósito de crear “una cultura del encuentro”, los convenció de que había llegado el momento de hacer públicas sus actividades y dar a conocer un documento que fijara posición acerca de los ejes que vienen tratando.

Al revisar quiénes participan de “Los Laudatos”, a primera vista queda en claro que se trata de dirigentes provenientes de diferentes ámbitos como el político, sindical, social, empresarial y cultural. Sin embargo, a excepción de Gustavo Vera, se observa que en todos ellos hay un origen común vinculado al peronismo. Además de Felipe Solá y Eduardo Valdés, hay políticos como Julián Domínguez, los intendentes Gustavo Menéndez  (Merlo) y Gabriel Katopodis (San Martín), la diputada Cristina Álvarez Rodríguez y la ex defensora del pueblo porteña Alicia Pierini. Del mundo sindical –además de Plaini– integran el grupo uno de los secretarios de la CGT, Héctor Daer; su hermano Rodolfo, Andrés Rodríguez y Víctor Santa María, entre otros. También participa de los encuentros el empresario Federico Cuomo, miembro de la Unión Industrial de Avellaneda.

De izquierda a derecha, Omar Plaini (del gremio de Canillitas, donde se realizan las reuniones), el legislador Gustavo Vera y Felipe Solá, del Frente Renovador. Los tres adhieren a los postulados de la encíclica Laudato Si, del papa Francisco. Aquí, durante una actividad en la Legislatura

No tan distintos

De todos modos, “Los Laudatos” se apuran en aclarar que las puertas están abiertas para todo el mundo. “Nosotros convocamos a todos los dirigentes políticos y sociales. Aquellos que estén de acuerdo con este documento se pueden sumar”, afirma Plaini. “Acá nadie renuncia a sus orígenes ni a sus convicciones, sino que buscamos garantizar pisos de acuerdo en cuestiones básicas”, agrega Eduardo Valdés. Incluso, destaca que a partir de la acción de “Los Laudatos” comenzaron a darse trabajos en conjunto con funcionarios macristas. “La construcción de la Mesa Interinstitucional contra el Narcotráfico que se llevó adelante el mes pasado en Merlo y de la que participaron Menéndez, Vera y (Cristian) Ritondo (ministro de Seguridad bonaerense) es el resultado de esta cultura del encuentro que promueve Francisco”, completa el ex embajador argentino.

Con todo, el texto que “Los Laudatos” hicieron llegar al Papa presenta una visión crítica con el gobierno nacional al que califican de “tecnócrata” y se opone a la “teoría del derrame” a la que entiende que adscribe el macrismo. A su vez, que el Papa haya recibido a Solanas apenas 48 horas después de reunirse con Macri, en una trabajosa gestión que llevó adelante el actual embajador en el Vaticano, Rogelio Pfirter, luego de la frialdad que reinó en el primer encuentro, no pasó desapercibido para “Los Laudatos”. “Como dicen en las películas, cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia”, afirma con sorna Plaini. Preservando su identidad, otro de “Los Laudatos” entiende que le ganaron la pulseada al macrismo. “La intención inicial del Gobierno era que la audiencia con Macri se llevara a cabo el 17 de octubre y de esa manera capitalizar ese día tan caro al sentimiento peronista. Sin embargo, Bergoglio les cambió la fecha y para el Día de la Lealtad recibió a uno de los nuestros”, señala a Veintitrés. Y agrega un dato: “Fijate la diferencia en el rostro de Francisco en la foto que se saca con Macri y su familia y en la que está con Pino”. Con el senador, la sonrisa de Bergoglio es mucho más elocuente.

Con un componente claramente peronista y precisamente cuando este espacio atraviesa un momento de plena reorganización, resulta inevitable especular si este espacio puede convertirse en una síntesis de su reconstrucción. “Si hablamos en el corto plazo, teniendo en cuenta las próximas elecciones, no creo que de acá surja una instancia de unidad. Pero en el mediano plazo no tengo ninguna duda de que esto ayudará a la reconstrucción del peronismo. Creo que para eso estamos tendiendo puentes y rompiendo nuestros propios muros”, afirma la fuente. Más cauto, Plaini asegura: “No pretendemos hacer política con el Papa sino que levantamos lo que el Papa sostiene como bandera mundial. No estamos armando el partido del papa Francisco, es una figura que está por encima de todo esto. Sabe que nosotros le damos mucho valor a esta encíclica que tiene un profundo contenido pastoral y también político, en el sentido bien amplio del término”. Con todo, “Los Laudatos” siguen adelante y nada menos que con el respaldo de Francisco. Mal que le pese al Gobierno.

Comentario (1)

  1. Rodrigo

    Me pregunto si es necesario unirse a partir de una encíclica papal. Y que se reivindique juntarse con la runfla amarilla que es la máquina de destruir. Encima en esa mesa hay quienes se definen como renovadores! Es una desgracia.
    Hay que marcar lineas claras, dejarse de hacer politiquería o, más tarde o más temprano, van a destruir el sistema político per se. No se puede hacer acuerdos simpáticos para la foto, del Pino, de Julian, de Felipe de Francisco, y de quien sea. Asi, de esta forma, los peronistas van fagocitarse y darle más oxigeno a los amarillos.

    PS: lucha contra el narcotrafico? Hay que apoyar la legalización de la droga, asi se acaba el negocio. Van a traficar que? Hay que ser muy tonto (para ser polite) para seguir comprando el tema de la lucha contra el narcotrafico. Ese verso de la década del 80 y 90, ya fue.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: