DIARIOS – MONOPOLIO. A 40 años de la apropiación de Papel Prensa, los reclamos apuntaron al Poder Judicial

En la esquina de “amor y lucha” de Tacuarí y Finocheto, bautizada Ana Ale, en homenaje a la última secretaria general de la comisión interna del diario Clarín, Hijos, organizaciones políticas, sindicales y sociales y muchos militantes de los 70, pidieron “Memoria, Verdad y Justicia” por el crimen de lesa humanidad de Papel Prensa, a 40 años de la transferencia forzada de las acciones del Grupo Graiver  al consorcio integrado entonces por el diario de Ernestina de Noble, La Nación de Bartolomé Mitre y La Razón.

rafael-ianover

 

lidiayosvaldopapaleo-320-a

POR ALBERTO FERRARI

“No es una esquina mas, es una esquina de amor y lucha”, señaló Pablo Llonto, ex periodista de clarín, abogado de presos políticos y ex compañero de Ana Ale, al recordar que fue en esa esquina desde donde resistieron los 117 compañeros despedidos de Clarín en diciembre de 2001, incluida la comisión interna, la primera después de diez años sin elecciones internas.

Y, desde esa esquina y durante el acto organizado por Hijos, Llonto recordó que hace poco tiempo los trabajadores de Clarín eligieron por tercera vez consecutiva a su comisión gremial interna. Esa comisión interna, afiliada al Sipreba, estuvo presente durante el acto, al igual que la CTA de los trabajadores y la Federación Gráfica Bonaerense, que rindió homenaje a Raimundo Ongaro, su histórico secretario general recientemente fallecido.

Llonto también mencionó las baldosas que en esa esquina recuerdan a los desaparecidos de Clarín “durante la dictadura de Videla y Magnetto”.

Llonto y luego Carolina Papaleo propusieron “ir a golpearles las puertas todas las semanas al juez Julian Ercoliini, para que reactive la investigación de la transferencia forzosa de Papel Prensa al grupo liderado por Çlarìn.

“Hay que presionar a los jueces porque sino lo presionan Magnetto y Ernestina (Noble)”, subrayó Llonto.

Rafaal Inanover (ver primera foto), uno de los 23 integrantes del grupo Graiver secuestrado y torturado por la dictadura porque tenía acciones de Papel Prensa que le había transferido David antes de su muerte, con la voz entrecortada calificó de “despojo vergonzoso” aquella “venta” de Papel Prensa al consorcio liderado por Clarín el 2 de noviembre de 1976.

Osvaldo Papaleo (en la foto con su hermana Lydia), recordó que Papel Prensa “es un tema del que no pueden hablar los medios ni en los programas de televisión, y afirmó que la familia Graiver fue víctima de una “banda de genocidas asociada con una banda mafiosa”.

xx

Habla Osvaldo Papaleo.

Carolina Papaleo insistió que Papel Prensa ha dejado de ser la reivindicación de una familia y se convirtió en una cuestión ideológica”, mientras que su padre Osvaldo admitió que “para ellos también Papel Prensa es un mojón que ha dejado de ser un hecho económico”.

“Hay canales como el 13 en los que se que no voy a trabajar, es un ahorro de tiempo”, ironizó Carolina, actriz de profesión, desde el palco levantado por Hijos en la esquina Ana Ale.

Victoria Montenegro, nieta desaparecida recuperada, pidió militancia “para desintoxicar a ese sector de la sociedad que no sabe lo que es Papel Prensa” y por eso pidió “Memoria, verdad y justicia”.

El acto culminó con el “Premio Vil”  de la lapicera gigante que se le dejó a Héctor Magnetto en la puerta del diario, en referencia a aquella lapicera que puso en manos de Lidia Papaleo para que firmara la venta de las acciones que había heredado de David Graiver, porque de los contrario “corre peligro la vida de su hija y la suya”.

Hijos en el documento final también  mencionó que no se trata solo de Papel Prensa, pues “las corporaciones empresarias que crecieron con la dictadura siguen intactas en la democracia”.

Precisamente, la Liga Argentina de los Derechos del Hombre previamente la había puesto nombre y apellido a algunas de esas corporaciones: Ingenio Ledesma, el diario La Nueva Provincia  y la cadena La Anónima, entre las beneficiadas por la dictadura. Lista a la que Hijos añadiió a los grupos Macri y Perez Companc.y, obviamente, Clarín.

vil

 

 

A %d blogueros les gusta esto: