DIARIOS. Empresario del tranporte ligado a Hugo Moyano le compró “La Nueva Provincia” a los Massot

Esta noticia, levantada de Lapoliticaonline, es alentadora. Es esperanzador que el nuevo dueño de La Nueva Provincia (dicen que a partir de ahora pasará a llamarse La Nueva, a secas) no sea un mero testaferro de intereses foráneos. JS

 

El empresario de transporte Gustavo Elías, vicepresidente de la UIA de Bahía Blanca, compró el centenario diario La Nueva Provincia, lo que lo convierte en el titular de medios más importante del sur de la provincia de Buenos Aires.

Elías, en su momento cercano a Hugo Moyano, es fuerte en el rubro de logística y tiene influencia tanto en el transporte de camiones como en el puerto de Bahía Blanca. El empresario ya había incursionado en los medios cuando años atrás adquirió parte del portal local La Brújula y la radio que lleva el mismo nombre.

La Brújula experimentó un crecimiento vertiginoso y superó en lecturas al portal del histórico diario La Nueva Provincia, que al quedar en desventaja anunció que sólo saldría en papel tres veces por semana. La situación que atravesó el matutino es un síntoma de la grave crisis de los diarios de papel: se trata de una institución de la prensa argentina que quedó acorralada por el avance del periodismo digital y la pérdida de lectores.

Lo curioso fue que en su incursión en los medios, Elías hizo el camino inverso al habitual. Empezó sumándose a un portal que se convirtió en exitoso, para luego comprar un diario que está en declive. Incluso, indicaron a LPO que el empresario considera vender parte de su participación en La Brújula, que de cualquier manera continuará compitiendo con la Nueva Provincia.

Pese a su caída en visitas, La Nueva Provincia tiene un arma a favor, que es la radio AM 840-LU2, la más escuchada de Bahía. Con esta adquisición, Elías se convierte en el empresario de medios más poderoso del sur de la Provincia.

Hasta concretarse esta operación, La Nueva Provincia pertenecía a la familia Massot y tuvo un papel muy lamentable durante la pasada dictadura militar, a la que apoyó sin resevas

Vicente Massot, uno de sus directivos, fue acusado de encubrimiento y complicidad empresarial en una causa en la que se investiga la desaparición de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola durante la dictadura. Fue enjuiciado por delitos de lesa humanidad, pero no recibió condena.

A %d blogueros les gusta esto: