JUSTICIA, Ganancias, fútbol y ridículo (Noticias de ayer que conviene leer)

tumblr_inline_mgyga51adg1rb6bzjAyer aparecieron en los diarios varias noticias que me hubiera gustado subir, pero que no tuve tiempo/no pude hacerlo. En La Nación, por ejemplo, se dio sin demasiado destaque la buena noticia de que el proyectado (por el Gobierno) traslado de los fueros laboral y penal de la nación a la ciudad de Buenos Aires abortó ante la unánime oposición de las asociaciones de abogados. Sin embargo, cuando fui a buscar la nota, titulada Suspenden traslado de juzgados a la Ciudad en internet, no la encontré.

No es un tema menor, como en el mucho más meneado tema de la boleta electrónica, el propósito más que evidente del Gobierno era empernar a los asalariados destruyendo a un fuero, el laboral, que al decir de un escandalizado patroncito apellidado Macri Blanco Villegas casi siempre suele fallar a favor de los trabajadores.

Ámbito Financiero dedicó su tapa a explicar que no sólo Macri no cumplirá su promesa electoral de derogar el mal llamado “impuesto al salario” sino que a partir de su reforma muchos más trabajadores tendrán que pagarlo, pero tampoco lo encontré en la red.

Igual, los lectores pueden googlear, buscando sustitutos.

En cambio, en el suplemento de deportes de La Nación Ezequiel Fernández Moore explicó en Cómo comprar un club en Alemania los intentos de consolidar sociedades anónimas deportivas en tierras germanas y la resistencia numantina que han despertado en los socios de los principales clubes. Algo de mucha importancia en momentos en que, ante el fiasco de la oferta de Turner-Fox por los derechos de televisación de los partidos de fútbol, los clubes le están exigiendo al Gobierno que cumpla el contrato en vigencia que dio nacimiento al “Fútbol para todos”.

En Página 12, el aquí tanta veces criticado Raúl Kollmann se divierte en No alcanzan las tarjetas de presentación contando los increíbles cargos que los funcionarios macristas inventan para darles empleo (o, al menos, un alto sueldo) a sus amigas/os y parientes (ya han superado con creces las sumas “ahorradas” con sus decenas de miles de despidos) y lo burros (reiterativos, rimbombantes, enemigos de la lógica) que son a la hora de ponerle nombre a esos empleos inventados, tal como aparecen en el Boletín Oficial. Divertidisímo.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: