FIDEL no era inmortal ¿O si?

Me estaba por ir a dormir cuando un compañero me informó que murió Fidel, así que escribo a vuelapluma. De una manera u otra fue para mi una figura paterna desde mi más tierna infancia, cuando mi padre apoyo su revolución, tal como hicieron muchos antiperonistas. Después las cosas fueron cambiando, y los gorilones (pienso en Américo Ghioldi e incluso en Alfredo Palacios) se alejaron de él y del Che, a medida de que se acercaban Cooke, Alberte, Carpani, Puiggrós, Hernández Arregui, Ortega Peña y Duhalde y tantos otros, incluso, a veces, Perón.
Tengo para mi que de entre las muchas maneras en que nos dividimos los seres humanos, lo hacemos tajantemente entre quienes lo amamos y quienes lo detestaron. Cometió errores, claro (recuerdo por ejemplo que, presionado por la URSS, no condenó con el suficiente énfasis a la dictadura exterminadora) y seguramente mi valoración sería otra -acaso ni mejor ni peor, pero seguramente otra- si hubiera sido cubano y vivido en la isla. Pero no conozco a nadie que haya dejado un legado ético y moral más grande y sólido para el futuro de la especie. Acaso sí parecido, pero no superior. Respecto a Cuba fue al mismo tiempo San Martín y Perón. Nos dejó una decisión inquebrantable de sostener la independencia y la soberanía aunque sea al precio de la propia vida. Nunca pudieron vencerlo, nunca pudieron matarlo, hace décadas que se saldaron los libros que hablaban de sus últimos días. Su peor derrota no fue el asesinato del Che, que era previsible desde que el Partido Comunista boliviano no le prestó apoyo suficiente, sino la inesperada muerte del comandante Hugo Chávez, a quien consideraba un hijo y en quien cifraba enormes expectativas de que encabezara un rápido proceso de unión sudamericano-caribeña. Posiblemente Fidel, como Chávez, haya sido envenenado, en su caso es muy factible que en Córdoba: La CIA tiene la tecnología para despertar cánceres agresivísimos. Pero si nada pudo hacerse para salvar a Chávez, los médicos cubanos lograron salvar a Fidel al precio de quitarle la mayor parte de los intestinos. Disminuido, Fidel renunció y la asamblea nacional nombró a su hermano Raúl en su reemplazo.
Lamento no haber estado nunca en Cuba y mo haber estrechado su mano. Envidio profundamente en ese sentido a Stella Calloni, a Rogelio García Lupo y hasta mi hermano Luis, fallecido hace casi una década, que aunque no estuvo con él al menos piso la isla, la tierra prometida de mi generación, el primer territorio liberado de la América Latina.
Y no sólo nuestra, tengo muy presente a los abertzales vascos cantando allá por los 70 a coro Que tendrá Fidel / que tendrá Fidel / que los americanos / no pueden con él.
Ojalá la estirpe humana sea prodiga en más ejemplares como él, un gigante cubano, gallego, jesuita y comunista, latinoamericano y universal. Me pasa con fidel como con el Che: en momentos de infortunio y depresión pienso en ellos, en su temple, y enseguida se me pasa.

Los dejo con un documental sobre la visita de Fidel a Buenos Aires para la asunción de Néstor Kirchner 44 años después de haber venido durante la corta presidencia de Arturo Frondizi y, por si tienen tiempo, les dejo también el largo, ejemplar discurso que pronunció en las escalinatas de la Facultad de Derecho.

Y me voy escuchando a Carlos Puebla, Y en eso llegó Fidel.

 

http://https://youtu.be/FIp_YJVPDcg

Comentario (1)

  1. AvatarEduardo Lovotti

    LEI TANTAS COSAS DE FIDEL QUE YA NO SE DONDE PERO POR ALLI DECIA ALGO ASI» QUE EVO CONSULTABA A FIDEL Y QUE EN UNA CHARLA ESTE DIJO QUE LOS HERMANOS MAYORES ERAN NESTOR, LULA Y CHAVES. HAY QUE RECONOCER QUE TODOS LOS DIAS HAY SORPRESAS MUY AGRADABLES .UNA ES ESTA POR NESTOR, OTRA POR ELRESULTADO DE ALGUN PARTIDO DE PELOTA,COMO DICEN AHORA. SIEMPRE HAY ALEGRIAS Y TRISTEZAS. EL PARAISO ESTA LEJOS

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *