SATÉLITES ARGENTINOS, vaciamiento y privatización: Magnetto se frota las manos

Los nuevos, poderosos misiles rusos SS-400 tienen, entre sus múltiples capacidades, la de derribar satélites, lo que pone nervioso al Pentágono y al Departamento de Estado. Respecto a los argentinos, no hace falta que nadie ajeno los ataque. Tenemos el enemigo adentro. //  Un poco de melancolía es inevitable. En el video, Cristina anunciael lanzamiento del satélite ARSAT 1. Debajo, el proceso de destrucción de los satélites argentinos. A Clarín solo le falta que Macri lo autorice (contra lo dispuesto por las leyes, pero ¿que le hace una mancha más al tigre?) a comprar Telecom. Con los “fierros”, el Grupo Clarín será más poderoso que nunca. No haberlo atacado como era imprescindible quizá haya sido el mayor error del gobierno de Cristina. JS

POSDATA: Me acaba de llegar un muy buen trabajo publicado en la revista Orsai. Para verlo, Cliqueen sobre su nombre.

 

 

MACRI VENDIÓ LOS SATÉLITES ARSAT I Y ARSAT 2, ADEMÁS SUSPENDIÓ ARSAT 3

Recibido de Carlos Ortiz, cao.energia@gmail.com

El triste caso de ARSAT, puesto bajo el manejo del yerno del procesado Aguad, eximido de condena por mero transcurso del tiempo, según trascendió, si bien con mucha sordina.
https://www.facebook.com/yonovoteprocesado01/photos/a.985878214787695.1073741828.985769781465205/1282240468484800/?type=3

 

arsat-2
http://infobaires24.com.ar/vaciamiento-arsat-pone-jaque-la-soberania-satelital/

El vaciamiento de ARSAT pone en jaque a la soberanía satelital

 

Hasta el 31 de octubre pasado se ejecutó en todo el año $187 millones, el 10% del presupuesto asignado para ARSAT, y el 22 de noviembre a través de una resolución administrativa publicada en el Boletín Oficial, el gobierno nacional reasignó $1747 millones de las partidas para esta empresa estatal a otras áreas de gobierno. El ahogo financiero que se lleva a cabo con la complicidad del ministro de Ciencia y Técnica Lino Barañao, es la antesala del vaciamiento y futura privatización de esta empresa nacional y el fin de los proyectos de soberanía satelital.

Por decisión del gobierno que encabeza Mauricio Macri, este año se congeló el desarrollo previsto del tercer satélite argentino de telecomunicaciones, a la vez que autorizó la operación de siete satélites extranjeros que compiten con los puestos en órbita durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

Al 31 de octubre sólo se ejecutó el 10% del presupuesto 2016 para ARSAT y el 22 de noviembre fueron reasignados $1747 de sus partidas para otras áreas de gobierno

A su vez, se frenaron las instalaciones de antenas de Televisión Digital, se discontinuó la entrega de codificadores para TDA, y cedió al Ministerio de Modernización su Data Center.

Estas mediadas, sumadas a ejecución de tan sólo el 10% de su presupuesto para este año, hasta el 31 de octubre pasado, y la reasignación de $1747 millones de sus partidas para otras áreas de gobierno, todo esto realizado con la complicidad del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, que al igual que todo el gabinete macrista ya no luce su bigote, dan cuenta del verdadero proyecto oficialista respecto a esta empresa que generó soberanía satelital y tecnológica: su vaciamiento para su posterior privatización. 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: