EEUU – ELECCIONES. Hillary estaría tratando de revertir el resultado en el Colegio Electoral sobornando a 37 delegados republicanos

No es lo más probable, pero tampoco es imposible: A Trump le pueden arrebatar la presidencia.  Si bien en las últimas elecciones Hillary sacó mayor número de votos,  el sistema de votación en Estados Unidos permite en muchos estados que el ganador se adjudique todos los delegados que lo representarán en el colegio electoral. Trump se adjudicó la mayoría de los 538 delegados que conforman ese cuerpo, que es el que elige al presidente. Y justamente por esta forma de elección indirecta, aún no está dicha la última palabra. En  Wisconsin, Michigan y Pensilvania sigue pendiente un recuento de votos y, según el periodista norteamericano Robert Bridge, existe la posibilidad de que “electores republicanos infieles» se inclinen a favor de Clinton, la preferida de Wall Street para ocupar la Casa Blanca. M.A.

Golpe silencioso: «Clinton intenta apoderarse de la Casa Blanca por la puerta trasera»

Un periodista estadounidense asegura que a Donald Trump se le puede negar la presidencia debido a «un sistema democrático que ha sido corrompido hasta el fondo».

 

348203-721-673

 

RT

Robert Bridge, escritor y periodista estadounidense residente en Moscú, escribió que no sería extraño que Hillary Clinton intentara “apoderarse de la Casa Blanca por la puerta trasera», debido a que el proceso democrático en EE.UU. se ha convertido en «un escandaloso espectáculo televisado para entretener a la élite cada cuatro años, mientras mantienen a la gente  haciéndoles creer que puede efectuar un cambio real». El periodista señala que, aunque parezca inverosímil, a Donald Trump se le puede negar la presidencia debido a «un sistema democrático que corrupto por el exceso de riqueza, el poder y la connivencia en los niveles más altos» de la sociedad.

Según Bridge, actualmente se está llevando a cabo «un golpe silencioso» en nombre de Hillary Clinton y su «supuesta victoria»  en la votación popular podría presentar serias complicaciones para Trump. El mensaje implícito de los medios de comunicación detrás de los intentos de reconsiderar el resultado de las elecciones, es que Clinton, apoyada por Wall Street, «merece ser coronada», sostiene. Se trata de «una guerra diseñada para ejercer presión sobre el Colegio Electoral quien, aunque nunca le ha robado las elecciones a ningún candidato que haya obtenido la mayoría de los votos» (esto no es cierto, en el año 2000 el demócrata Al Gore perdió las elecciones frente al republicano George W. Bush a èsar de haber cosechado más votos. N. de PR).  Sin embargo, es vox populi que existe la posibilidad de que los llamados «electores infieles» se inclinen a favor de Clinton.

El Colegio Electoral puede «rebelarse»

Los miembros del Colegio Electoral de EE.UU. se reúnen el próximo 19 de diciembre para elegir a su nuevo mandatario, algo que «en otras circunstancias sería una simple formalidad»,  indica Bridge. Pero no esta vez, ya que “es una batalla que los demócratas no pueden perder. La campaña presidencial de 2016 representó una lucha épica por el poder y su resultado determinará  el rumbo de la política interior y exterior de Estados Unidos» como en ningún otro momento de la historia reciente. Además,  subraya que sería erróneo confiar en que la estrategia que llevan adelante pueda fracasar. Si 37 electores republicanos «se rebelan y votan contra Trump»,  le impedirá al republicano convertirse en presidente. El equipo de abogados y consultores políticos del Partido Demócrata están trabajando para que esto suceda, porque para ellos «no es cuestión de apoyar a Clinton, sino de detener a Trump».

wall-street

El recuento de votos

Bridge desmiente la idea de que fue Jill Stein, candidata presidencial del Partido Verde, sea quien llamó a un recuento de votos en los estados de Wisconsin, Michigan y Pensilvania. Según el periodista, todo es «un gran esfuerzo de los demócratas  para robarle la Casa Blanca a Donald Trump». Si el asunto no se resuelve hasta el 19 de diciembre, los votos de estos estados podrían ser considerados por el Colegio Electoral como «perdidos». El número total de votos de los electores en Wisconsin, Michigan y Pensilvania equivalen a 46, de esta manera, si a los 306 votos electorales de Trump se sustrae esa cantidad, el presidente electo se quedaría tan solo con 260. Número que está por debajo de los 270 necesarios para que un candidato sea considerado automáticamente como el ganador de las elecciones presidenciales.

Comentario (1)

  1. AvatarJosé Mercado

    «… el Colegio Electoral quien, aunque nunca le ha robado las elecciones a ningún candidato que haya obtenido la mayoría de los votos …”(esto no es cierto, en el año 2000 el demócrata Al Gore perdió las elecciones frente al republicano George W. Bush a èsar de haber cosechado más votos. N. de PR)» -> SI, ES CIERTO. Los integrantes del Colegio siempre han votado por el candidato en representación del cual fueron electos. No fue el Colegio el que le quitó la presidencia a Gore sino la Corte Suprema.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *