AMIA – MULLEN. Un relato contumaz que da pena y precisiones sobre el testimonio de Cristina

Se conocen más detalles de la declaración testimonial de CFK en el juicio por el desvío intencional de las investigaciones del atentado a la AMIA para encubrir a los asesinos y sus móviles. Han llegado a Pájaro Rojo a través de las descripciones de APEMIA y de EMET Digital.  Ambas fuentes destacan que el tribunal limitó a CFK referirse a su actuación como miembro de la Comision Bicameral de Seguimiento de las Investigaciones de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, entre 1996 y 2001, primero como senadora y luego como diputada.
Cristina destacó que no sólo los abogados y directivos de la DAIA y de la AMIA respaldaron “a rajatabla (de una manera) irrestricta, cerrada y monolítica” todo lo que hacían el juez Galeano y los fiscales, sino también que éstos, incluído Nisman “no admitían cuestionamientos” a la investigación y se negaban siquiera a considerar la posibilidad de “que pudieran existir errores o desvíos”. “Ninguno de los fiscales, incluído Nisman, tenía críticas” al desempeño de Galeano, insistió.

Radio Jai tuvo un rol muy activo en el encubrimiento y lo sigue teniendo en la tarea de “embarrar la cancha” y embrollarlo todo.  Hace poco entrevistó al ex fiscal Eamon Mullen.  Su relato contumaz (hace como si hace una década no se hubiera probado fehacientemente que la llamada “causa Brigada” que llevó a la cárcel al comisario Juan José Ribelli y otros policias bonaerenses fue “un armado al servicio de políticos inescrupulosos”) sintetiza lo que declaró hace unos diez días (cuatro días antes que Cristina) frente al  tribunal. Dice Mullen “encontramos un motor” cuando en el juicio se probó que el trozo de motor lo encontraron/sembraron los militares israelíes con la complicidad de, al menos, el oficial Lopardo, de la Brigada de Explosivos de la Policía Federal), lo que no es más que la piedra basal del encubrimiento, un artículo de fe, similar al misterio de la Santísima Trinidad de los catáolicos, que no resiste el menos análisis fáctico. Agrega Mullen que “no pudimos avanzar con los explosivos porque fueron armados de forma casera”, cuando hace unas pocas semanas el servicial periodista Roman Lejtman dio fe de que le consta por haberlo oído de los propios labios del presidente Menem que fue éste quien pidio que se pusiera en libertad al libanés Nassib Haddad y a su hijo Javier, dueños del volquete que explotó frente a la puerta de la AMIA y que habían comprado en los últimos seis meses 10 toneladas de amonal, el explosivo utilizado, en la fábrica Delbene y Serris de Olavarría. Algo que Galeano hizo de inmediato, luego de tener una reunión en la Casa Rosada y antes de viajar a Caracas a entrevistar a un bolacero iraní provisto por la CIA.

Mullen continúa un silogismo que no llega a sofista que “el motor nos llevó a Telleldín” aunque en el juicio se probó que el pedido de que se interviniera el teléfono de la casa que Telleldín alquilaba en Villa Ballester se hizo antes de que “apareciera” aquel trozo de motor entre los escombros de la mutual, y lo remata con un “Telleldín nos llevó a Ribelli” sin recordar que Telleldín apuntó hacía los “patas negras” (como llaman los federales a los policías bonaerenses) luego de reiteradas amenazas y el pago de 400 mil pesos/dolares y la promesa (que se cumplió= de 15 mensualidades de 5000 pesos/dólares.

Tengo pereza en comentar el resto. Solo basta decir que Mullen se pone patético al tener que defender a Nisman y a sostener la lastimosa hipótesis de su asesinato a pesar de que Nisman los traicionó (a él y a Barbaccia) sin pestañear.  En cambio prácticamente no nombrea al ex juez Galeano, a sabiendas de que necesariamente ha de haber un chivo emisario o pato de la boda

La introducción de Radio Jai no tiene desperdicio. Sostiene que “los Iraníes y su conexión local se siguen riendo de la Justicia Argentina” a sabiendas de que jamás se podrá probar nada ni remotamente parecido ya que los bombazos fueron detonados por mano de obra local (Mullen aclarará que aunque él no está de acuerdo con el adefesio del “juicio en ausencia” quizá sea esa la única manera de seguir sosteniendo la acusación contra Hezbolá e Irán) .

Los dejo con la entrevista

AMIA

”Conociéndolo a Nisman no lo veo pegándose un tiro ni loco”

Eamon Mullen, ex fiscal que investigó el atentado terrorista contra la AMIA, mantuvo un extenso diálogo con Radio Jai en el que abordó con precisión los elementos y personajes relacionados al ataque terrorista de 1994.

ex-fiscal-mullen-02-12-161
Mullen y a suis espaldas Nisman, a quien llamó para que ayudara, y que se desentendió de su caída.
Eamon Mullen es un referente obligado si se quiere saber del atentado terrorista contra la Mutual Judía. Con sólo 33 años y sin ninguna experiencia en actos de terrorismo le tocó porque el destino así lo dispuso ser uno de los fiscales a cargo de la instrucción.

Cuando han pasado más de 22 años del atentado aún impune, cuando se ha operado y ensuciado tanto a favor de la impunidad, cuando los Iraníes y su conexión local se siguen riendo de la Justicia Argentina, cuando el Estado Argentino se declaró culpable por no haber cuidado y esclarecido el atentado, cuando intentaron imponer a como diera lugar un inconstitucional e inmoral memorándum de acuerdo con los denunciados Persas con el fin de liberarlos de las alertas rojas de Interpol y a cambio de quien sabe que intereses, cuando el fiscal especial Alberto Nisman terminara denunciando a las máximas autoridades del ejecutivo del gobierno de Cristina Fernandez y una banda de personajes siniestros por encubrimiento y apareciera muerto de la manera más aberrante, con un tiro en la cabeza, horas antes de su esperada presentación sobre el particular, se hace imprescindible escuchar a uno de los actores que más pueden conocer la trama del hecho terrorista. Más allá de algunos fragmentos que transcribimos a continuación los invitamos a escuchar la entrevista. Sin duda sin desperdicio.

Quién es Juan José Ribelli

“Juan José Ribelli es creo yo una persona muy inteligente, hábil y fría. Por las pruebas que tuvimos nosotros en la causa AMIA era también un hombre que se dedicaba permanentemente a la extorsión. En 20 días de escuchas telefónicas comprobamos decenas de extorsiones a terceras personas, más allá de las extorsiones a Carlos Telleldín.

De eso se ocupó una jueza en Lomas de Zamora, la Dra. González, a quien le remetimos nosotros testimonios de esas escuchas telefónicas. Ella hizo una investigación en la que llamó a todas las víctimas y les dictó el autoprocesamiento por asociación ilícita, extorsión, privación ilegal de la libertad, falso testimonio; no fue el ex juez Juan José Galeano el que lo hizo.”

La pista siria

La pista siria se investigó siempre. Tiene que ver con un señor llamado Alberto Kanoore Edul, que llamó a la casa de Telleldín el día 10 de julio preguntando por la camioneta traffic. A este señor se lo investigó durante años y realmente no encontramos nada más que esas llamadas y una referencia en una agenda a Moshen Rabbani, pero no encontramos absolutamente nada que lo vincule con el atentado. Fueron muchos años de escuchas telefónicas e investigaciones.

La política se coló aquí. Hay una realidad: la pista siria desemboca necesariamente en la pista iraní, no es que son independientes. Donde estaba Irán estaba Siria y donde estaba Siria estaba Irán, en esa época.”

Lo que se sabe del atentado

“Yo lo que tengo muy claro, porque a mí me tocó la parte de la materialidad del ataque, es decir el cómo se produjo, es la existencia del coche bomba. A partir de la existencia de ese coche bomba nosotros pudimos investigar una conexión local. No pudimos avanzar con los explosivos porque fueron armados de forma casera, lo que los hizo difíciles de rastrear, pero sí encontramos un motor en las ruinas de la AMIA.

Ese motor nos llevó a Telleldín, y Telleldín nos llevó a Ribelli, que es donde se cortó la investigación. Ahí hay que seguir, ahí hay que trabajar y profundizar.

Yo tengo muy claro cómo se hizo. La culpabilidad está en esta gente, por lo menos en la conexión local. También creo en la conexión internacional, que también investigamos nosotros: las pruebas que existen en la causa AMIA indican que la orden de realizar el atentado fue dada por las altas autoridades de Irán y que fue llevado a cabo por el Hezbollah libanés.”


Los 85 cassettes que desaparecieron y el vídeo del ex juez Galeano

“Los cassettes contenían nada más y nada menos que los diálogos en los cuales los miembros de la Policía Bonaerense conversaron con Telleldín para que se entregue. Ahí se pactó la impunidad. Desaparecieron del POC porque dijeron que los regrabaron y también desaparecieron del sector 85 de contrainteligencia de la SIDE porque también dijeron que los regrabaron.

El famoso vídeo de Galeano apareció en manos de Ribelli pidiendo una ampliación de declaración indagatoria en la cual estaba intentando imputar a un policía de la bonaerense llamado Abel Brahim Ali para intentar salir de la causa. Entonces extorsionaba al juez con el video y a su vez le ofrecía la salida para que lo sobresea a Ribelli a través de una pista falsa que era este policía Alí.”

El accionar de Nisman y la denuncia que presentó

“Nisman se ocupó de toda la parte policial, e incluso él fue el que se ocupó de acusar y después hacer todas las réplicas respecto de las extorsiones que se les imputaban a los policía de la Provincia de Buenos Aires y además su participación en el atentado.

Su accionar como fiscal de la causa tendría que analizarlo un poco más. Yo renuncié en el año 2003, cuando con el cambio de gobierno le ofrecieron la unidad AMIA a Nisman.

La denuncia que hizo habría que investigarla, la leí y tiene contundencia. En los tribunales federales se abren investigaciones por denuncias anónimas. Esta denuncia tiene muchísima información, que además está sostenida en escuchas telefónicas legalmente incorporadas a la causa. El fiscal Gerardo Pollicita, que es a quien le tocó decir si había que desestimar esta causa pidió 64 medidas de prueba. Yo creo que esto hay que investigarlo incluso para decir si hay o no delito, pero no desestimarlo, me parece burdo y prematuro. El deber es investigar.”

La muerte de Alberto Nisman

Yo creo que sí fue asesinado. Todo indica así, conociéndolo a Nisman no lo veo pegándose un tiro ni loco.”

El juicio en ausencia

No estoy a favor, pero por lo menos puede ser una solución para poner sobre la mesa todas las pruebas que hay.”

Ruben Beraja, ex presidente de DAIA acusado en el juicio por encubrimiento

“Beraja de ninguna manera trabajó para la impunidad. Para mí fue un dirigente comunitario que trabajó muchísimo, las veces que lo vi lo noté muy interesado por la investigación y muy preocupado porque esto se esclarezca. Me parece muy injusta la acusación contra él.”

A %d blogueros les gusta esto: