SIRIA – GUERRA. La mirada de Página 12 sobre “la caída de Alepo” es eurocéntrica y colonialista

La deriva eurocéntrica y neocolonialista de Eduardo Febbro, el corresponsal de Página/12 en París (antes había orinado sobre el cadaver ultrajado de Muamar Gadafi) espanta. Leo a Luis Bruschtein, leo a Febbro y me digo ¡Coño, qué amplitud! Desde Barcelona, Montserrat Mestre refuta a Febbro desde una posición… peronista. Y no es un chiste: para Febbro el desacreditado presidente Hollande es socialdemócrata, para Pájaro Rojo es un gorila de paladar negro (y no le vengan a decir que todavía peor es el neoliberal Valls, que apunta a heredar el cadáver del socialismo francés). Quienes quieren convertir a Siria en lo que hoy es Libia: un yermo por el que pululan bandas armadas como en los films de Mad Max, han sido derrotados. Y Febbro lo lamenta.

Chávez le dio el sable de Bolivar a Al Assad y dijo que es “uno de los libertadores del mundo”. Esta nota también explica la nueva constitución siria, una de las más avanzadas del mundo. 

Los dejo con Montse, que la rompe.

La nota de Eduardo Febbro sobre “la caída de Alepo”

Una mirada colonialista sobre Siria, el último bastión estatal del nacionalismo panárabe, laico y socializante

 

Bachar al-Assad se ha convertido en un líder revolucionario, en el único jefe de Estado del mundo que ha sobrevivido al ataque conjunto de una amplia coalición colonial encabezada por Washington y que ha sido después ampliamente reelecto por su propio pueblo. Con esos logros entra en la Historia.” Thierry Meyssan  http://www.voltairenet.org/article184875.html

 

ejercito-sirio-alepo

POR MONTSERRAT MESTRE

“El silencio mata dos veces”, escribe desde París Eduardo Febbro hablando de Alepo –el tema que satura machaconamente portadas, telenoticias y tertulias  occidentales– sin caer en la cuenta de que la mentira mata más. Mata tanto como víctimas han habido en esta guerra que comenzó cuando un país soberano fue invadido por hasta 70 bandas diferentes de mercenarios extranjeros, armados y financiados por EEUU, Qatar, Arabia Saudí y Turquía, que ocuparon territorios instaurando un régimen de terror que supera en mucho la perversidad del nazismo y los fascismos que los europeos padecimos en el siglo XX.

Cambiar el relato y afirmar como hace Febbro que el presidente sirio Bashar al Assad es “un tirano sanguinario que arrasa casas, hospitales y escuelas” (ya puestos podría haber dicho que “tiene cola, cuernos, un tridente y es caníbal”) al cual Obama y Putin le han permitido hacer lo que quiera, es vender una historia para niños.

Es de rigor recordar que la resolución 2170 del Consejo de Seguridad de la ONU del 15 de Agosto de 2014, reafirmó “la  independencia, soberanía,  unidad  e  integridad  territorial  de  la República del Irak y la República Árabe Siria” y señaló a los causantes de “las devastadoras consecuencias humanitarias para la población civil, que han dado lugar  al desplazamiento  de  millones  de  personas”: el “Estado Islámico del Iraq y el Levante (EIIL) y el Frente Al -Nusra (FAN)” y “la repercusión negativa que su presencia, su ideología extremista violenta y sus acciones tienen para la estabilidad del Irak, Siria y la región”.

La resolución 2170 también advierte que serán objeto de persecución penal los reclutadores, financiadores y facilitadores de  los  viajes de combatientes terroristas extranjeros a Siria.

Hasta la fecha nadie ha sido capaz de obligar a EEUU, Arabia Saudí, Qatar, Turquía, o Israel a cumplir esta resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

En su relato, Febbro pone en la misma bolsa a “los rebeldes, las milicias iraníes, las iraquíes, las afganas, las del Hezbolá libanés, los grupos kurdos radicales, las tropas de Bashar al Assad y, en los últimos meses, la aviación rusa..” por un lado,  frente a la población civil.

Imagínense el despropósito histórico que sería hablar de la guerra civil española y pretender que tuvieron el mismo papel el Ejército de la República;  los militares sediciosos;  las Brigadas Internacionales; la aviación nazi;  la ayuda de la URSS a la República; y las tropas que envió Benito Mussolini para ayudar a Franco.

Además, lo que para Febbro son “rebeldes” en realidad son yihadistas, combatientes extranjeros, y si se refiere a la oposición política siria armada, yo pregunto ¿en qué país de Occidente se permite una oposición política armada? –recordemos los casos vasco, norirlandés o corso, sin ir más lejos–. Los milicianos iraníes y libaneses son voluntarios en la lucha para liberar el territorio sirio; los kurdos defienden su propia tierra; las “tropas de Bashar Al Assad” son en realidad las Fuerzas Armadas de la República Árabe Siria. Los militares rusos son los únicos que están en Siria legalmente, de acuerdo al Derecho Internacional, porque su presencia fue solicitada por el gobierno de Damasco, el único reconocido por todo el mundo.

Decir que “en Alepo ha muerto la modernidad y todas las esperanzas que nacieron con ella” no tiene ningún fundamento histórico, lo mismo que calificar de “revolución siria”, a una más de las  sopas enlatadas de “primaveras árabes”, gama para el mundo islámico de la colección “revoluciones de colores” exportadas  por las factorías Soros & others.

Como un adolescente que recita de memoria páginas de historia mal aprendidas, Febbro suelta “Guernica, Gaza, Chechenia, Ruanda, Sarajevo, Srebrenica”, como cuentas del mismo rosario en el que enhebra a Alepo. Es curioso que su enumeración no incluya nombres más recientes: las ciudades destruidas en la invasión ilegal de Irak en 2003; el bombardeo de la OTAN a Libia en 2011, que redujo a piedras la ciudad de Sirte,  hoy territorio del EI donde se está combatiendo calle por calle; o Mosul, donde los civiles están en medio del combate entre el ejército iraquí y los yihadistas, en una situación idéntica a la de Alepo pero de la cual ni Febbro ni la mayoría de los periodistas occidentales no dicen ni pío porque allí no hay rusos contra los cuales hacer propaganda.

Tampoco Febbro incluye en su lista a Yemen, una agresión gratuita al país más pobre del mundo, liderada por Arabia Saudí con el apoyo de EEUU y Reino Unido, sobre la cual se extiende un silencio abrumador  a pesar que de sus 24 millones de habitantes: 3 están desplazados en campos de refugiados; 14 padecen inseguridad alimentaria y 7 malnutrición severa (370.000 son niños); hay cólera, no hay electricidad ni agua potable y las infraestructuras del país están a punto de colapsar definitivamente.

Cuando Francia bombardeó Raqa –la autoproclamada capital del EI en Siria– tras los atentados de París, todos los medios corrieron un tupido velo sobre las víctimas civiles que seguramente hubo. Por ellos no doblaron campanas en Occidente.

No quiero olvidarme de las 5.000 niñas y mujeres yazidíes que permanecen como esclavas sexuales de los yihadistas, en una situación peor que la muerte porque sufren a diario todo tipo de violencia.

A la liberación de Alepo de manos de los yihadistas, Febbro le llama “caída de Alepo”, ¿quiere decir que había que dejarla en manos del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y del grupo Ahrar al-Sham?

Siguiendo en la línea de desatinos, afirma que “Obama decidió no plegarse al proyecto francés de intervención directa y dejar que Rusia, de nuevo su aliado (?), reparara el desastre” (!). Pues bien, la administración de Obama no sólo no resolvió el tema sino que hizo y hace todo lo posible para que se eternice: EEUU sigue armando y financiando a los grupos terroristas; suspende los bombardeos para que los yihadistas puedan reagruparse y volver a reconquistar las zonas liberadas (como ocurrió en Palmira); sus aviones ponen en peligro a los aviones rusos; etc., etc. Para vencer al EI hay que poner hombres sobre el terreno, sacrificar vidas propias y ningún estado salvo Rusia está dispuesto a hacerlo.

El propósito de los medios hegemónicos –¡y de Página 12!–al divulgar una versión falsa de los sucesos de Siria es forzar un cambio de gobierno  con el “loable” objetivo de devolverla a la Edad de Piedra como a Irak, Afganistán, Libia o Yemen. Entonces sí que van a morir la modernidad y las esperanzas porque el mundo se va a acercar cada vez más al punto de no retorno.

Comentarios (14)

  1. ruben oscar Nocera

    Menos mal que no soy el unico que se indigno ayer al leer el articulo de este “periodista in dependiente” en Pagina 12 (que la va de Progre en lo interno y tiene una mirada alineada con lo peor del Atlantico Norte.)

    1. Ana Lía Pujato (@pujapais)

      hace ya muucho que lo “dejan” publicar su bosta.
      ya escribí quejándome; tuiteo criticándolos cada vez q aparece una nota de ese cerdo pero
      me queda la duda de si (además de estúpido) es independiente…
      hoy busco en el p12 sólo noticias nacionales; en lo global está claro dónde se alinearon.

  2. Ana Lía Pujato (@pujapais)

    yo no lo leo más, hasta xq ya sé qué va a decir.
    tuiteo todo lo que puedo contra las notas cada vez más tendenciosas del p12.
    escribí a bruchstein cdo murió el h dp sionista premio nobel y ellos publicaron la oda a él y a obama (le mandé lo de fisk, corresponsal de ellos, insospechable de ser de izquierda)…
    lo de febbro es vomitivo, x asqueroso y estúpido, él debe ser ambas cosas, pero… ahí hay editor, director y demás.
    entonces, busco en el p12 algo de info sobre argentina (estoy en brasil) pero en internacionales ya sé cómo juegan (sutilmente pero se les nota el antichavismo, también): el dictador assad y su régimen; todos somos charlie; febbro enloquecido buscando testimonios en méjico al día siguiente de ganar trump; todo el diario frenético publicando cosas contra trump cdo el resto del mundo (menos los yankis, obvio) había parado…
    hasta rep entró en ésa; lástima, hasta ahí lo admiraba. pero si lo hizo para comer seguir morfando es un cobarde; y si no, una porquería.
    en síntesis, el p12
    FUE

  3. Eduardo Paveto

    Muy bien lo escrito por Montserrat Mestre.
    Eduardo Febbro es un tipo que está “inmerso” en la sopa informativa europea y sube y baja con la marea.
    Pienso que lo influye quizás no tanto en el plano intelectual sino relacional. No quiere quedar aislado de su mundillo.
    Es un chico con buen fondo progre, humanista, “asqueado por el cinismo del mundo”. Enfin, un bien pensante inútil, desde el punto de vista de un militante.
    Pero Febbro es un “periodista” y no un “periodista militante”. Hay que leerlo con distancia.
    Podría, en cierta manera “personificar” a Página 12, un buen diario, no un “órgano de prensa”. Hay que leerlo con cierta distancia también.
    Seamos tolerantes.

    1. Juan José SalinasJuan José Salinas (Publicaciones Autor)

      A pesar de estar peleado con Jorge Lanata desde antes (desde El Porteño) y no haber podido participar del duario, e incluso de haber sido ninguneado y perseguido por sus autoridades, siempre ha sido mi diario de referencia por muchos motivos, entre ellos el generacional, y siempre, desde su primer número lo he comprado y lo leo. Pero estas últimas notas han rebasado la medida de lo que es posible soportar en silencio.

  4. El Gallo

    Y bueno !
    Si es corresponsal en París … bien eurocéntrico será !

  5. Alejandro Moujan

    Sigo comprando p12 los fines de semana nada más que por solidaridad con mi canillita del barrio, pienso, tal vez ingenuamente, que estoy colaborando para que no tenga que cerrar. Por lo demás se fueron al carajo, da pena.

  6. ignasi orobitg gene

    El 14-12-2016,la web iniciativa-debate,publica un artículo con el título:
    ” La heroica Alepo cae en manos del genocida Al Assad “.
    El autor es miguel llamas y escribe en nombre de izquierda socialista (argentina ).
    En resumen:la coincidencia de “fake news ”
    -falsas noticias – .
    ánimos.

    1. julia

      ¿ES CONOCIDO ESE MIGUEL LLAMAS O ES COMO LOS HERMANOS WERMUS, USARDOR DE ALIAS?

  7. Lita Argirio

    A mi me pareció lo mismo.

    Durante el ataque a Libia P12 se comportaba como un vocero de la OTAN, el mensaje era el mismo.

    He buscado notas donde Febbro se desgarrase los las muertes civiles que causó la OTAN en Libia y nada… claro, porque esa vez ganaron los que hacen que su ano se humedezca. Ahora que ganó la gente que desprecia pone el grito en el cielo por las víctimas civiles…

    ¡¡ANDA A CAGAR FEBBRO!!

  8. Joseluis Lopez

    Con ese corresponsal de Página 12 discutí vía mail durante la intervención europea en Libia. Recuerdo haberle dicho que leer sus notas en un diario como Página fue decepcionante y que tranquilamente podría haber sido escrita para un periódico occidentalista y neoliberal-conservador.

  9. Pingback: SIRIA – GUERRA. Récord de hipocresía | Pájaro Rojo

  10. Martina Soto-Kohler

    Coincido con Eduardo Paveto, mas tolerancia. Yo no leo mas P.12 simplemente porque no aparece mas en mi mail. Ignoro las razones. Tenia articulos locales bien escritos, por lo demas leo Pajaro Rojo, y todo bien. Feliz año 2017!

  11. Luas Deloshigos

    De verdad muchachos, sus comentarios dan verguenza. Mezcla de cobardes que comen bien todos los dîas, tienen lindas ideas moralees, insultan a todo el mundo, dan pruebas de una ignorancia descomunal y encima son cômplices de asesinos internacionales en nombre de la lucha contra el imperialismo. Un asco. A ver, pseudos periodistas cuando se dan una vueltita por alguna guerra pobres rojos pelotudos.

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: