CARRIO VOLVIÓ… y cambió de tema, emprendiéndola nuevamente con un Lorenzetti en falsa escuadra

lorenzetti

Fuegos de artificio y cortinas de humo. Me enteré escuchando de soslayo la tele de que, en lugar de hablar de tantos temas pendientes, Carrió la emprendió nuevamente con Ricardo Lorenzetti por un asunto de cheques y clubes de fútbol, y que también sugirió que cuando el presidente de la Corte Suprema se llevó por delante en sus pagos de Rafela una moto con dos jóvenes, uno de los cuales acaba de fallecer, estaba bebido. No sé lo primero, pero esto último hace pensar que se trata de fuegos de artificio para tapar el estruendoso silencio al cual nos venimos refiriendo. Porque es elemental que el control del alcohol en sangre (como quien dice, «soplar la botellita») o se hace en el momento o ya no se puede hacer, por lo que sacar a relucir su inexistencia ahora es un saludo a la bandera, carente de toda efectividad práctica (más allá de que basta ver como quedó la trompa del auto de Lorenzetti para descreer de su versión de que fue la moto la que lo embistió y no al revés). Pero bueno, ya sabemos que en la Justicia impera una lógica que a veces a los legos se nos escapa. Baste decir que Milagro Sala sigue presa y condenada ¡a hacer tareas comunitarias! mientras Carlos Pedro Blaquier sigue libre, y que el juez Bonadío mató en defensa propia a dos personas por la espalda. Para qué seguir.

rafela

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: