LIBROS – EL CASO NISMAN. Elogios: “Un antídoto contra un estado de confusión que prologa el olvido”.

No entro en Facebook todos los días o, mejor dicho, no reviso los mensajes que se me envían a través de él todos los días, y ni siquiera día por medio. Así que leí hoy un mensaje enviado por Álvaro C. Otero el pasado 18 de diciembre. Dice así:

Juan acabo recién esta madrugada “Caso Nisman, secretos inconfesables”. Mi aplauso. Excelente investigación, envidiable prosa, no dejaste cabo por explorar. ¿Para cuando “Caso…” II? Me propongo comentar el libro en mi blog Nuevo Microcosmos. Abrazo.

Me metí pues en el mencionado blog y me encontre con este comentario que reproduzco ya que hace 39 años que murió la última de mis cuatro abuelos (la amorosísima vasco-asturiana Mamámarichu -porque no dejaba que la llamara “abuela”- que de manera simplificada mis hermanos y yo llamábamos “Mamarichu”- y no tengo a tantos que hablen bien de mi. JS

Embajada, AMIA, Nisman y otros casos analizados por Juan Salinas

 

“Caso Nisman: secretos inconfesables I”

 

caso-nisman-secretos-inconfesables-vol-1

(Por Por Álvaro C. Otero). – Juan Salinas es un periodista notable aunque poco conocido por el gran público. Tiene una prosa ágil y fácil de comprender pese a especializarse en información policial, que requiere pericia técnica en lo periodístico, lo jurídico y lo criminalistico. Y también, en lo político con lo que existen conexiones entre hampa, policía y poder.

Escritor fecundo, su último libro publicado es «Caso Nisman: secretos inconfesables. “Suicidios” en serie, tráficos ilícitos y masacres de la Embajada de Israel y la AMIA», Editorial Punto de Encuentro.

Cronológicamente, la investigación comienza en los 90, los tiempos neoliberales del menemismo, y se acerca a nuestros días con la elección de Mauricio Macri y el suicidio del fiscal Alberto Nisman, hechos todos de 2015. No ajenos entre sí, según la tesis de Salinas.

Salinas fue convocado por la AMIA para elaborar con otros periodistas una investigación profesional del nefasto atentado que provocó cerca de 100 muertes. A partir de allí tomó conocimiento íntimo de las investigaciones sobre la explosión en la Embajada y el siguiente ataque a la AMIA. Como corolario de sus análisis, no acepta la tesis de la voladura a partir de ataques con camionetas cargadas de explosivos a cargo de conductores suicidas por cuestiones religiosas. Tampoco la que sindica a Irán como el organizador de ambos estragos, tesis que según dice es parte de la estrategia de EE UU e Israel para aislar y debilitar a la potencia petrolera de Medio Oriente.

Salinas comienza analizando aspectos de la tarea de Nisman en varios expedientes originados en sucesos políticos armas en mano, como el ataque del Movimiento Todos por la Patria a un cuartel de la zona metropolitana en las postrimerías del gobierno de Alfonsín. El fiscal muerto en su departamento de Puerto Madero al comienzo de 2015 intervino en parte del expediente, así como participó en la causa de las escuchas ilegales que Macri había mandado realizar a dirigentes judíos, además de a su cuñado. Los personajes que aparecen en todas las investigaciones a las que se refiere el libro aparecen como “personal” de Yabrán en el homicidio del fotógrafo José Luis Cabezas, y tienen extraños vínculos con los atentados.

A partir del primer atentado se produjeron muertes dudosas, asesinatos con escenas del crimen amañadas para aparentar suicidios. Zurdos que sugestivamente se suicidan utilizando la derecha para empuñar el arma fatal, por ejemplo. Hechos tan “raros” como el supuesto suicidio de Lourdes di Natale, ex secretaria de Emir Yoma, que reveló los nexos entre la familia política del Presidente Menem con traficantes de armas y todo tipo de contrabandos.

Se mencionan asimismo las vinculaciones con toda la madeja de sucesos y participantes de varios oficiales que participaron de los motines carapintadas.
Algunas constantes alrededor de la AMIA, y los otros “casos” registrados por Salinas son llamativas. Por ejemplo, la participación de la jueza Palmaghini en parte de la investigación sobre el atentado a AMIA y en la muerte de Nisman.

“Caso Nisman: secretos inconfesables” es un libro llamativo. Escrito con pasión, Salinas es dueño de una prosa ágil e interesante, y de una capacidad para examinar a fondo sus temas. Elabora explicaciones muy lógicas de los sucesos que aborda, lo que le otorga a su texto un considerable poder de convicción.

Por desgracia, la investigación original sobre el atentado a la AMIA (y también sobre la Embajada) fueron trabadas por una verdadera complicidad, sino en la planificación sí en la determinación de autores y motivos. Complicidad que debe atribuirse al gobierno argentino en el momento de los dos atentados, y la infructuosa investigación que tuvo a su cargo Alberto Nisman, a quien Néstor Kirchner confió grandes presupuestos para proseguir investigando después de las fallas del ex juez Galeano y los ex fiscales Mullen y Barbaccia, jefes en su momento del propio Nisman.

No hemos sido sino pasivos lectores de diarios y oyentes de informativos de radio y TV. Si sumamos ese comienzo a las acciones destinadas a despistar al poder judicial y a las fuerzas de seguridad, se llega a un estado de total confusión que es el prólogo del olvido. Para evitarlo hay periodistas como Salinas que conocen muy pero muy a fondo los expedientes judiciales armados en cada ocasión, elaboran sus teorías y nos suministran valiosos materiales para comprender qué puede haber sucedido en estos momentos oscuros de la historia reciente.

A %d blogueros les gusta esto: