CASO BRIAN AGUINACO – BOCA JUNIORS. Macri y Angelici se quieren sacar de encima al pibe sicario como si fuera una papa hirviendo para no tener que explicar su relación con la barra brava de Boca

 

not_867650_29_133513_m

Al momento de escribir estas líneas desconozco si el menor BJV que asesinó a otro pibe, Brian Aguinaco (foto), disparándole a la cara el sábado 24 de diciembre alrededor de las 14.30 en la esquina del pasaje Robertson y Asamblea, barrio de Flores, está en el país o ya fue embarcado en primera clase en un vuelo hacia Lima, Perú, tal como dispuso en total secreto el gobierno amarillo. El muchacho asesino tiene la doble nacionalidad argentino-peruana y en la capital del Perú tiene una abuela dispuesta a recibirlo. Sacarlo del país entre gallos y medianoche es una misión secreta que Daniel Angelici, presidente de Boca, le encomendó a su esposa, María Inés Belloni (ambos juntos en la foto), quien a su vez le pidió ayuda a Isabella Karina Leguizamón, su mano derecha en la Fundación Unidos para Amar que, según su página web, se dedica a “mejorar la calidad de vida de niños y jóvenes en situación de riesgo social”. En la operación, asegura una fuente del oficialismo en la villa 1.11.14 (donde el padre del menor asesino es un narco peruano muy conocido) también participó el presidente del Consejo de la Magistratura de la ciudad, Enzo Pagani, a su vez director de la fundación Boca Social en la que también participan Belloni y Leguizamón. Y es que el muchacho se ha convertido en una papa hirviendo que todos quieren ver lejos. Su padre, Albert Cruz Villanueva, fue a encontrarse con él al aeropuerto de Santiago de Chile pero las autoridades lo devolvieron a Buenos Aires en el mismo avión que llegó en una maniobra dudosamente legal; su madre, dicen, está en régimen de detención domiciliaria con una tobillera y a pesar de las muchas polémicas distractivas sobre la eventual baja de la edad de imputabilidad penal, lo cierto es que no hay leyes retrospectivas y el muchacho es inimputable: lo único que puede hacer la justicia es internarlo en un instituto de menores.
El dato decisivo es que el menor, de frondosos antecedentes, forma parte de la barra brava de Boca y habría trabajado como “mula” para conocidos barrabravas de Boca Juniors vinculados a Angelici, por lo que tiene cosas para contar. ¿Capisce? Esa certeza habría hecho que al más alto nivel se haya tomado la decisión de librarse de él y de la posibilidad de que alguien se ponga a investigar a quién reportaba dentro de “la 12”.
Nuevamente llama la atención el silencio de Elisa Carrió, archienemiga de Ángelici, lo que abona la hipótesis de que se ha callado la boca acerca de asuntos tan relevantes como la incorporación por decreto de Macri de sus propios familiares al blanqueo de dineros fugados (prohibido taxativamente por un artículo de la ley que ella impulsó) porque no quiere que se ventilen en público los tropiezos con la ley en materia de sustancias psicotrópicas ilegales que ha tenido su hijo mayor, Enrique Santos, radicado en Gualadajara, México.

 

 

 

Comentarios (7)

  1. Mariano Quiroga

    Esto andaba circulando por redes sobre el otro Brian, el peruano.

    EL OTRO BRIAN
    Él llegó a 5to grado unos días después del comienzo de clases, proveniente de Perú. Era 2011 y yo también recién llegaba a la escuela de Flores del distrito 11, como maestro.
    Brian era inquieto, brusco y con su cuerpo morrudo, empujaba y golpeaba. Se quejaban de él muchas nenas porque decían que era bruto. Con mi compañera C. lo observábamos en los recreos y era claro que no tenía mala intención. Brian no sabía jugar, y buscaba su lugar en un grupo nuevo.
    En esos meses fuimos descubriendo que su familia era un disloque. El padre reapareció después de mucho tiempo, no estaba claro procedente de dónde.
    Cuando uno conversaba tranquilo con Brian, decía que se ponía muy triste porque extrañaba a su abuela de Perú. En su relato, la abuela era quien casi los había criado a él y a su hermanita.
    Durante 5to grado la lucha fue para que aprendiera a relacionarse mejor con sus compañeras y compañeros. Le costó pero finalmente hizo amigos y hasta jugaba en los recreos con algunas nenas sin problemas. Pero su inquietud y dispersión en el aula eran constantes.
    En varias oportunidades contándome sobre su abuela, lagrimeaba y cuando lo abrazaba se aferraba como si eso le faltara desde siempre.
    Los padres estaban separados, y se peleaban mucho por los temas cotidianos. Brian me contaba que él quería estar con el papá más tiempo, y se ponía muy triste contando las discusiones. A veces venía sin los útiles porque habían quedado en lo de su mamá y él venía de lo de su papá. Estas situaciones ocasionaron mi pedido de reunión con los dos padres juntos. Mi planteo fue que debían unificar el mensaje a Brian, más allá de sus diferencias porque a él le hacía mucho mal que lo pusieran en el medio de sus diferencias, y que esto afectaba su trayectoria escolar y sus vínculos con los compañeros.
    En 6to Brian ya era un toro. Más grandote y menos inquieto, pero más triste. A poco de comenzadas las clases me contó que su hermano había caído preso, y que lo extrañaba mucho. Cuando cité a la mamá, ella lloraba y decía que todo era un error, que su hijo era inocente y se quejaba como siempre de la ausencia del padre.
    Brian un día vino llorando diciéndome que había muerto su abuelita en Perú.
    A partir de mayo Brian comenzó a estar deprimido y ausente. Su mamá se fue a Perú mucho tiempo y si le preguntaba se ponía a llorar. Siempre buscaba y hasta me pedía que lo abrace.
    Su estado de ánimo me preocupaba mucho, y decidí hacer un informe pidiendo la intervención del Equipo de Orientación Escolar. Nunca recibí ningún tipo de respuesta.
    Recuerdo muy bien que en 2013, ante una dificultad, discutí con la psicóloga y entre otras cosas, le reclamé el no haber nunca respondido al informe sobre Brian.
    Hoy Brian está en los noticieros. Con una capucha lo suben a un patrullero, lo acusan de asesinato y ya casi lo condenan. Dicen que por ser menor no sufrirá la pena que le corresponde. Dicen que su familia son narcos. Dicen que su madre en sociedad con su padre, traficaban desde o hacia Perú.
    Dicen, y dicen…
    Pero para mí Brian es mi alumnito inquieto, solo, triste y hasta deprimido por su falta de afecto.
    Para mí, Brian es tan víctima como el otro Brian, ese nene que cayó baleado.
    Pareciera que si a la gente la matan despacio desde chiquita, no la matan. Que sólo si muere en minutos es un crimen.
    Mi fin de año se tiñe de una tristeza inconmensurable.
    Pero mi consciencia está tranquila. Yo hice todo lo que estaba a mi alcance.
    Los que pusieron un poquito de desatención y los que no hicieron lo que tenían que hacer, espero les remuerda la consciencia, un poco aunque sea.
    Estropear la vida de un niño, es imperdonable.

    Fernando Casas E.
    Prof. para la Enseñanza Primaria

    Responder
    1. Juan

      Vaya a contarle eso a los padres que han perdido a su hijo, a ver qué le contestan…

      Responder
  2. patricia

    En relacion a la nota de Brian me parece que no suma y es atentatorio con la privacidad del joven devir que tiene un frondoso prontuario y que era dealer de ña Barra Brava de Boca. Me parece que por denunciar a los “matrimonios”juridico/ejecutivo en un siniestro combo de justicia/ asistencialismo, No hay que ponerle mas peso a Brian que ya bastante tiene con el peso demagógico punitivo. , y con dolorosa vida que ha tenido, dejemos que la justicia trabaje. Estemos atentos a las operaciones.Y DEFENDAMOS LOS DERECHOS DE LOS PIBES Y PIBAS. MAS POLITICA PUBLICA.

    Responder
    1. Sol

      Claro, porque la familia de Brian Aguinaco no tiene suficiente con que hayan matado a su hijo porque se les dio la gana… yo tampoco tuve una vida facil y jamas sali a sacarle nada a nadie y menos agarre un arma. El primer derecho es a la vida, lo que justamente le arrebataron a Brian Aguinaco. Y si hablamos de derechos, lo que menos se merecen esos dos delincuentes (sea del pais que sea, raza, credo o lo que quieras) es pagar por lo que hicieron. Este es el pais de VIVA LA JODA. Y decime que politicas publicas sugeris? Al colegio fue (educacion tuvo), el hermano (delincuente tambien), estaba hospitalizado (salud publica tambien tienen), algun plancito si laburan en negro tambien tienen, metodos anticonceptivos gratis tambien tienen (y me consta), entonces decime… que mas el gobierno puede hacer? Anda a otro pais a ver si como extranjera al menos te atienden gratis en una guardia….

      Responder
  3. El Gallo
  4. Pingback: CONFIRMADO: El asesino de Brian Aguinaco ya se encuentra en Perú (Angelici suspira aliviado) | Pájaro Rojo

  5. vivian

    pero no entiendo, ese menor acaba de ser deportado con solamente un juicio mediatico que parece que es lo que decidió al juez, sin sentencia judicial, no está probado que haya cometido algun delito, no reproduzcamos esa información que aún no está probada

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: