GHILINI: “Este no es el gobierno de un partido de derecha, es una “task force” de los buitres”, dice Horacio Ghilini (SADOP-Corriente Federal de los Trabajadores)

Ghilini, profesor de Filosofía y secretario adjunto del gremio de los docentes privados estima que ya es hora de que la CGT convoque a un Confederal y se aboque a construir un Frente Nacional que derrote a la task force o, como se lo ha llamado aqui repetidas veces, el Partido del Extranjero.

GHILINI: “hay que construir una alternativa política a nivel de movimiento obrero”

Horacio Ghilini pasó por el aire de La Señal, en Radio Gráfica, donde analizó las políticas educativas del gobierno nacional en una semana conflictiva por los hechos que se sucedieron en el Ministerio de Educación. También hizo referencias políticas más generales y sobre el rol de las organizaciones gremiales en este presente político en donde afirmó: “Es hora de poner al movimiento obrero en un gran frente nacional”.

La educación pública atraviesa tiempos poco propicios con el macrismo en el gobierno. En la última semana hemos asistido a un conflicto en la cartera que dirige Esteban Bullrich con 400 despidos de administrativos y  2400 trabajadores más con sus puestos en riesgo al discontinuar las capacitaciones a distancia por internet, pero la política de vaciamiento es aún más profunda.

Horacio Ghilini en primera instancia es un hombre del ámbito educativo, pero además un histórico dirigente del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) y del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA), uno de los emblemas de la resistencia a las políticas neoliberales durante los años noventa.

A pesar de su recorrido en el gremio de los docentes de la educación privada, Ghilini, reivindica la importancia de la educación pública privilegiando una mirada política amplia más que sectorial.

Cuenta una anécdota para graficar su postura de cuando era dirigente del MTA: “Nosotros en los noventa habíamos hecho las ollas populares con el MTA” relata. “El secretario privado de Menem, me llama y me dice: ´¿cómo van a estar en las ollas populares? Nosotros ponderamos la educación privada´. Yo le decía que nosotros defendemos la libertad de enseñanza, pero no la privatización de la educación que termina en una elite. Creemos que la educación pública, de gestión privada, es una alternativa importante que hay que sostener. Es un servicio público”.

Veinte años después vuelven, en un lamentable déjá vu, muchas de las mismas ideas que fracasaron en términos sociales en el pasado reciente de la Argentina. Ghilini argumenta: “Estamos ante un gobierno que desprecia la construcción de un sistema educativo público que genere inteligencia, valor agregado,que forme ingenieros. Se vienen los noventa con aquella idea de que es mejor recibirse en una universidad extranjera. Se viene la fuga, lamentablemente, de la creación más delicada que tiene un pueblo que es el tema de la cultura y la inteligencia. Deliberadamente, así como se genera un deterioro del mercado interno, así como se genera un deterioro del trabajo y hay desocupación. Se generan recursos para multinacionales que no va a convalidar de ningún modo la paritaria docente, la investigación. Es un panorama previsto sabiendo cómo juega este tipo de ortodoxia monetarista del modelo, pero muy negativo para los trabajadores y los docentes particulares”.

Resume Ghilini: “Este gobierno va a buscar la elitización, la palabra privado para ellos es una cuestión de privilegios, para pocos”.

También se refirió a la política de modo más amplio, a la estrategia que va a tomar la Corriente Federal de Trabajadores de cara a un proyecto que busca disciplinar a las diferentes fuerzas sociales, entre ellas fundamentalmente al movimiento obrero organizado.

“Así como hay que ser solidarios con los desempleados, con lo que está pasando en la toma de educación e investigación en el Conicet. Hay que estar al lado en el dolor, pero también hay que tener un tiempo en la construcción de una alternativa no solamente política, hay que construir una alternativa a nivel de movimiento obrero” afirmó el dirigente de los docentes privados.

Continuó su argumentación en esa senda: “La CGT debe convocar a un Confederal, está siempre atrasada en cuanto a los requerimientos del ahora. Me parece que es hora de que pongamos al movimiento obrero en la construcción del frente nacional. Nosotros lo hemos hecho poniendo en publicidad nuestros 26 puntos (en referencia al programa impulsado por la Corriente Federal de Trabajadores)”.

Respecto a la profundización del programa reveló: “Vamos a tratar de converger con los compañeros de la CTA de Yasky, desde marzo,  para construir este proyecto técnico político donde creemos que la clase trabajadora se juega su rol histórico de elaborar las propuestas. No hay mejor defensa que un buen ataque para que el pueblo tenga una alternativa que pueda desplazar democráticamente a este gobierno, que no es de derecha, han ganado los buitres. Es una task force más que un partido político” finalizó.

Deja un comentario