FILIACIONES. Los Macri, de la ‘Ndrangheta

El final me parece un poco forzado, pero la nota bien vale la pena.

Andragathos

Palabra que proviene del grecoitaliano, usado en Calabria. Constituida por: anér/andròs –hombre– y agathòs –bello y bueno, entendido como valeroso o corajudo–. En los dialectos calabreses da origen a la palabra ‘ndranghita, que italianizada se vuelve’ndrangheta.¿Qué tienen que ver todas estas palabras con la Argentina? Andragathos, ‘ndrangheta e ‘ndrina están ausentes de la lengua y del léxico político argentino, pero reverberan en la teoría del Estado de un año a esta parte.

Historizando. ‘Ndrangheta es –básicamente– poder. Espeso, antiguo, confiable. Nació en Calabria y desde ahí se proyecta, aún hoy en día, hacia el resto del mundo. Es una palabra que concentra prestigio, control del territorio y dinero. Varios testimonios han sido escritos sobre este tema. El tema de la ‘ndrangheta, sobre todo en Italia, cuenta con una bibliografía grave y profusa. Un texto relativamente reciente, que no sigue la pista argentina, es el de Enzo Ciconte, ‘Ndrangheta (Rubbettino, 2011).

La ‘ndrangheta es la organización mafiosa calabresa que descansa sobre una estructura familiar y cuyos primeros rastros se registran hacia 1850. Su estructura organizativa se funda sobre la ‘ndrina: la familia natural, que luego se amplía hacia otra familia: la mafiosa. Cada familia desarrolla su actividad sobre territorios muy definidos y de esto desciende que en Calabria, desde la creación del Estado nacional, existe el poder de las instituciones democráticas y un “contrapoder” que no se puede soslayar, sobre todo cuando se trata de discutir negocios económicamente relevantes. La ‘ndrina es el secreto del éxito de la ‘ndrangheta en el plano criminal, junto con una política, autoimpuesta, que prefiere las bambalinas a las luces del escenario. Y a través de la ‘ndrina, la ‘ndrangheta se infiltra en la política y en las instituciones. O sea, en el Estado: que a menudo ha puesto esta organización bajo su protección, otorgándole todo tipo de impunidad. A partir de 1980, en distintas ciudades y pueblos calabreses empieza a manifestarse una gestión de intereses comunes entre la ‘ndrangheta y la política; y la frontera entre esos órdenes era y es aún hoy muy sutil, a menudo indistinguible.

Al comienzo la ‘ndrangheta era una organización ligada a la tierra y a sus productos. La acumulación de dinero de los mafiosos calabreses tenía su origen en el trabajo de la tierra. En un segundo momento, relacionado con el proceso de urbanización de la región, se dio un encuentro entre la política y la ‘ndrangheta y esta empezó a especializarse en la obra pública, la edilicia y la infraestructura. Sin abundar en detalles: el mayor puerto calabrés, el de Gioia Tauro, fue construido y está controlado aún hoy por familias ndranghetistas. Un nudo de intereses, lícitos e ilícitos, se articuló alrededor de estudios de arquitectos e ingenieros y políticos. La ‘ndrangheta empezó a codearse con administradores, hombres de la política y de gobierno en actividad. En síntesis: en apenas dos generaciones la ‘ndrangheta dejó de ser una organización criminal de cuño regional y rural para transformarse en otra, integrada por modernos empresarios con doctorados de universidades muchas veces privadas, capaces de expresarse y hacer negocios en varias lenguas.

Contrariamente a las otras mafias italianas, los integrantes de las ‘ndrine no se dedican sólo a poner en marcha actividades ilegales o negocios más o menos “legales”, sino que reproducen formas precisas del hacer-comunidad. Esto es: identidades, valores, aspiraciones. Se trata de una asociación secreta que cruza una red extremadamente densa de parentesco con intereses políticos: en el pasado, con la Democracia Cristiana y con el Partido Socialista Italiano; más cerca en el tiempo, previsiblemente, con la Forza Italia de Berlusconi, y con logias masónicas como la célebre P2. Lamentablemente, ni siquiera el PCI estuvo a salvo de estas relaciones. Esta porosidad puso/pone en estado de crisis la democracia de una región del Estado italiano: Calabria.

En términos más amplios, la ‘ndrangheta puede ser considerada una “estructura de pensamiento” que pone en diálogo lo local con lo global. Intersecta dos dimensiones antitéticas: lo arcaico, con sus ritos centenarios, y lo ultramoderno. Costumbres ancestrales y economía globalizada. Se trata de una mafia de rituales antiguos, muchas veces salvajes, pero también sujeto dinámico con extraordinarias capacidades empresariales: desde el contrabando de cigarrillos hasta la compraventa de droga y armas. Capaz de ejercitar desde siempre un poder distinto, alternativo al del Estado, un potente control social –violento, expresión siempre de valores antihumanistas: el desprecio por la vida– sobre su propio territorio y, en paralelo, lista para aprovechar las oportunidades habilitadas por la globalización. De hecho, a partir de la década de 1990, la ‘ndrangheta empieza a moverse sobre un escenario internacional –con relaciones que van desde la mafia turca hasta los carteles colombianos– como una organización capaz de ocuparse fundamentalmente de dos rubros: armas y drogas. Pero hay también otros, por ejemplo las licitaciones y financiamientos públicos italianos y europeos, las inversiones inmobiliarias, operaciones financieras, la gestión de la sanidad pública.

La dirección actual de esta ‘ndrangheta transnacional está marcada por su emergencia en el mundo de la legalidad, por la legitimación de sus riquezas –acumuladas en Calabria o en el extranjero–, y porque sus miembros ocupan bancas políticas en aquellos países en los que la ’ndrangheta opera.

Los apellidos gozan de una larga permanencia en el friso histórico de la ‘ndrangheta, gracias a una estructura familiar que se ensancha de varios modos. Piromalli de Gioia Tauro, Tripodo de Sambatello, De Stefano de Reggio Calabria, Nitra de San Luca, Macrì de Siderno.’Ntoni Macrì, el prestigioso jefe de la ‘ndrangheta de Siderno, comandaba también la zona de Locri, ciudad que dio pie a la formación del Siderno group en Canadá. Los apellidos de estas familias se ampliaron regionalmente, a través de matrimonios. A nivel nacional e internacional, a través de los múltiples fenómenos migratorios de Calabria hacia el mundo. Una región pródiga para con la “inmigración colonizadora” fue, por ejemplo, el Río de la Plata. Basta volver a los apellidos que soportan los personajes de la literatura social de Boedo. Pero también se encuentran en el mundo de la política local actual.  Apellidos y lógicas: maneras de hacer. La designación en el Gobierno de empresarios en áreas especializadas del Estado revela un reclutamiento de funcionarios entre amigos y familiares, vínculos ultracercanos. Estas elecciones están vinculadas a una lógica “familiar”. Porque la familia es un bien que hay que cuidar, en Calabria y en la Argentina. ¿Explicará esta lógica la condonación de la deuda (70.000 millones de pesos) del Correo Argentino, administrado por una empresa del grupo Macri, para con el Estado nacional? ¿Será casualidad que hace unos días en el puerto de Gioia Tauro, construido y controlado, como dije, por la ‘ndrangheta, hayan desembarcado 55 kilos de cocaína procedente de la Argentina, por un valor estimado de 11 millones de euros (unos 200 millones de pesos)?

* Universidad Nacional de General Sarmiento/Conicet.

A %d blogueros les gusta esto: