CONCIENTIZACIÓN. Cuando no tengas ni yerba de ayer sabrás de que lado (de la famosa grieta) estás

POR CARLOS BALMACEDA

Editorial de Leonardo Greco en VCQ, hoy.

Querido argentino:

Contáme, ¿cómo va la digestión del plato de mierda que te hizo comer Nicolas Wiñazky?
Perdón, perdón para aquellos que estén almorzando, pero les recuerdo que el Papa Francisco, hablando de los medios, dijo que hay gente con tendencia a la coprofagia, a la que le gusta comer la mierda que le sirven algunos medios y periodistas.

Y lo que hizo Wiñazky, y lo que vos aplaudiste, querido argentino, o Mordisquito del siglo XXI, fue servirte el plato con guarniciones, ponerlo a Baradel en el menú y sazonarlo con finas hierbas de gorilismo.
Para el que no lo vio, Wiñazky le preguntó a Baradel, si era docente.
A un dirigente sindical que militó en su gremio, levantó con otros la Carpa Blanca en los noventa y llevó adelante cada reclamo docente de los últimos veinte años, Wiñazky le preguntó si era docente.
Baradel fue preceptor, un trabajador docente, afiliado de SUTEBA, que, autorizado por el estatuto de su gremio, puede postularse para cualquier cargo en su sindicato.

La pregunta no es inocente. Y si no, invirtámosla: preguntémosle a Wiñazky por su título de periodista. No, no, gordito, el que me estás mostrando es el de Letras de la Universidad del Salvador. Título de periodista, papá. Pe-rio-dis-ta.
No tiene. ¿Y sabés por qué? Porque no es necesario. Porque a diferencia de éste que te habla, y al que le exigen carné, matrícula y toda la bola para ser locutor, cualquiera puede ser periodista. Ojo, que no estoy pidiendo un papel para ejercer, que ni Mariano Moreno ni Rodolfo Walsh necesitaron título. Pero en el caso de Wiñazky, necesito ver algo más que su mala leche de operador político, porque cuando busco entre sus antecedentes, el tipo viene flojo de papeles.

¿Comparamos, Nico? Baradel tiene más de veinte años como dirigente sindical y vos tenés unos pocos como periodista, de los cuales, la mayoría trabajaste con Lanata haciendo investigaciones.
¿Repasamos, Nico algunas de esas “investigaciones”?
Máximo Kirchner y Nilda Garré tienen cuentas en el exterior.
No existían, ni siquiera existía el banco.
Cristina hizo escala en las islas Seychelles para una operación fiscal.
Nunca pasó por ahí.
En 2015 Lanata dijo que 20.000 paraguayos fueron a votar en las PASO por el Frente para la Victoria. Mentira, eran argentinos que vivían en Paraguay.
Jamás abriste la boca sobre el call center de Marcos Peña, pero investigaste a los 400 tuiteros k que nunca existieron
Hoy la Secretaría de Deportes fue degradada en sus funciones y los atletas andan penando sin apoyo, ah, pero lo que ustedes denunciaban y que Sebastián Crismanich desmintió, es que el gobierno de Cristina no apoyaba a los competidores olímpicos.
¿Querés más, Nico? ¿Querés ver alguna otra muestra no solo de las mentiras que difundieron desde esa cloaca sino entender por qué vos y ese equipo no tienen la menor solvencia profesional y solo se dedican a difamar?
Dale, tengo más.

Andá a preguntarle ahora a “Médicos del mundo” cómo está la situación de los pibes, con un aumento de tres puntos en la desocupación, con devaluación, sin subsidios y con un tarifazo en los servicios. Ahora no preguntás, Nico. Porque entonces, inventaron que había aumentado la desnutrición infantil y los mismos “Médicos del mundo” los desmintieron.
Ahora no hacen informes de Arribas, de Nicky Caputo o de Calcaterra, pero antes hablaban de Boudou: que se gastó 400.000 dólares en pilchas y pasó con una valija llena de guita a Carmelo, Uruguay. ¡Qué investigaciones! Salvo por un detalle: ¡¡ERAN MENTIRA!!

¿No te das cuenta de que estos tipos no abren la boca sobre los Panamá Papers, sobre la guita que Odebrecht le pagó a Arribas, sobre todos los funcionarios del PRO que tienen cuentas en paraísos fiscales pero mintieron cuando dijeron que Néstor y Cristina fugaban plata vía Uruguay hacia paraísos fiscales?

A Baradel se le puede ningunear una amenaza de muerte dirigida a sus hijos, es más, hasta el presidente puede burlarse públicamente y empeorar todavía más la gravedad de la situación, pero eso sí, cuando Lanata denunció que habían disparado contra su casa ¿te acordás, Nico? Que hasta estaban los orificios de bala y los casquillos, ahí sí tuvimos cadena nacional por TN todos los días, llenándole de mierda la cabeza a la gente, hasta que se supo: era un indigente que tiró un piedrazo contra el edificio.

¿Y vos, querido argentino, todavía le creés a este tipo? ¿Podés ser tan boludo, Mordisquito? ¿Podés creerles que ellos son neutrales en cuestión de amenazas? Acordate cuando Lanata pidió que apretaran a los hijos de los jueces que llevaban adelante la causa Ciccone. ¡Pidió que los mismos compañeritos del grado los amenazaran!

Wiñazky ahora le pregunta a Baradel si es docente para distraer de la verdadera noticia: ¡Que los hijos de un dirigente sindical fueron amenazados de muerte en medio de un conflicto!
Es gravísimo. Pero se lo ningunea, se lo pone en duda. Cuando antes nos teníamos que morfar que un hurto a Longobardi era una violación a la libertad de prensa, y que un tipo robándole un maletín a Leuco, era el fin de la libertad de expresión en la Argentina.
Viven victimizándose y viven ninguneando las agresiones al pueblo.
¿Sabés cómo se llama esto?
Perversión. Dar vuelta las cosas. Carrió es una especialista en perversión.
Por ejemplo ¿dónde están las armas de La Cámpora? ¿Dónde están los grupos armados que iban a atacar a la gente del campo?
Nunca existieron. Era mentira.
Eso sí, los ataques a unidades básicas, los disparos contra militantes de Nuevo Encuentro, la detención del militante cordobés que pintaba un mural de Milagro Sala, los simulacros de fusilamiento y torturas a los pibes de la villa 21, los disparos contra nenes murgueros en la 1.11.14, el intento de asesinato a Fernando Abal Medina por un puntero del PRO, o el asesinato de Darío Julián Eugenio a manos de otro sicario del PRO, ¡sí fueron verdad!

La perversión da vuelta todo, y hace aparecer a los victimarios como víctimas, y a las víctimas como victimarios.
Entonces ¿hasta cuándo, querido argentino, vas a ser un cómplice de la perversión?
Admití que te cuesta cada vez más.

Esta semana, por ejemplo, pasamos en uno solo de los videos de nuestra editorial, las 10.000 vistas. 10.000 personas que siguieron palabra a palabra lo que dijimos. Y entre ellos, muchos mordisquitos, que se metieron y empezaron con el sonsonete de siempre: que nos pagaron antes, que nos pagan ahora. Y cuando se les responde que nadie nos paga ni nos pagó, entonces dicen “no pueden ser tan arrastrados de hacerlo gratis” ¿Escuchaste? ¡Gatafloras de youtube! ¡Son increíbles!

Ya no hay argumentos, Mordisquito, no hay datos ni hechos que puedas presentar.
Yo sé que es difícil admitir el error, sobre todo cuando puede significar la decepción de toda una vida: revisar tus ideas, tus compañías, tus lecturas, tus valores. Pero estás a tiempo.

Lo que sigue es represión, querido argentino.
Lo que sigue es lo que deberías conocer de memoria si tenés más de cuarenta años y viviste la dictadura y el menemismo con el corralito de De la Rúa.
Lo que sigue es un país inviable.
Lo que sigue se sostiene con gases lacrimógenos, balas de goma y de las otras.
Lo que sigue es apalear trabajadores.
Lo que sigue son más despidos.

El presidente, a esta altura, es un símbolo que anticipa todo. Ya lo viste el primero de marzo: un tipo desesperado, que sobreactúa la energía y el optimismo, y al que solo le brota una violencia torva.
El primer “voluntario” para ocupar un puesto docente es también otro símbolo y otro anticipo: Bronengberg figura en una lista de represores del Batallón 601. Esos son sus militantes. Fascistas. Represores. A esos tipos quieren mandarlos a que eduquen a tus hijos.

¿Cómo Mordisquito? ¿Que eso es lo que te gusta? ¿Mano dura y firme con los pibes? ¿Que estás esperando que vuelva el servicio militar?

Querido argentino, Mordisquito, dejá de ser el felpudo de las clases dominantes, dejá de ser el peoncito preferido del Momo Venegas.
Dejá de creerle a los Wiñazky y de ponerte en contra de los dirigentes como Baradel.
Dejá de aparentar y empezá a ser.
Mirá que lo que se viene será un combate.
Y a mí me gustaría decirte como ese personaje de Casablanca le dice a Humphrey Bogart “bienvenido a la lucha”
Porque me gustaría que, por una vez, estés de este lado.
Porque yo sé que en el fondo, cuando te veas sin yerba de ayer, sin seca y sin sol, vas a entender adónde pertenecés.
Porque recién ahí vas a entender que te tomaron por boludo, y vas a reaccionar.
Porque dejar de ser boludo es un acto que se hace en defensa propia.

Comentario (1)

  1. NELIDA AGUSTINA SEVERINO

    Greco, tus editoriales expresan lo que sentimos muchos argentinos que no votamos al delincuente de la Casa Rosada, !Adelante compañero!ª

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: