EEUU – SIRIA – RUSIA. Washington cruzó la línea roja… pero la mayoría de los medios de una Rusia infestada de quintacolumnistas no se dan por enterados

Transcribimos dos notas del ex subsecretario del Tesoro de Ronald Reagan, convertido luego en un acerbo crítico de la “democracia” estadounidense. La primera escrita en caliente tras el bombardeo con misiles de la base aérea de Homs, y la segunda publicada horas después, con más información en la que pronostica que si Washington logra neutralizar a Rusia con amenazas y/o promesas de “cooperación” el terrorismo será dirigido contra Irán en gran escala. Y que si la República Islámica cayera, el terrorismo pasaría a funcionar en la Federación de Rusia y en la provincia china de Sinkiang.

PAUL CRAIG ROBERTS /

El ataque militar de Washington contra Siria es sin ambigüedad un crimen de guerra. Ocurrió sin ninguna autorización de la ONU ni siquiera una falsa cobertura de una “coalición de voluntarios”. El ataque de Washington contra Siria ocurrió antes de una investigación del supuesto suceso que Washington intenta utilizar como justificación. De hecho, la historia de Washington sobre el uso de armas químicas por parte de Siria es totalmente inverosímil. Todas las armas químicas fueron retiradas de Siria por Rusia y entregadas a Estados Unidos y sus aliados europeos. Siria no tiene esas armas, no tiene ninguna razón para usarlas y tiene todas las razones para no hacerlo. Además, no es asunto alguno de Washington las armas que Siria utilizara contra las fuerzas terroristas que buscan derrocar al gobierno sirio.

Los gobiernos de Europa, Canadá, Australia y Japón no han condenado este crimen de guerra. De hecho, el Ministro de Asuntos Exteriores británico ha declarado el apoyo del Reino Unido. Así, Occidente vuelve a revelar su hipocresía.

Como Rusia lo ha dejado claro, el supuesto ataque con armas químicas tiene todos los rasgos distintivos de un evento orquestado en Washington para lanzar un ataque militar estadounidense contra Siria. Como explicó el Ministerio de Defensa ruso, el ataque aéreo estadounidense tuvo que haber sido planeado antes del presunto evento con armas químicas. El ataque aéreo estadounidense contra Siria requiere una planificación avanzada, pero siguió inmediatamente al evento utilizado como excusa.

En otras palabras, fue un evento orquestado.

Gilbert Doctorow dice que los idiotas americanos que se ahogan en su propia hubris ahora han cruzado una línea roja rusa con consecuencias subsiguientes.

La locura de Washington está llevando al mundo a la guerra termo-nuclear. ¿Y dónde están las protestas?

 

Trump se ha rendido. ¿Putin será el próximo en rendirse?

 

Washington ha reabierto el conflicto con un ataque con misiles Tomahawk contra las bases de la Fuerza Aérea Siria. Los sistemas de defensa aérea rusos y sirios no impidieron el ataque.

El stablishment de Washington ha retomado el control. Primero fue (el general Michael) Flynn y ahora (Steve) Bannon. Todo lo que queda en el gobierno de Trump son los sionistas y los generales enloquecidos que quieren la guerra con Rusia, China, Irán, Siria y Corea del Norte.

No hay nadie en la Casa Blanca para detenerlos.Así que digamos adiós a la perspectiva de relaciones normalizadas con Rusia

Se prevé la reapertura del conflicto sirio. Esa es la clave del ataque químico atribuido por Washington a Siria a pesar de la ausencia de cualquier evidencia. Es completamente obvio que el ataque químico es un evento orquestado por Washington. Según informes, el secretario de Estado estadounidense, Tillerson advirtió a Rusia que se están dando pasos para eliminar al presidente sirio, Assad. Trump está de acuerdo.

La retirada de Assad lw permitirá a Washington imponer otro títere a los pueblos musulmanes, eliminar a otro gobierno árabe con una política independiente de Washington,otro gobierno que se opone al robo de Israel a Palestina y permite al Tillerson de Exxon y a los hegemonistas neoconservadores cortar el gas natural ruso a Europa y llevarlo por un gasoducto controlado por Estados Unidos de Qatar a Europa vía Siria.

Al ignorar todas estas ventajas estadounidenses, el gobierno ruso se apresuró a completar la liberación de Siria de ISIS, respaldado por Washington. Los rusos se detuvieron, porque tenían esperanzas totalmente irreales de lograr una asociación con Washington a través de un esfuerzo conjunto contra el terrorismo.

Esta era una idea ridícula, ya que el terrorismo es el arma de Washington. Si Washington puede sacar a Rusia del camino con amenazas o más esperanzas rusas equivocadas de “cooperación” con Washington, el terrorismo será dirigido contra Irán en gran escala. Si Irán cae, el terrorismo comenzará a funcionar en la Federación de Rusia y en la provincia china que limita con Kazajstán. Washington ha dado ya a Rusia el sabor del terrorismo apoyado por Estados Unidos en Chechenia. Aun más está por venir.

Si el gobierno ruso no se hubiera atrevido a limpiar el ISIS de Siria, si no hubiera tomado inesperadamente la delantera ante Occidente, Siria no se enfrentaría a la partición ni a la renovada determinación estadounidense de derrocar a Assad por las razones arriba expuestas. Pero los rusos, hipnotizados por los sueños de cooperar con Washington, han puesto a Siria y a ellos mismos en una posición difícil.

Los rusos tomaron la iniciativa y sorprendieron al mundo aceptando la invitación del gobierno sirio y entrando en el conflicto. Washington estaba desamparado. La intervención rusa inmediatamente dio la vuelta a la situación del  ISIS. Entonces de repente Putin respondió con una retirada rusa, afirmando como Bush en el portaaviones, “Misión Cumplida”.

Pero la misión no se cumplió, y Rusia volvió a entrar, todavía llevando la  iniciativa, pero por la puerta trasera luego de la  retirada irracional. Si la memoria no me engaña, Rusia entró y salió un par de veces. Entonces, cuando Rusia tiene de nuevo ganada la guerra al  ISIS, se quedan a margen al final, en la vana creencia de que ahora Washington finalmente cooperará con Rusia en la eliminación de la última fortaleza del ISIS. En cambio, los Estados Unidos enviaron fuerzas militares para bloquear los avances ruso-sirios. El Ministro de Relaciones Exteriores ruso se quejó, pero Rusia no utilizó su poder superior en la escena para apartar a las fuerzas simbólicas estadounidenses y poner fin al conflicto.

Ahora Washington da “advertencias” a Rusia para que no se meta. ¿Sabrá el gobierno ruso que la cooperación con Washington tiene sólo un significado: inscribirse como vasallo?

 La única alternativa de Rusia ahora es decirle a Washington que se vaya al infierno, que Rusia no permitirá que Washington quite a Assad. Pero la Quinta Columna rusa, que está aliada con Occidente, insistirá en que Rusia puede finalmente ganar la cooperación de Washington si sacrifica a Assad. Por supuesto, el consentimiento de Rusia destruirá la imagen del poder ruso  y se utilizará para privar a Rusia de las divisas por las ventas de gas natural a Europa.

Putin ha dicho que Rusia no puede confiar en Washington. Esta es una deducción correcta de los hechos, así que ¿por qué Rusia sigue poniéndose en una situación difícil  al buscar la cooperación con Washington? La “Cooperación con Washington” tiene para EEUU un solo significado: la rendición

 Putin sólo ha limpiado parcialmente Rusia. El país sigue lleno de agentes estadounidenses. ¿Va a caer Putin ante el establishment de Washington tal como hizo Trump?

Es extraordinario cómo pocos de los medios rusos entienden el peligro en que se encuentra Rusia.

http://www.paulcraigroberts.org/2017/04/06/trump-surrendered-will-putin-next-surrender/

Comentario (1)

  1. Carlos D.

    Al fin de cuentas lo de “Hubris” de Nelson Castro no era un delirio gorila. Este buen hombre también lo menciona

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: