AMIA – SERGIO BURSTEIN: “Persigo la verdad verdadera”

“Macri llegó para cerrar la causa AMIA”

 

Foto: Georgina García | Zoom

Sergio Burstein habla sobre las renuncias de los dos abogados querellantes en la causa por encubrimiento y las denuncias de presiones por parte del Ministerio de Justicia.

Si hay una certeza respecto de la causa AMIA es la sucesión de bifurcaciones que encuentra, desde hace más de 20 años, en el camino hacia la verdad, o al menos a una parte de ella. El dilatado juicio por las irregularidades cometidas en la investigación, iniciado a mediados de 2015, acaba de sacudirse por una noticia que enrarece el panorama a pocas semanas de que comience la ronda final de alegatos. Dos abogados pertenecientes a la querella oficial, Mariana Stilman -abogada de Elisa Carrió y ex candidata por la Coalición Cívica- y Ezequiel Strajman, renunciaron ante el juez denunciado presiones por parte del Ministerio de Justicia para que la querella deje de tener un rol activo en el juicio que tiene en el banquillo, entre otros, a Carlos Menem, al ex titular de la DAIA, Ruben Beraja, y al ex jefe policial, Jorge “Fino” Palacios. El referente de Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA, Sergio Burstein, habló con Zoom sobre estas renuncias y su impacto en la investigación. Para Burstein, el gobierno busca “bajarle el precio a la causa AMIA”, porque muchos de los acusados “tienen relación con el gobierno” y asegura que el objetivo es llegar al juicio en ausencia para que “no se rasque más en la basura”. Además, habla de las nuevas pruebas encontradas en un freezer de la Policía Federal a fines del año pasado, se pregunta por qué Elisa Carrió no denunció las presiones sobre su abogada y analiza el rol del fiscal Alberto Nisman en la investigación. “Quiero creer que cuando llegó quería saber la verdad pero que no debe haber pasado mucho tiempo antes de terminar respondiendo a las necesidades de otros”.

¿Cómo recibieron los familiares la renuncia de los dos abogados del Estado, MarianaStilman y Ezequiel Strajman, en medio de este juicio por encubrimiento?

El tema de los abogados es una parte de la historia. Es una trama que se complementa con otras cuestiones respecto de la causa AMIA, como la pretensión de llevar a juicio en ausencia o incluso la invisibilización del juicio. Esto ya lleva casi dos años y es muy poco lo que se conoce. Y todo por los familiares, porque las demás querellas oficiales, como DAIA, AMIA o el Ministerio de Justicia, brillan por su ausencia. Hay una orden de bajarle el tenor. Está involucrada gente que ha tenido relación con este gobierno, fundamentalmente [Jorge] “Fino” Palacios, por AMIA-DAIA [Rubén] Beraja, pero también [Eamon] Mullen y [José] Barbaccia [ex fiscales del primer caso AMIA], a los que no acusan, [el juez Juan José] Galeano, [Hugo] Anzorreguy [ex jefe de la SIDE], Menem… Lo que pasó ahora fue producto de la honestidad de la doctora Stilman. Una mujer que cuando llegó nos asombró porque vino bastante tiempo después de comenzado el juicio. A medida que avanzaba el juicio se fueron apartando, por razones políticas, aquellos que conocían la causa desde hace muchos años, y cuando ingresa esta doctora nos sorprendió porque no sabíamos cómo iba a hacer para ponerse al día. Nos pareció extraña la movida. Pero ahora que se dio esta renuncia, una renuncia que podría haber ocurrido sin muchas explicaciones, aduciendo motivos personales o lo que fuera, no, ella tuvo la dignidad de decir por qué, y eso es algo que destacamos. Más con el agravante de que se trata de la abogada de Elisa Carrió. Porque todo lo tiñen de político. En lo personal a mí se me ataca por ser kirchnerista, quizás si dijera lo que digo siendo radical o no siendo nada sería distinto. Pero acá hay una búsqueda de la verdad que va más allá de las ideologías, militancias o lo que fuere. Y eso es lo que hizo esta doctora con su renuncia, que no es, de vuelta, una mera renuncia, sino una denuncia pública de los motivos que la llevaron a hacer esto.

Uno de los puntos de mayor conflicto dentro de la querella fue alrededor de la declaración de Claudio Lifschitz.

 

Ahí empezamos a ver las contradicciones. Yo no estaba en el juicio, no soy de ir al juicio, me cuesta mucho escuchar y asumir las cosas que se dicen, más allá de que uno tiene que trabajar para vivir. Pero estoy permanentemente reunido con el abogado que representa la querella que conformamos familiares y amigos de las víctimas. Y es él el que me comenta qué pasa cuando tiene que comenzar a declarar Claudio Lifschitz. Lifschitz es el ex prosecretario de Galeano, que estuvo presente en el pago ilegal de 400 mil dólares. Cuando lo convocan, la defensa de Barbaccia hace un pedido al tribunal para evitar que declare, porque supuestamente tenía una causa abierta en la cual se lo acusaba por haber hecho público situaciones ocurridas dentro del juzgado de investigación que no correspondían porque pertenecían al juzgado y debían ser secreto. Una causa que, por lo que yo sé, se dio de baja. Y cuando le toca a la querella oficial del Ministerio de Justicia dar su opinión respecto del pedido de la defensa, [Miguel] Inchausti, que es el abogado nombrado por el ministro [Germán] Garavano, dice no, y le da a la doctora Stilman el mensaje de apoyar el pedido de los fiscales para que no declare Claudio Lifschitz. La doctora Stilman, que termina con lágrimas en los ojos, se niega y el cruce fue público porque se escuchó en el micrófono un intercambio de palabras: “hacelo vos, yo no lo hago, hacete cargo vos, cómo voy a decir yo que voy para menos”. Esa es clara, lisa y llanamente la bajada de línea. Dejar de ser una querella acusadora para ser una defensa.

¿Por qué creen que el gobierno dio esta orden?

 

Para encubrir el atentado a la AMIA. Y Macri responde que es una causa que le inventan al “Fino” Palacios para perjudicarlo a él. Macri, el rey de los reyes, se toma la atribución de decir que una investigación que llevaba ya tiempo, que la había hecho iniciar Alberto Nisman, estaba armada para perjudicarlo a él. Esta aberración, este creerse el ombligo del mundo, que en realidad lo hace para defender a su amigo “Fino” Palacios, bueno, hoy se hace presente. Es para defender también al ex presidente de la DAIA, Beraja. Es innegable que este gobierno y la DAIA corren juntos. Yo esto lo vengo diciendo antes de que comience el juicio en relación a la querella de la AMIA y DAIA. Una querella que no acusa a Mullen, a Barbaccia, a Beraja. Si uno ve la actitud que tiene, es casi de compromiso. No tengo ninguna duda de que van a actuar desde la querella como defensa o van a hacer lo posible para bajarle el tono. Ese es el compromiso que los unió a ambos, gobierno e instituciones.

Estas renuncias se dieron cuando el juicio está llegando a su fin, cuando falta poco para los alegatos. ¿Creen que en estas condiciones el juicio puede arrojar alguna luz sobre la cuestión del encubrimiento?

Mirá, hay resoluciones de la justicia que son escandalosas. Pero más allá de que haya resoluciones o no anteriores, a mí no me da ninguna seguridad. No sé qué grado de confianza puedo tener en un tribunal hoy cuando tengo a una querella apretada porque llega una orden de presidencia. ¿O ahora me van a decir que esto es una actitud meramente privativa y que es de parte solamente de Garavano? Allí están sentados sus amigos y allí están los compromisos adquiridos con la dirigencia comunitaria. Una dirigencia comunitaria que no dijo una palabra sobre esto, que es cómplice del gobierno. La DAIA es una cueva del PRO. La DAIA no representa a la comunidad judía argentina. Representa a los traidores de la comunidad judía argentina. Porque, como vemos, no dicen una palabra sobre estos hechos aberrantes. Claro, ¿por qué lo van a decir si se tienen que denunciar a sí mismos? Los salpica.

“Esa es clara, lisa y llanamente la bajada de línea. Dejar de ser una querella acusadora para ser una defensa”

¿Qué efecto tiene el anuncio que hizo el gobierno respecto a la desclasificación de los archivos secretos de la ex SIDE?

Ya están abiertos los archivos. Esto se trata de una estrategia. Porque uno lee y lo que se queda es con el título. Pero si empezás a leer más abajo te enterás que lo que quieren hacer es quitarle la tenencia legal, digámoslo así, de todos los archivos que hoy se han encontrado, más los que se vayan a encontrar, a la Unidad Fiscal AMIA y dársela a la Unidad AMIA del Ministerio de Justicia, a cargo de [el ex senador Mario] Cimadevilla, que confesó no conocer un pito de la causa AMIA, en la cara me lo dijo, pero cuyo objetivo es llegar al juicio en ausencia.

¿Se pudo extraer algo relevante de lo que ya fue desclasificado?

Creo que se ha desclasificado el 5% de toda la información que hay. Lo que hay allí adentro no lo puedo develar porque es secreto de Estado. Pero de lo que ya se conoce, y me hago cargo de lo que voy a decir, y lo sé por que lo he leído o por alguna información que me ha llegado de allí, es que va a quitar muchas de las creencias respecto a lo que ocurrió. Allí está la verdadera historia, la verdadera historia de lo que no entregaron los de la SIDE o de cómo se llegó a la conclusión, por ejemplo, de acusar a los iraníes. Ahí están las verdades y contrastan muchísimo con lo que se conoce. Ese es el mundo de la SIDE, allí es donde está la información que tienen y que no dan. Más que nunca se hacen realidad las palabras de Alberto Nisman cuando nos dijo que él sabía que había información en una parte de la SIDE pero que esa información la entregan de acuerdo a los momentos políticos que a ellos le convienen. Alberto Nisman ya había asumido que era normal que la SIDE haga eso. Hay un amigo, un compañero, Daniel Komarovsky, que no perdió a nadie pero que estuvo en la remoción de escombros y me acompañó siempre en esta lucha, que siempre me decía que la única manera en que se va a saber la verdad de la causa AMIA es si aparece un Scilingo. Y por determinadas declaraciones que han surgido en el debate, en el juicio, creo que si hay una persona que hoy puede romper con toda esta estructura, aunque se va a incriminar porque él es parte de toda esta mentira, es Jaime Stiuso.

 

Foto: Georgina García | Zoom

Foto: Georgina García | Zoom

 ¿El objetivo último es llegar a un juicio en ausencia?

Es lo que se pretende. Se necesita cerrar la causa condenando a los iraníes y que no se revuelva más, que no se rasque más en la basura porque eso es lo que pasó. Los fiscales empezaron a rascar, y empezó a aparecer basura, porque quieren trabajar, y como no los pueden someter para que hagan la plancha como hizo Nisman, entonces le sacan toda la información, se la filtran para esconderle y darle a cuentagotas lo que les conviene darles. Yo siento como una traición la presentación por parte de senadores del FPV del juicio en ausencia. Lo hablé con el senador [Juan Mario] País le dije que me sorprende que un senador del FPV presente esta proposición que implica cerrar la causa AMIA sin pruebas. Porque no hay una prueba.

¿Qué lectura hace de las nuevas pruebas que aparecieron a fines del año pasado en un balde rojo abandonado en un freezer de la Policía Federal?

Me acuerdo del cuento de Hansel y Gretel. Yo no dudo de los fiscales, no tengo nada que me haga dudar, pero es como que le fueron dando las miguitas y apareció un balde y, sí, las esquirlas pertenecen a una camioneta y se va formando todo un caminito. Todo lo que aparece los lleva a ratificar, como salieron a decir, que fue una camioneta. ¿Qué quiere decir esto? ¿Que durante 23 años no estaba ratificado? Todos partimos de la premisa del coche bomba, coche bomba que tiene una gran característica. Yo no estoy poniendo en tela de juicio nada, hoy honestamente no le creo nada a nadie. Pero cuando uno se ocupa de investigar, y ves estudios comparativos que se han hecho a lo largo de todos los atentados realizados con coche bomba, en la inmensa mayoría de los casos la carrocería y los ejes quedan todos en el piso. En Argentina, debe ser la topología del pavimento, pero en ninguno de los casos quedaron ni las ruedas ni los ejes. Se esfumaron. ¿Y vos querés que yo siga sosteniendo que fue coche bomba? Pero hoy, y después de ver de qué manera misteriosa y mágica a partir del 10 de diciembre se pudo establecer eso, es como que te dicen, bueno, basta, no digan más porque ya lo tenemos direccionado, es un coche bomba, sacale todo para que no sigan revisando las cajas a ver si encuentran lo que ya yo sé que se encontró porque yo lo leí. Hay situaciones en la cuales hoy, si se hace pública esa información, van a entender por qué nuestras dudas se acrecientan cada vez más.

“Más que nunca se hacen realidad las palabras de Alberto Nisman cuando nos dijo que él sabía que había información en una parte de la SIDE pero que esa información la entregan de acuerdo a los momentos políticos que a ellos le convienen”

La investigación lo llevó a conocer a Alberto Nisman, a mantener reuniones, diálogos. ¿Con qué imagen se quedó de él?

Recuerdo una conversación que tuve con Alberto Nisman, creo que telefónica, creo que fue la última o anteúltima, donde me dijo: “Sergio, más allá de nuestras diferencias quiero consultarte algo. Si vos no te oponés, quiero ser el fiscal en la causa por las escuchas que te hicieron”. A lo que yo le dije que no tenía ningún problema, que me parecía bien. Alberto Nisman era egocéntrico, narcisista, un tipo que cuando hablaba hablaba muy rápido, cuando no se daba vuelta alguien quizás tiraba una silla o rompía un vaso para que lo miren. Le encantaba ser el centro de todo, el dueño de la verdad. El tipo que cuando no tenía respuesta te discutía y te apabullaba con el conocimiento, te desviaba, pero con nosotros perdía porque íbamos siempre con lo mismo. “Sí, bueno, pero ¿y qué hay?”. Quiero creer que cuando llegó a la causa quería saber la verdad y que no debe haber pasado mucho tiempo antes de terminar respondiendo a la necesidad, ya sea de Stiuso, el Mossad, la CIA o aquellos que necesitaban resumir la causa con una acusación a los iraníes. Cuando alguien llega al punto de ordenar bajar el tenor, como en este caso, a una querella, a una acusación de los imputados, es porque no es gratuito. Algo le tenés que dar. Estoy esperando que me expliquen. Como estoy esperando también que la doctora Carrió se expida sobre la renuncia de su abogada. Alguien que rompe todo el protocolo acusando al gobierno, acusando a [Ricardo] Lorenzetti, no dice una palabra de la renuncia de su abogada. ¿Cuál es el compromiso entonces? ¿Cómo querés que yo no sospeche de todos? Cuando la política mete la cola como de esta manera en el juicio es porque están todos llenos de mugre. Sino, que me den otra explicación. ¿Por qué no hay una desmentida de Garavano? Porque tiene el culo sucio. Porque llegaron para desviar, para proteger a los que están acusados, para cerrar la causa y cumplir los compromisos con la DAIA.

Foto: Georgina García | Zoom

Foto: Georgina García | Zoom

Usted es uno de los familiares que tuvo más presencia en el foco público a lo largo de estos años, tuvo cruces con diferentes funcionarios y dirigentes políticos, y hasta se vio involucrado en la causa de escuchas ilegales que supo tener procesado al actual presidente. ¿Cómo se siente en este punto, después de tantos años, de tantos frentes abiertos, esta búsqueda de justicia?

 

Quizás soy demasiado aburrido pero esto le permite a uno sacar lo que tiene adentro. Yo lo que pido es que crean en lo que decimos. No me hagan caso a mí, escuchen a los demás, a los que no los ensuciaron o pretendieron ensuciar, como a mí, diciendo que yo le pegaba a Rita, diciendo que era una separación terrible, que yo estaba en el contrabando de oro, cosas que dijeron. De qué vivo, como dijo el imbécil este. No me crean a mí, pregúntenle a los otros, o lean lo que dicen los demás. No puede ser que todos los familiares digan lo mismo. ¿Qué piensan, que nos unimos en un complot? ¿Para qué? ¿Para que no se sepa la verdad? Nos hacen ver como miserables que estamos usando la sangre de los muertos, de nuestros familiares, de la mamá de mis hijos mayores. ¿Para qué? ¿Para que vos me hagas una nota? Nos han querido disfrazar o generar una imagen de miserables, de especuladores, de querer salir en los medios, de que nos conozcan en la calle. A mí me echan de los actos de la AMIA por las denuncias. Dicen que yo di un discurso político para favorecer en las elecciones, todo porque hablé de Sergio Bergman, de todas las porquerías, me silbaron. [Cristian] Ritondo y Sergio Bergman estaban con la caterva de personajes de la legislatura que llevaron, gritonas que ya las conocía porque ya habían gritado en otras oportunidades. Fueron a hacer un acto, con la complicidad de la DAIA y la AMIA. Y no pudimos hablar más. Ahora, ¿qué fue lo que dije? ¿Yo soy el responsable de que la AMIA y la DAIA hayan ido a tocarle el timbre a la embajada de Estados Unidos para que lo aprieten a Nisman y no siga investigando en la causa que terminó procesando a Beraja? Está en los Wikileaks, en documentos originales. Está demostrado que la DAIA fue a pedir que lo aprieten a Nisman y está demostrado que Nisman fue a pedir disculpas después de pedir el procesamiento de Menem y no avisarle a la embajada. No estamos hablando de fantasías, todo esto la gente se olvida, no le da pelota. No importa, yo soy el hdp.

¿Qué estrategia van a llevar adelante los familiares frente a estas renuncias?

Algo se va a hacer en conjunto para que, más allá de los matices que nos puedan diferenciar, quede establecido que estamos todos juntos en esta denuncia contra el gobierno. Creo que sería muy importante que Stilman y Strajman se presenten en el comité de ética del Colegio de Abogados y lo denuncien. Creo que es casi una obligación terminar de cerrar este acto honorable que han hecho y denunciar. Creo que va a salir algo en conjunto, una denuncia internacional para demostrar que un compromiso firmado por el Estado argentino está siendo vulnerado por el mismo Estado.

¿El objetivo último es llegar a un juicio en ausencia?

Es lo que se pretende. Se necesita cerrar la causa condenando a los iraníes y que no se revuelva más, que no se rasque más en la basura porque eso es lo que pasó. Los fiscales empezaron a rascar, y empezó a aparecer basura, porque quieren trabajar, y como no los pueden someter para que hagan la plancha como hizo Nisman, entonces le sacan toda la información, se la filtran para esconderle y darle a cuentagotas lo que les conviene darles. Yo siento como una traición la presentación por parte de senadores del FPV del juicio en ausencia. Lo hablé con el senador [Juan Mario] País le dije que me sorprende que un senador del FPV presente esta proposición que implica cerrar la causa AMIA sin pruebas. Porque no hay una prueba.

¿Qué lectura hace de las nuevas pruebas que aparecieron a fines del año pasado en un balde rojo abandonado en un frezar de la Policía Federal?

Me acuerdo del cuento de Hansel y Gretel. Yo no dudo de los fiscales, no tengo nada que me haga dudar, pero es como que le fueron dando las miguitas y apareció un balde y, sí, las esquirlas pertenecen a una camioneta y se va formando todo un caminito. Todo lo que aparece los lleva a ratificar, como salieron a decir, que fue una camioneta. ¿Qué quiere decir esto? ¿Que durante 23 años no estaba ratificado? Todos partimos de la premisa del coche bomba, coche bomba que tiene una gran característica. Yo no estoy poniendo en tela de juicio nada, hoy honestamente no le creo nada a nadie. Pero cuando uno se ocupa de investigar, y ves estudios comparativos que se han hecho a lo largo de todos los atentados realizados con coche bomba, en la inmensa mayoría de los casos la carrocería y los ejes quedan todos en el piso. En Argentina, debe ser la topología del pavimento, pero en ninguno de los casos quedaron ni las ruedas ni los ejes. Se esfumaron. ¿Y vos querés que yo siga sosteniendo que fue coche bomba? Pero hoy, y después de ver de qué manera misteriosa y mágica a partir del 10 de diciembre se pudo establecer eso, es como que te dicen, bueno, basta, no digan más porque ya lo tenemos direccionado, es un coche bomba, sacale todo para que no sigan revisando las cajas a ver si encuentran lo que ya yo sé que se encontró porque yo lo leí. Hay situaciones en la cuales hoy, si se hace pública esa información, van a entender por qué nuestras dudas se acrecientan cada vez más.

“Más que nunca se hacen realidad las palabras de Alberto Nisman cuando nos dijo que él sabía que había información en una parte de la SIDE pero que esa información la entregan de acuerdo a los momentos políticos que a ellos le convienen”

La investigación lo llevó a conocer a Alberto Nisman, a mantener reuniones, diálogos. ¿Con qué imagen se quedó de él?

Recuerdo una conversación que tuve con Alberto Nisman, creo que telefónica, creo que fue la última o anteúltima, donde me dijo: “Sergio, más allá de nuestras diferencias quiero consultarte algo. Si vos no te oponés, quiero ser el fiscal en la causa por las escuchas que te hicieron”. A lo que yo le dije que no tenía ningún problema, que me parecía bien. Alberto Nisman era egocéntrico, narcisista, un tipo que cuando hablaba hablaba muy rápido, cuando no se daba vuelta alguien quizás tiraba una silla o rompía un vaso para que lo miren. Le encantaba ser el centro de todo, el dueño de la verdad. El tipo que cuando no tenía respuesta te discutía y te apabullaba con el conocimiento, te desviaba, pero con nosotros perdía porque íbamos siempre con lo mismo. “Sí, bueno, pero ¿y qué hay?”. Quiero creer que cuando llegó a la causa quería saber la verdad y que no debe haber pasado mucho tiempo antes de terminar respondiendo a la necesidad, ya sea de Stiuso, el Mossad, la CIA o aquellos que necesitaban resumir la causa con una acusación a los iraníes. Cuando alguien llega al punto de ordenar bajar el tenor, como en este caso, a una querella, a una acusación de los imputados, es porque no es gratuito. Algo le tenés que dar. Estoy esperando que me expliquen. Como estoy esperando también que la doctora Carrió se expida sobre la renuncia de su abogada. Alguien que rompe todo el protocolo acusando al gobierno, acusando a [Ricardo] Lorenzetti, no dice una palabra de la renuncia de su abogada. ¿Cuál es el compromiso entonces? ¿Cómo querés que yo no sospeche de todos? Cuando la política mete la cola como de esta manera en el juicio es porque están todos llenos de mugre. Sino, que me den otra explicación. ¿Por qué no hay una desmentida de Garavano? Porque tiene el culo sucio. Porque llegaron para desviar, para proteger a los que están acusados, para cerrar la causa y cumplir los compromisos con la DAIA.

 

Foto: Georgina García | Zoom

Foto: Georgina García | Zoom

Usted es uno de los familiares que tuvo más presencia en el foco público a lo largo de estos años, tuvo cruces con diferentes funcionarios y dirigentes políticos, y hasta se vio involucrado en la causa de escuchas ilegales que supo tener procesado al actual presidente. ¿Cómo se siente en este punto, después de tantos años, de tantos frentes abiertos, esta búsqueda de justicia?

 

Quizás soy demasiado aburrido pero esto le permite a uno sacar lo que tiene adentro. Yo lo que pido es que crean en lo que decimos. No me hagan caso a mí, escuchen a los demás, a los que no los ensuciaron o pretendieron ensuciar, como a mí, diciendo que yo le pegaba a Rita, diciendo que era una separación terrible, que yo estaba en el contrabando de oro, cosas que dijeron. De qué vivo, como dijo el imbécil este. No me crean a mí, pregúntenle a los otros, o lean lo que dicen los demás. No puede ser que todos los familiares digan lo mismo. ¿Qué piensan, que nos unimos en un complot? ¿Para qué? ¿Para que no se sepa la verdad? Nos hacen ver como miserables que estamos usando la sangre de los muertos, de nuestros familiares, de la mamá de mis hijos mayores. ¿Para qué? ¿Para que vos me hagas una nota? Nos han querido disfrazar o generar una imagen de miserables, de especuladores, de querer salir en los medios, de que nos conozcan en la calle. A mí me echan de los actos de la AMIA por las denuncias. Dicen que yo di un discurso político para favorecer en las elecciones, todo porque hablé de Sergio Bergman, de todas las porquerías, me silbaron. [Cristian] Ritondo y Sergio Bergman estaban con la

caterva de personajes de la legislatura que llevaron, gritonas que ya las conocía porque ya habían gritado en otras oportunidades. Fueron a hacer un acto, con la complicidad de la DAIA y la AMIA. Y no pudimos hablar más. Ahora, ¿qué fue lo que dije? ¿Yo soy el responsable de que la AMIA y la DAIA hayan ido a tocarle el timbre a la embajada de Estados Unidos para que lo aprieten a Nisman y no siga investigando en la causa que terminó procesando a Beraja? Está en los Wikileaks, en documentos originales. Está demostrado que la DAIA fue a pedir que lo aprieten a Nisman y está demostrado que Nisman fue a pedir disculpas después de pedir el procesamiento de Menem y no avisarle a la embajada. No estamos hablando de fantasías, todo esto la gente se olvida, no le da pelota. No importa, yo soy el hdp.

¿Qué estrategia van a llevar adelante los familiares frente a estas renuncias?

Algo se va a hacer en conjunto para que, más allá de los matices que nos puedan diferenciar, quede establecido que estamos todos juntos en esta denuncia contra el gobierno. Creo que sería muy importante que Stilman y Strajman se presenten en el comité de ética del Colegio de Abogados y lo denuncien. Creo que es casi una obligación terminar de cerrar este acto honorable que han hecho y denunciar. Creo que va a salir algo en conjunto, una denuncia internacional para demostrar que un compromiso firmado por el Estado argentino está siendo vulnerado por el mismo Estado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: