¿IRREVERSIBLE? ¡Las pelotas!

«IRREVERSIBLE». Hace al menos dos años que comento con mis amistades y compañeros que entre los signos más evidentes de que nos dirigíamos a una derrota electoral estrepitosa (sea dicho esto «con el diario del lunes») está la recurrencia por parte de dirigentes kirchneristas a considerar «irreversibles» los cambios hechos sin dar el menor fundamento para ello.
Podría dar muchos ejemplos de ello pero me ceñiré a uno superlativo. Quien reemplazó al fallecido Eduardo Luis Duhalde al frente de la Secretaría de Derechos Humanos tenía marcada predilección por esa expresión que utilizó en casi todas las entrevistas que le hizo la agencia estatal Télam, la mayoría de las veces sin que se supiera por qué las concedía, ya que no contenían ninguna novedad. Otro ejemplo enorme es la de supuestos garantes de la vigencia de la Ley de Medios Audiovisuales, la más conversada y consensuada de la historia nacional, que fue derogada por decreto. Lo más sorprendente para mi es que cuando hace un par de meses tuve la oportunidad de hablar de ello con una joven diputada hija de desaparecidos, me justificó aquel proceder con el argumento baladí de que de si se decía la verdad (que lo único que podía garantizar que esas conquistas no fueran reversibles era ganar las elecciones, mantener el control del Estado y profundizar una batalla cultural que, al menos transitoriamente, perdimos) hubiera cundido el desánimo.

Todo esto (podría seguir este tema por horas) viene a cuento de que me encantó que este tema -junto a otros- lo abordara Lucas Molinari, periodista de Radio Gráfica.

PS: Estoy oyendo a Máximo Kirchner en diálogo con Eduardo Valdés (Un poco nomás, AM750 de 10 a 13). ¡Que casualidad! Dice Máximo que su padre siempre planteó la posibilidad de que Cristina fuera sucedida por un gobierno peligro de la derecha dura que buscaría revertir las conquistas de los gobiernos K, particularmente en el plano de los derechos humanos, y muy especialmente en lo que hace a los juicios de lesa humanidad… Lo que aumenta mi perplejidad por la liviandad con que tantos kirchneristas jóvenes se pusieran a batir el parche de la presunta irreversibilidad de lo hecho.

Los dejo con Lucas Molinari:

¿Irreversible? | El cambio macrista

 

Comentarios (2)

  1. Maria Inés Díaz

    Después del ’55, todo lo que pudieron destruir lo hicieron, pero el peronismo fue irreversible… Aunque todavía tengamos una Constitución llena de indefiniciones y gente que piensa que perdimos escandalosamente…

    Responder
  2. EL Gallo

    Sencillamente magistral: análisis del perfil del perverso en la tv.

    http://www.nuestrasvoces.com.ar/a-vos-te-creo/perversos-la-tv-argentina/

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: