DESAHOGOS. Candidatos hay muchos, con proyecto, solo Cristina

Aclaro que creo firmemente que hay que llegar a un acuerdo con Randazzo (o, mejor dicho, con su manager, Alberto Fernández, ya que se me hace que Randazzo, engreído y temeroso de algún carpetazo, no negociara directamente sino a través de aquel) en el peor de los casos para hacer unas PASO incruentas y cuyo resultado sea respetado escrupulosamente (proporcionalmente) a la hora de confeccionarse las listas y boletas electorales. Aclaro que pienso que el que insulta hace de quintacolumnista gratis. Y que no me parece correcto meter en el mismo caso a quienes son muy diferentes, pongamos por caso Emilio Pérsicio y Bossio. Dicho esto, qué bueno es poder desfogarnos leyendo y replicando a Carlos Riello (a quien no tengo el gusto). Porque una cosa es abogar por la imprescindible unidad, y otra que crean que nos comemos los mocos.

¡Adentro!

¡Yo los vi en Intratables!

Vi a varios dirigentes sociales y políticos hablando de Cristina como “el pasado”.
Sentaditos en el polígono de tiro de América, el programa de Del Moro, Viale, y compañía, los muchachos no ahorraron críticas para CFK en muchas emisiones.

Utilizando el slogan de Durán Barba sobre “Cristina es pasado”, los otrora “kirchneristas de la primera hora” prefieren contribuir con la campaña de difamación a levantar las banderas que Cristina les entregó.

Recuerdo a los actuales “ilustres del futuro peronismo del cambio” como grandes expresivos de la Alianza Cambiemos.

¿Como olvidar a estos “jóvenes de la nueva expresión del peronismo”?

Julián Domínguez
Emilio Pérsico
Fernando “chino” Navarro
Juan Manuel Abal Medina
Diego Bossio

Y siguen las firmas…

Dentro de este combo hay varios “carpeteados” y “sangucheros” que optaron por la figura del afónico Randazzo. Bueno, sabrán ellos porqué eligieron la figura del candidato de Clarín para estas elecciones.

Pérsico con gran “llegada” a Vidal, el Chino también reconocido por la “gobernadora estrella” del periodismo amigo, Domínguez con su memorable muestra de fuego amigo como lo definió Aníbal en su momento, Abal Medina portador inmune de apellido y gran consumidor…del show mediático digo, y que decir de Bossio…el emblema de la traición sanguchera.

Esta fauna asociada al afónico Randazzo hoy se convierte en la Armada Brancaleone del “Cambio en el peronismo” ja!

¡No todo es lo mismo!

Dentro del peronismo surgieron Menem y De la Sota entre otros, pero ya tomamos de esa sopa agria. Los puestitos y los carguitos a como de lugar no deben tapar el bosque, las apetencias personales hay que dejarlas de lado ante algo que se llaman ideales.

Formar un candidato es relativamente sencillo, llenar 50 micros y meterle cotillón a un micro estadio lo hace cualquiera con unos pesos…pero estamos hablando de ganar, de volver al poder para cambiar esta tragedia cívica, estamos hablando de jugar en las grandes ligas y no en la berretada mediática inconsistente y vacía de contenidos.

No estamos hablando de dirigentes con aspiraciones a tomar revancha personal por no haber visto satisfecho su manojo de ínfulas presidenciales sin tener en cuenta sus propias y acotadas posibilidades.

Estamos hablando de un líder capaz de amalgamar esos ideales de justicia social y empezar a dar vuelta la brújula de una gran parte de la sociedad que la está pasando muy mal.

La gente en el conurbano no pregunta “¿Cuando vuelve Randazzo?”. Tampoco preguntan por los impresentables que lo acompañan.

No se emocionan por escuchar los silencios de 500 días, y menos pueden sentirse representados por esos dirigentes que preferían los reflectores de un estudio televisivo para denostar al tiempo que mejor vivieron.

La gente que se emocionó en una inédita despedida de mandato presidencial llenando una plaza entera, no pregunta por un candidato…

Reclaman a un líder que los conduzca, que los vuelva a poner en el radar de la consideración pública, que pelee dejando el cuerpo y el alma en combatir a esta política neoliberal.

Está claro que el pueblo no recuerda bien a los traidores por acción u omisión, a los que hablaron y a los afónicos.

El pueblo no come vidrio aunque a veces haya sido engañado, y estos son tiempos de necesidades urgentes que hacen caer las máscaras.

¡Este tiempo reclama líderes de verdad!

No necesita medio pelos y menos aún media tintas, los tibios volverán a ser vomitados.

Hay un sólo camino posible, se llama Cristina…el resto acompaña.

Comentarios (8)

  1. El Gallo

    Toda esa generación, que pretende erigirse como la nueva renovación, fue parida por la convertibilidad.

    Responder
  2. nestor

    Todo lo que pensaba puesto en tinta excelente !!!!

    Responder
  3. Nelly bolañez

    EXCELENTEEEEEEEEE!!!

    Responder
  4. Felipe Andrés Cervine

    Mucho palabrerío para demostrar lo “democráticos” que son los “K”. Al final de la perorata dice: “Hay un sólo camino posible, se llama Cristina…el resto acompaña.”.

    Responder
  5. susana frigerio

    ¿Como no lo voy a compartir, mi querido Juan José? ¿Como no voy a compartir su idea, su opinión, si usted parece haber leído las mías? Son tantas coincidencias! Me revuelve el estómago ver como gastan energías tratando de trepar a los primeros puestos… y ya sabemos lo que hacen, y peor aún, lo que no hacen. La Patria está siendo saqueada y denostada, y gran parte del pueblo lo está sufriendo. Es momento de Unidad y rescate, sobre todo de rescate. ¡Caramba! Si ni siquiera saben lo que es el peronismo, y los incultos lo separan del justicialismo y hablan de “renovar”. ¿acaso el peronismo pudo haber pasado de moda? Al respecto hay una sola verdad que supera todos los dimes y diretes, Y es “Como lo dijo Peron y como lo hizo Cristina”

    Responder
  6. Juan Carlos

    Carta Política No 25

    La candidatura de Cristina

    El sol del 25 vino asomando y clarificó el panorama político. Las grandes movilizaciones del mes de marzo y la enorme movilización contra el dos por uno de la Corte Suprema han cavado un abismo cada vez más hondo entre las grandes masas populares y el gobierno. El proyecto de un peronismo “renovado”, obediente a las corporaciones, ha fracasado desde adentro y desde afuera del Frente para la Victoria.
    Desde adentro, los Urtubey, Pichetto o Bossio fueron borrados por la confrontación social, y no pueden articular una oposición sólida al liderazgo de Cristina. Desde afuera la mentada “ancha avenida del medio” del massismo se achicó hasta las dimensiones de un pequeño sendero. En el acto del 25, Massa se postula como el más apto “para frenar a Cristina” repicando en el mismo campanario que le dicta su acuerdo con el grupo Clarín.
    Sin embargo, hay un sector interno, que sigue maniobrando para frenar la candidatura de Cristina agrupado en torno de la candidatura de Randazzo con el argumento central de que con Randazzo se le puede ganar a Macri pero con Cristina no. El planteo intenta presentarse con el disfraz de un análisis “objetivo”, cuando en realidad es un razonamiento solamente oportunista.
    En primer lugar, todos los sondeos de todas las consultoras indican que Cristina es la dirigente que más mide aunque no haya sido proclamada su candidatura. En segundo lugar se trata de una candidatura nítida, de clara oposición a la barbarie macrista, a diferencia de la de Randazzo caracterizada por el silencio. Las dudas se acrecientan si se considera que algunos de los que más entusiastamente lo apoyan, como el senador Abal Medina, integraron el vergonzoso grupo que le votó leyes fundamentales al macrismo.
    El razonamiento de que alejándose de Cristina se consiguen más votos es falso, por decir lo menos. Cristina consiguió el 55 % de los votos en la elección siguiente a la brutal confrontación con la Sociedad Rural y la oligarquía por las retenciones móviles. Cristina y el núcleo fundamental del kirchnerismo dijo comprobadamente la verdad respecto al neoliberalismo de Macri. Los hechos, la experiencia vivida por amplias masas de nuestro pueblo, avalan la conducta y la política de Cristina. Nada indica que esta dolorosa experiencia vivida por nuestro pueblo no vaya a expresarse en las urnas. Lo cierto es exactamente lo contrario. Es inevitable que el repudio al desastre macrista se exprese en las urnas y que sean los más consecuentes, por claridad e integridad, los que recojan más apoyo. Es esto lo que ha limitado hasta la nulidad a los opositores a Cristina dentro del peronismo. Su vergonzoso romance con el macrismo se ha verificado como piantavotos.
    En realidad, detrás de una supuesta táctica para conseguir más votos, se esconde una nueva versión sibilina, disimulada, de “renovar” o “modernizar” al peronismo. Es decir transformarlo en un conglomerado disciplinado a los intereses del gran capital.
    El planteo de unidad, defendido por Cristina, se basa en un acuerdo programático sobre las medidas y leyes a votar en el Parlamento para frenar la ofensiva macrista. Massa, en cambio, quiere frenar a Cristina. Los que impulsan la candidatura de Randazzo no discuten programa, compromisos, o leyes a votar. Evaden, naturalmente, hacer un balance del voto a favor de los fondos buitre o al nombramiento de los cortesanos macristas.
    Pero, junto a esta opacidad para discutir balance y propuestas, en lo que sí son intransigentes es que haya dos listas en las PASO. En eso sí insisten. Es decir han hecho una bandera de patria o muerte para que haya en las PASO una lista de oposición a Cristina. Y esto ya es sospechoso.
    En momentos en que ninguna fuerza política ofrece la ventaja de presentar listas enfrentadas en los distritos fundamentales, y todas tratan de anudar acuerdos internos, los sectores anticristinistas hacen una verdadera apología de la división como quintaesencia de la democracia. Suena por lo menos sospechoso, si se tiene en cuenta que, tanto Clarín con La Nación, vienen impulsando una verdadera campaña de difusión a favor de Randazzo.
    Con este planteo, en realidad, quieren presionar a Cristina para que no se presente, amenazando con provocar, si lo hace, una división en el peronismo.
    La propuesta de Cristina, de construir un gran frente unitario contra el neoliberalismo, es la conclusión de la experiencia recorrida por la gente, acondicionada por enormes movilizaciones callejeras que se desarrollaron e impusieron, incluso, contra la voluntad conciliadora de los dirigentes. Daer es un ejemplo paradigmático. Integrante del triunvirato repudiado por la gente (“…,ponele fecha…”), participante entusiasta del brindis con Macri, diputado por el massismo, hoy se ha pasado a los que apoyan a Randazzo. La propuesta unitaria es inseparable del programa y el compromiso electoral sobre el que se deberá ahondar a partir de lo planteado tan claramente por Cristina en la entrevista en C5N.
    Un detalle significativo para terminar. La exigencia de la libertad de Milagro Sala es un punto esencial de este frente unitario encabezado por Cristina. Se trata de un verdadero símbolo de la lucha por la democracia contra el macrismo. La carta del papa Francisco a Milagro tiene una enorme importancia, también en la arena política. El acercamiento a Cristina de los peronistas puntanos, liderados por Rodríguez Saa, se motorizó a partir de una visita a Milagro en Jujuy. Alberto Fernández concretó su ruptura con Massa a partir de una visita similar. Y no es menor. El frente de Massa defiende el encarcelamiento de Milagro Sala, con acuerdos explícitos con el reaccionario gobernador de Jujuy. Margarita Stolbizer, adherente a este sector, que gusta posar de demócrata impoluta, suma esta mancha a su ya conocida propuesta a favor de la proscripción de Cristina. El gorilismo mas rancio no sólo está en el macrismo, anida también en loa massistas renovadores.
    Juan Carlos Venturini, Buenos Aires, 26 de mayo de 2017.
    Colabora al debate con la difusión de esta nota.

    Responder
    1. Monica Distasio

      Totalmente de acuerdo, un análisis claro y objetivo.

      Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: