CRISTINA: Los inconvenientes de su candidatura

Una nota interesante del Centro de Estudios Juan José Hernández Arregui, que expresa un pensamiento que me parece, en principio, de puro sentido común… aunque cuando crea que Cristina no podrá zafar de ser candidata. Lo que más ruido me hace es lo que aqui se dice del movimiento obrero organizado. Porque me parece claro que, tal como está, es más un freno que un dinamizador. Sin embargo, es claro que sin él, el peronismo se parece mucho al desvaído, difuminado radicalismo. Pero también parece serlo que, si no hay un cambio, una depuración de quienes lo quieren anquilosado para negociar prebendas individuales e insolidarias, seguirá siendo más una rémora que un factor de movilización (me refiero al sector hegemónico de la CGT). Mis esperanzas están puestas, sobre todo (aunque no exclusivamente) en la Corriente Federal de los Trabajadores. Que, sin embargo, se demora en dar vida a una corriente política.

Cristina. ¿Líder del Movimiento Peronista o jefa de un sector?

POR OMAR DALPONTE
 
Cristina Fernández, por esas cosas de la política, deberá elegir entre ser  líder de todo un movimiento  político o permanecer como jefa de un sector del Peronismo. Si finalmente decide ser candidata para las próximas elecciones legislativas, de acuerdo a lo que dicen ciertas encuestas y algún analista, tiene muchas posibilidades de triunfar. Tal candidatura podría alcanzarla mediante un acuerdo del cual surja una lista de unidad o compitiendo en las elecciones Primarias, Abiertas, simultáneas y Obligatorias. Si se diera esta alternativa, el espacio donde habitan el kirchnerismo incondicional  junto a otras corrientes y figuras del Peronismo que acompañamos lealmente los tres turnos kirchneristas, probablemente sufra alguna sacudida importante. La confección de las listas de candidatos suele ser tarea difícil, especialmente en el Peronismo, pues no son demasiados los cargos para tantos aspirantes. No faltó un importante intendente del conurbano  afirmando que Cristina es la salvación. ¿Traducido, esto quiere decir que sin ella no hay posibilidades  de triunfo?
Perdimos un año y medio en discusiones bizantinas y llegamos a esta instancia sin haber afrontado algunos debates internos que debían haberse dado y agotado hace tiempo. Desde la derrota de 2015 hasta el presente se navegó en un mar de indefiniciones y de tiras y aflojas que impidieron definir con anticipación nombres y programas para poner a consideración de la sociedad en tiempo y forma. Convengamos que por bronca, o por no ver las cosas con claridad, muchos de los nuestros hicieron una pésima  evaluación del enemigo que tenemos enfrente. Así fue que regalamos al macrismo y a otros adversarios un tiempo precioso que debió ser de construcción política y –en general- sólo fue ocupado con dimes y diretes. Nuestra dirigencia, salvo honrosas excepciones, no tuvo un comportamiento acorde a la gravedad  de la situación que vivimos los argentinos. En cuanto a la base militante  y de simpatizantes, dejando en claro que mucho de ese activo, a fuerza de voluntad y honestamente se esfuerza en ponerle el pecho a la tragedia neoliberal,  basta echar una mirada a las publicaciones en facebook para comprobar que hay una marcada tendencia a la puteada contra los propios y a caer en el desahogo verbal antes que proponer formas de organización orientadas a la conformación de la herramienta política con capacidad de sumar y contener a los sectores populares que, sin hesitar, se movilizan, marchan y concentran pero  luego, por falta de un dispositivo ordenador de los dispersos, quedan a la intemperie. No alcanza con sacarse las ganas en las redes sociales, vías de comunicación que, por otra parte, podremos utilizar hasta que el imperialismo y sus socios locales lo permitan. Las movilizaciones masivas, de alto impacto en el momento que ocurren, pierden efectividad si al otro día de su realización no tienen, los movilizados, una expresión política en la que puedan encuadrarse para proseguir las luchas orgánicamente, aunar ideas y planificar acciones. Lo lamentable es que ahora, debido a tantas idas y vueltas, con tanto tiempo desperdiciado, todo deberá hacerse a las corridas y sabido es que los apurones suelen no ser beneficiosos en política. Algunos pensamos que es muy perjudicial obnubilarse en medio de los ruidos de la coyuntura y no planificar para el largo plazo. Sumergir a Cristina en este lodazal especulando con una posible victoria electoral es  carecer de una mirada estratégica con visión de futuro.
Con Cristina candidata, ganar por poco en octubre no serviría de mucho. Perder significaría una catástrofe. Un triunfo, para dejarla bien posicionada, tendría que ser con mucha diferencia a favor y eso, aunque algunos pronósticos sean alentadores, no es absolutamente seguro. De manera que jugar el futuro  de nuestra más importante figura en una elección de medio término debería ser un tema para pensar detenidamente sin hacer caso a quienes procuran refugiarse en sus polleras para trepar en algún carguito.   

 

Si finalmente Cristina Fernández resuelve no asumir ninguna candidatura este año y como figura central de nuestra política se dispone, de ahora en adelante, a promover y construir un gran frente de liberación nacional podríamos casi asegurar que en  2019 cantaría otro gallo. ¿Quien, si no ella, después del próximo octubre, sin haber estado sometida al manoseo de una campaña y a las refriegas parlamentarias, estaría en condiciones de convocar a todos los sectores del Peronismo para reconstruir a este enorme Movimiento hoy carente de un liderazgo y de una conducción centralizada?  Esta sería la tarea de Cristina como líder. Y los líderes no deben embarrarse en la política menuda. Uno no imagina a Perón, Fidel Castro, Hugo Chávez o Evo Morales sopapeándose en medio del griterío del Parlamento que, como dijo el maestro Hernández Arregui, “parlamento” deriva de “parlement” vocablo que expresa la acción de “parler” (hablar, charlar) o sea el lugar donde se reúnen los charlatanes. En el peronismo liderar y conducir es una sola cosa. La conducción, en nuestro, caso debe ejercerse sobre la totalidad de los peronistas y difícilmente podrá llevarse a cabo si quien pretende conducir privilegia a un sector sobre otro. O si está atado a  un lugar institucional como ser un bloque de diputados o senadores. La conducción estratégica de cualquier organización de masas, como la de una fuerza militar, requiere dedicación y presencia permanentes. Además, el líder y conductor de un movimiento con las particularidades de nuestro peronismo debe cuidarse de proponer cosas y no concretarlas.  Alguna vez se amagó con un frente ciudadano respecto al cual nunca se dio un solo paso para su concreción. Una de las frases más difundidas y valiosas de Perón debe estar en la mente de cada buen peronista. “Mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”. Ahora, en un reportaje reciente  que duró más de hora y media, Cristina Fernández afirmó que se siente “con responsabilidades históricas”. Prometió trabajar por la unidad del peronismo y de todo lo que habitualmente denominamos el “campo popular” para enfrentar al neoliberalismo. Suponemos que se pondrá especial atención en sumar al Movimiento Obrero Organizado y al Partido Justicialista sin los cuales, en esta Argentina dolorida, no hay posibilidades de construir un Frente de Salvación Nacional como el que necesitamos.  Saludamos esa promesa con la mayor voluntad de acompañar lealmente a Cristina en esta tarea fundamental porque reconocemos sus valores y su obra de gobierno. Decimos esto no desde la obsecuencia de los mediocres ni del comportamiento avieso de los logreros.  Lo hacemos respaldados por nuestra militancia junto al pueblo y afianzados en la idea de que “Primero está la Patria, luego el Movimiento y por último las personas”. Todos los peronistas, sin exclusiones, deben ser convocados para la reconstrucción de nuestro Movimiento y la defensa de la Patria.

Comentarios (5)

  1. Vidal Giménez

    Una de cal y otra de arena.
    Sin una Lista Unificada corremos el riesgo de perder frente a Cambiemos. De una dispersión en varias listas con heridas post electorales.
    Una Senadora del calibre de Cristina no se va a ponerse a los gritos en el Salón ni a facilitar provocaciones que decenas estarán esperando la ocasión.
    Puede liderar Propuestas de Reconstrucción desde afuera del Congreso. El Centro se puede trasladar al Instituto Patria para la Construcción de la Oposición real al Gobierno de Macri.

    Responder
  2. Pato

    Creo que las discusiones bizantinas la dan continuamente los intelectuales, los Kirchneristas a medias, los sindicalistas de mierda que no se logran renovar, los especuladores de adentro que hacen fuerza por entrar en la lista, cuando entran negocian con el enemigo ( mov evita, Pichetto,Bossio, randazzo ) y cuando no juegan en las urnas para el ( Domínguez , Alberto Fernández, dualdhe) realmente este año y medio sirvió para desenmascarar a las ratas, a los tibios, a los transas, a los buchones y también a los nobles, a los valientes, a los leales, a los que realmente pusieron la cara y el cuero por la única líder capaz de enfrentar al poder real, a la puta oligarquía, al capital transnacional al verdadero enemigo del pueblo. Viva Kirchner para siempre lo demás es verdurita todos tienen su trampita.

    Responder
  3. victor nannini

    No es desatinado el comentario, sin embargo el tiempo no esta a favor del pueblo argentino; los muchachos que nos gobiernan han venido decididos ante la posibilidad de gobernar a sus anchas el país a terminar lo inconcluso de la dictadura y los noventa (épocas a las cuales son sirvientes y pertenecientes).- La pregunta es ¿hay tiempo para construir sin cargo ni poder alguno una construcci´´on poplítica, antes de que se lleven puesto al país? El lider ¿ no debe estar conduciendo desde un lugar que a demás lo proteja contra la persecución y le potencia y presencia de voz para alertar lo que ocurre? EL endeudamiento ha llegado aproximadamente a los $100.000.- millones de U$S, todo los demás lo sabemos y muchos lo vivimos; la paciencia y estrategia fundada del compañero, colijo que soslaya la velocidad, complejidad y gravedad de los que nos gobiernan; ninguno de los lideres nombrados, tuvieron que vivir en esas circunstancias: Peron fue desalojado del poder y de la patria, cuando pudo regresar volvió ya era tarde (por su edad y por la consolidación de los poderes fácticos económicos, aportar mucho más de lo que aportó; Fidel, tomo el poder y no lo dejo, hasta muy avanzada la edad; Hugo Chavez, desgraciadamente, no pudo sobrevivir como para solidificar los cimientos de la revolución instaurada, el murió y los enemigos estaban plenos de salud; Evo Morales, tomó el poder y solo se alejará cuando termine su mandato, que no pudo llevarlo más allá en el tiempo, porque perdió la reforma constitucional que podría haberlo habilitado; conclusión no se puede estar lejos del poder para disputar el poder mismo; si asumimos que Cristina es la lider, sería protectivo para ella, ser señadora y asegurar así la posibilidad de seguir lideradno y constuyendo; no nos olvidemos que puede tener el mismo destino que milagros sala, que ahce más de un año que esta detenida sin causa aparnte que justifique ello pero esta detenida; Perón se fue del país no por cobarde como pretendieron hacerlo pasar los gorilas sino porque encarnaba la piedra angular del movimiento; estos tipos que nos gobiernan estan dispuestos a ahcer y destrozar lo que sea y a quien fuere para conseguir su fin, volver a la Argentina pastoril y primaria de más de un siglo atrás
    Respeto todas las opiniones, pero futboleramente hablando este partido no se puede jugar con el o la mejor en el banco o en los vestuarios, un abrazo y hasta la victoria siempre

    Responder
  4. ANTONIO

    “Gobernar es persuadir” Juan Domingo Peron
    Y eso entonces que mierda tiene que ver con caer en el River vs Boca de La Campora y su Gran Laclau ilustrado?
    Claramente pelear y considerar enemigos a todos los que no se SOMETEN, no es persuadir, por lo tanto no es peronismo

    Responder
  5. Jorge Leiva

    Algunos andan diciendo que el problema no es ella (“la morocha”, como le dice cariñosamente la muchachada) , sino los que tiene al lado.
    Los que tengan oídos para oír que oigan (Jesucristo, en el Nuevo Testamento).

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: