CEOS & FACHOS. Se abrió una nueva grieta y parece la zanja de Alsina

Defino a Baby Etchecopar como “la Triple A del micrófono”. Escucharlo me produce repelús, me deja sabor a caca en la boca. O mejor dicho, a muerte. Tanatos en carne aún viva es éste baba negra (pero el periodismo, ya saben, es un apostolado, y me toca sacrificarme y escucharlo). Los fascistas como él no quieren saber mas nada con la neoderecha que trabaja para el capital financiero globalizado y que cuando todo estalle están dispuestos a irse a vivir a Miami, Paris, Londres, NY o Siderno. Ellos viven del mercado interno: saben horadar cráneos locales y no sabrían cómo hacerlo bien con los de lelos de otras latitudes.

A %d blogueros les gusta esto: