CGT – CANILLITAS. Schmid dijo querer «una protesta inmediata» de la central obrera

Juan Carlos Schmid, miembro del triunvirato que conduce la CGT abogó por «una protesta inmediata» de la central obrera en respuesta a la intercención manu militari del Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas, más conocido como de los «canillitas». El Gobierno, a traves del jefe de Gabinete, respondió con el cinismo que ya les consustancial.

Schmid hizo esas declaraciones a Télam luego de un chirle comunicado de la CGT (en el que anunció que denunciaría el atropello en Ginebra ante la OIT, ver debajo) y de una mucho más clara respuesta de la Corriente Federal de los Trabajadores de la cual, desgraciadamente, no tenemos copia, pero que se titula «Los sindicatos son de los trabajadores» y plantea que la intervención es «un atropello sólo visto en tiempos dictatoriales» y «parte de un plan antisindical para confrontar a los trabajadores y a sus dirigentes con acciones mediáticas, judiciales y represivas» por parte de un gobierno cuyas políticas «implican flexibilidad laboral, despidos masivos, salarios de hambre y miseria» para lo que necesita «destruir las organizaciones sindicales».

CANILLITAS-INTERVENCIÓN

Schmid: «Esta intervención seguramente va a provocar una reacción de la CGT»

Juan Carlos Schmid, uno de los integrantes del triunvirato de conducción de la CGT, afirmó hoy que la intervención del Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas (Sivendia) «seguramente va a provocar una reacción» de la central obrera y adelantó que su postura personal es a favor de llamar a «una protesta».

El líder del gremio de Dragado y Balizamiento criticó la intervención decidida por la Justicia, llamó al gremialismo a defenderse y emparentó la decisión judicial con una ofensiva contra el sindicalismo de parte del Gobierno.

«Esta intervención seguramente va a provocar una reacción de la CGT», adelantó Schmid, en diálogo con Radio 10.

«Mi posición es que declaremos una protesta», añadió, aunque sin aclarar el formato que tendría ese reclamo. «Puede ser una movilización, o una medida de fuerza. Debería ser de manera inmediata», añadió.

Para Schmid, la determinación judicial sobre el gremio de los canillitas forma parte de un embate del Gobierno contra el sindicalismo, según planteó al recordar que hay cuatro gremios intervenidos. «Tenemos que defender nuestros porotos y acá hay una ofensiva contra nosotros. Se ha ido más allá de cualquier límite», señaló.

«Hay cuatro gremios intervenidos en la gestión de Cambiemos (canillitas, SOMU, vigiladores privados y Federación de Empleados de la Industria Azucarera). El sindicato marítimo lleva un año y medio intervenido. No se puede hablar de sostenimiento de un sistema democrático cuando han intervenido un gremio por un año y medio. Qué se dejen de joder, que pongan el plazo y terminen de normalizarlo», continuó.

«Uno tiene todo el derecho a sospechar el móvil político que hay detrás de todo esto. El operativo encierra toda una señal. Un operativo de Gendarmería de semejante magnitud para ir al gremio de canillitas», cuestionó el líder cegetista.

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi procesó ayer sin prisión preventiva a Omar Plaini, titular del gremio de canillitas, intervino el sindicato y allanó su sede en una causa por supuesta «falsificación de documento público» originada en una denuncia de una agrupación disidente presentada en 2013 por irregularidades en el padrón de la asamblea sindical.

«Plaini es un hombre probo, un compañero honesto», caracterizó al líder de los canillitas el triunviro de la CGT.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, negó esta mañana que el Gobierno impulse una persecución gremial. En una conferencia de prensa que brindó en el Centro Cultural Kirchner (CCK) resaltó la «enorme valoración» que el Gobierno tiene «de la representación sindical y obrera para una discusión de un país que necesita esa pata fuerte y bien desarrollada y que sea parte de una mesa para mejorar las condiciones de empleo y generar millones de puestos de trabajo».

Pero subrayó: «Todos los sectores debemos estar disponibles para la Justicia y cumplir con la ley».

************

La Confederación General del Trabajo rechaza la sentencia del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi respecto de la intervención dispuesta al Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas de Capital Federal y Buenos Aires y el procesamiento de su Secretario General Omar Plaini.

Entendemos que la causa iniciada en el año 2013 es una excusa que esconde tras de sí objetivos políticos y, especialmente, persecución gremial por parte del gobierno nacional. El inmiscuirse en la vida interna del gremio por parte de un juzgado federal enarbolando incumplimiento de la ley de Asociaciones Profesionales no solo está fuera de su órbita de acción sino que ejerce violencia institucional sobre la representatividad de los trabajadores canillitas que eligieron sus autoridades en el marco de la ley que los regula.

Instamos al juez federal, a las autoridades del Ministerio de Trabajo y al Poder Ejecutivo Nacional a que cesen en la intervención del gremio y, como viene sucediendo en tantos otros casos, la persecución a dirigentes gremiales.
Los síntomas propios de un ataque a la institucionalidad sindical y, con ello, al modelo de representatividad de los trabajadores argentinos suma un nuevo capítulo al que está Confederación rechaza en todos sus términos y procederá
por ello a la denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo.

Juan Carlos Schmid – Héctor Daer – Carlos Acuña

Ciudad de Buenos Aires, 30 de Junio de 2017

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *