ARACELI FERREYRA. «Carrió no mea agua bendita». La pitonisa denunciator encontró su Némesis…

… su horma del zapato. La correntina Araceli es una mina polenta. Milita desde chica, ahora en el Movimiento Evita, pero siempre, desde la ruptura del Bloque del Frente, aclarando que de presentarse Cristina, apoyaría su candidatura. En su intervención en el debate De Vido (el debate debido es otro, como puntualiza Alcira Argumedo en el post anterior) le pone los puntos sobre las íes a una Elisa Carrió que en el pasado no paraba de criticar, denostar y aun execrar a Mauricio Macri y hoy se ha convertido en su primera espada, encubriendo con su capa mosqueteril latrocinios y desfalcos perpetrados desde el poder, mientras procura satanizar al ex ministro de Obras Públicas, convertirlo en un chivo emisario del sistema de financiación de la obra pública… y de la política. Sistema que llegó a su cenit en el menemato y que ya antes durante la dictadura, había vuelto multimillonarios a los Macri. Araceli Ferreyra arremete por debajo de la linea de flotación del mascarón de proa en que se ha convertido Carrió, poniendo  en evidencia la inmundicia que esconde en la sentina el falso submarino amarillo de la «Revolución de la Alegria». Devolvió la pelota al campo de Carrió que debe explicar su súbito patrimonio o cerrar su bocaza carmesí. ¡Chapeaux!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *