FRAUDE PREVISIBLE. Gabriel Fernández lo advirtió

Rogelio Frigerio: El responsable directo.

Lamentablemente, no tuve tiempo de subir algunas notas muy buenas de Gabriel Fernández. No al cuete, Horacio Verbitsky se refiere hoy a una Crónica de una estafa anunciada. Gabriel fue uno de los mejores augures del pucherazo en ciernes. En la última nota que escribió antes del comicio («Manual para afrontar este domingo, y el día despues») advirtió proféticamente que había que «cuidarse de la presión que se suscita, desde las 15 horas aproximadamente, a través de las bocas de urna. En el 2015, se recordará, el PRO Cambiemos ganaba por nueve puntos a esa hora; por seis en el cierre de la votación. En la madrugada, se comprendió que su triunfo rozaba un punto de diferencia. El impacto fue fortísimo: el grueso de la sociedad se retiró a dormir pensando que la victoria liberal resultaba abultada, cuando la distancia era ínfima. Hasta el día de hoy, los pistoleros que orienta el poder financiero gobiernan con la intensidad que les deparó aquél golpe propagandístico, muy por encima de su hegemonía cultural real.
«Y esto no termina allí. Los guarismos de Córdoba, Santa Fe y el Sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el comicio anterior resultaron poco creíbles. Admitiendo que en las tres regiones el PRO Cambiemos lograra la victoria, quedó la incomprobable sensación de un perfil eminentemente liberal conservador en poblaciones mucho más partidas de lo que indicó el resultado.
«Allí existen varios factores a tomar en cuenta. Si por un lado la acción de los fiscales necesita ser perspicaz y eficiente, por otro las cabezas de lista no se pueden retirar a descansar a las 21 horas admitiendo cualquier cifra lanzada al aire por la empresa privada encargada de los cómputos y expandida como verdad por los grandes medios.
«Los amarillos, con todas las cámaras a su favor, danzarán y celebrarán cualquiera sea el resultado real. Buscarán volver a dar la imagen de triunfo y a su través, de ratificación popular a sus políticas…».

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *