AMIA. El Gobierno quiere entregarle a la CIA, involucrada en el encubrimiento, los archivos escamoteados a la justicia por la SIDE de Stiuso

OPERACIÓN CACEROLA. Ante el fracaso de su anterior maniobra para quitarle el control de los archivos de la SIDE relativos al atentado a la AMIA a la Unidad Fiscal de Investigación del Atentado (UFI-AMIA) en la que Nisman hizo la planca durante toda una decécada, archivos que nunca le fueron aportados a la justicia, que le fueron escamoteados (y no sólo por sus jefes formales -que están siendo juzgados, aunque no por esto- sino también por su jefe operacional, el ingeniero Stiuso… al que ahora algunos pretenden presentar como un héroe), ante este panorama, ahora directamente el Gobierno pretende traspasárselos a la CIA… que está directamente involucrada en el desvío de la investigación hacia una vía muerta, como lo probó la Operación Cacerola, que salió a la luz cuando unos esos documentos comprometedores guardados en una “cueva” del Pasaje Barolo tomó estado público. Dicha Operación (el nombre parece haberlo puesto la propia CIA) demostró que, al igual que los servicios secretos israelíes y la DAIA y tantos  jetones del judaísmo oficial vernáculo (liderados por Rubén Beraja, que también está siendo juzgado), la CIA participó activamente del encubrimiento.
De yapa, dos cosas: un reciente artículo de Página/12 que da cuenta de que Nisman no tenía ninguna queja que hacerle al gobierno de CFK cuando se dio a conocer la firma del memorandum con Irán. Sería luego, cuando los servicios israelíes y su representante oficioso Stiuso le comieron el coco, cuando iniciara la redacción de su demencial pero insulsa denuncia. Y el video de una entrevista que Gustavo Sylvestre le hizo a Nisman, en la que éste se manifestó en el mismo sentido.

Denuncia por los archivos del atentado a la AMIA

“Quieren entregarlos a una empresa”

 

“Jaime” Stiuso. Al servicio del Mossad y de la CIA.

Familiares de víctimas del atentado contra la mutual de la comunidad judía AMIA acusaron ayer al gobierno nacional de querer entregar a una empresa estadounidense los archivos de inteligencia relacionados con el ataque y con el procedimiento judicial que lo encubrió. “Queremos insistir en la gravedad de la situación”, apuntó a este diario Laura Ginsberg, titular de la Agrupación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (Apemia), la agrupación que denunció públicamente la “maniobra del Gobierno” para “reapropiarse de documentación secreta y entregarla a una empresa con sede en Estados Unidos, que trabaja para la CÏA, y servicios de inteligencia de otros lados del mundo, como Israel, y corrernos a los familiares y amigos de las víctimas del control de esa documentación”.

Apemia realizó la denuncia pública sobre la entrega de los archivos secretos relacionados con el atentado a la AMIA en una conferencia de prensa. “Después de 23 años de impunidad, están entregando a servicios secretos de otros países documentación relevante para probar la responsabilidad del Estado argentino en la criminalidad y encubrimiento del asesinato de nuestros familiares y amigos”, remarcó Ginsberg.

Además, la agrupación exigió la renuncia de Mario Cimadevilla, a cargo de la Unidad Especial de Investigación del atentado, a quien acusan de incentivar la entrega de archivos secretos a Estados Unidos para “hacer negocios”, y reiteró la inconstitucionalidad del decreto 229/2017, de abril pasado, mediante el que el Presidente Mauricio Macri creó esa flamante estructura en la órbita del Ministerio de Justicia.

Ginsberg vinculó la tercerización de la digitalización y el procesamiento de los archivos en manos de la empresa estadounidense Palantir con el decreto 229/2017 y con la visita que días próximos realizará al país el mandatario israelí Benjamin Netanyahu.

“No viene solo por acuerdos comerciales sino para cerrar con el Gobierno cualquier posibilidad de realizar una investigación seria acerca de lo ocurrido en la Amia hace 23 años”, denunció la titular de Apemia.

************

En tres oportunidades el fiscal se mostró de acuerdo con la idea

Cuando Nisman estaba a favor de un memorándum con Irán

 

“La recibe con beneplácito y la encuentra altamente positiva”, respondía Nisman sobre la idea de un acuerdo cuando lo proponía Interpol. Después, pese a que fue aprobado por el Congreso, pasó a considerarlo un delito.

A %d blogueros les gusta esto: