CASO MALDONADO: Juez y fiscal no quieren saber que el celu de Santiago estaba seco y funcionando en Esquel el jueves 3 de agosto

Algunos colegas me han criticado por darle “tanto” crédito a Rolando Graña. Les respondo que no me hago cargo de todo lo que hace Rolando, pero que me parece que en el video que ya subí y en el que subo aquí, su periodismo es impecable.
De manera similar, estoy de acuerdo en todo lo que dice Garbarz en esta ocasión (más allá de su título de ingeniero electrónico de la UTN, que también lo tiene Stiuso, que sostiene la misma patraña) aunque me conste que es lo suficientemente chanta como para decir lo más suelto de cuerpo yu solo porque el aire es gratis que a Nisman lo asesinaron.
Pero bueno, también lo doy bola a Raúl Kollmann en todo lo que hace a su muy buena cobertura del caso Nisman a pesar de que siga siendo un majadero al seguir sosteniendo el embuste de la Trafic-bomba piloteada por un kamikaze libanés teledirigido por protervos ayatolás iraníes.
Hechas estas aclaraciones, los dejo con la información que publicó Télam y el parlamento de Graña que, repito, me parece muy bueno.
Como yapa, debajo, por si quieren profundizar la entrevista-charla que Graña tuvo con Garbarz. Y después de los videos, la información base, levantada de http://memoria.telam.com.ar

 

Ariel Garbarz, “indignado” con la fiscal, que no lo quiso recibir 

Caso Maldonado: Asegura saber en qué lugar se activó su celular un día después de su desaparición

  • Memoria Verdad y Justicia - TélamAriel Garbarz, ingeniero electrónico y director del laboratorio de Seguridad de la Comunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), dijo hoy, “indignado” y de regreso de Esquel, que el juez Guido Otranto y la fiscal Silvina Ávila no aceptaron recibirlo por lo que no pude entregarles los resultados de un “primer trabajo de geolocalización” del celular de Santiago Maldonado, “datos de la antena y zona” donde fue activado el 2 de agosto pasado durante 22 segundo un día después de su desaparición, durante 22 segundos.

Garbarz viajó ayer a Esquel para, en calidad de perito de las querellas representadas por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH). A través de su cuenta de Twitter, informó que la fiscal Silvina Ávila “no me recibió ni me dejó aceptar el cargo de perito de parte” a pesar de que el juez Otranto le había dicho a la Comisión Provincial de la Memoria (CPM) y a la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos) que me propusieran como perito”, tal como hicieron. Lo único que informo Garbarz es que el celular se encontraba en Esquel, donde tiene sede el Escuadrón 36 de la Gendarmería.

“Vuelvo a Buenos Aires indignado”, declaró a Télam  Garbarz, quien además de entregar hoy su informe a la Justicia aspiraba a solicitar “medidas urgentes” en función de que “el celular se encendió el 2 de agosto durante 22 segundos”, al responder una llamada que realizó un amigo del joven, desde El Bolsón.

Según explicó, esa llamada le permitió establecer “cuál es la antena que atendió ese llamado y hacia dónde prestaba servicio”, pero que para mayor precisión necesita información de la compañía Movistar.

En declaraciones hechas esta mañana a radio El Mundo, Garbarz afirmó que se trata de “la punta del ovillo para analizar” qué ocurrió con Maldonado a partir de que se perdió su rastro durante el operativo de Gendarmería Nacional en el Pu Lof de Cushamen el pasado 1º de agosto.

“Trabajamos todo el domingo con las antenas de Esquel y tenemos datos muy importantes para aportar”, agregó Garbarz.

En cuanto a otros dos celulares que figuraban a nombre de Maldonado, estimó que han de ser viejos, “ado que no hay ninguna constancia de que hayan estado encendidos”.

Determinar dónde estaba el celular de Maldonado luego de su desaparición constituye “un paso muy importante para determinar dónde podría estar él y, lo más importante si es que él no fue el que encendió el celular, qué otros celulares estaban encendidos alrededor de ese punto geográfico”.

“Para poder terminar ese trabajo y tener una localización precisa, utilizando la tecnología que tenemos en la UTN de geolocalización o triangulación fina, con errores de metros y no de kilómetros, falta información de Movistar, imprescindible para terminar el trabajo”, explicó Garbarz.

“Cuando se investiga cualquier delito, sobre todo en la vía pública y se tienen que saber los posibles sospechosos o testigos, una de las primeras medidas que se hace es solicitar la triangulación y geolocalización” de los teléfonos celulares, algo que no ocurrió en este expediente, siguió diciendo.

No obstante, reconoció que fue el juez , cuando días pasados rechazó su incorporación en el expediente como perito de oficio, fue el propio magistrado quien le sugirió presentarse como perito de parte, tal intentó hacer.

Comentarios (2)

  1. Alberto Espejo (@tajin2010)

    Acá no se trata de OPONERSE a nadie, sólo RESTITUIR el cumplimieno de la LEY que Patricia Bullrich y CLIENTELA adenda, IMPIDEN. Si en mes y medio sólo hay PRUEBAS de que la caminoneta está lavada, el informe que presentó Graña, el impedimento de Otranto y Ávila para que Garbarz explicara la situación y uso del celular, las declaraciones de dos mapuches, la declaración en vivo de Noceti, la declaración del gerdame que le tiró una piedra en el PREDIO al que no podía ingresar gendarmería -aceptando que sólo hay trazas de pruebas-, etc., y al FRENTE existen MENTIRAS DESMENTIDAS, ¿dónde está Santiago Maldonado? Es una prueba mal de un estado de derecho amedrentado por la Prefectura y la Federal. También habría estado la mano de Stiuso.

    Responder
  2. Alberto Espejo (@tajin2010)

    una prueba más.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: