NETANYAHU. Sus objetivos explicados por Jorge Elbaum, presidente del Llamamiento Argentino Judío

El primer mandatario viene a nuestro país, también, para acreditar la acusación hacia la República Islámica de Irán, en relación a los atentados a la Embajada de Israel en 1992 y a la AMIA/DAIA en 1994, exigir su inmediata condena, avalar el dictamen de la Corte Suprema en relación a la inconstitucionalidad del Memorandum de entendimiento con Irán y apoyar el juicio contra Cristina Kirchner y Héctor Timerman por “traición a la Patria”.

El periodista Larry Levy habla en el encuentro del Llamamiento.

La llegada del primer ministro israelí será la primera de un primer ministro de ese país a la República Argentina. Bibi Netanyahu es un referente de las políticas económicas neoliberales y un exponente de los sectores que se oponen a establecer la paz con la Autoridad Nacional Palestina, hecho que permitiría la existencia de dos Estados soberanos, tal cual fue dispuesto por las Naciones Unidas con la partición de Palestina en 1947. El líder del Likud (partido de la derecha israelí) es además el jefe de un gobierno que se ha opuesto sistemáticamente a las posiciones argentinas en relación a las Islas Malvinas: todas sus votaciones en los ámbitos internacionales han acompañado las mociones de Gran Bretaña, en franca oposición a los intereses nacionales. Dichas votaciones, enfrentadas a los intereses argentinos, han sido avaladas únicamente por tres países –Gran Bretaña, Estados Unidos e Israel–, curiosamente los mismos con los que el actual presidente Macri ha entablado las mejores afinidades diplomáticas. El primer mandatario argentino recibió semanas atrás al vicepresidente Mike Pence y firmó con Gran Bretaña en 2016 un documento en el que ambos países –Gran Bretaña y Argentina– se comprometían a “remover todos los obstáculos” para el desarrollo económico de las islas en lo que se refiere a comercio, navegación, pesca e hidrocarburos
Netanyahu es más que un opositor a la soberanía argentina de las Malvinas: es el máximo beneficiario del financiamiento partidario otorgado por Sheldon Adelson, quien además es el propietario del diario de mayor tirada en Israel “Israel Hayom” –similar al matutino Clarín en argentina– cuya política editorial se basa en una defensa a ultranza de las políticas neoliberales del gobierno del Likud y de su oposición a la paz con los palestinos. Adelson, que es de los empresarios más acaudalados del mundo, fue uno de los más conocidos integrantes del colectivo denominado “fondos buitre” –en conjunto con Paul Singer– que lograron el cobro de “bonos basura” por parte del actual gobierno argentino, luego de fracasar en sus propósitos usurarios con el gobierno de Cristina Kirchner.
El mentor de Netanyahu, a quien el periodismo israelí denomina “el patrón de Netanyahu”, Sheldon Adelson, fue, además, uno de los “donantes” a Alberto Nisman, quien recibió casi 300 mil dólares en cuentas no declaradas provenientes de “Israel Hayom”, por conferencias supuestamente brindadas en Israel que nunca se llevaron a cabo. El monto entregado por Adelson se convirtió en una propiedad de ese mismo valor en las costas uruguayas, motivo por el cual están siendo juzgadas la madre y la hermana del extinto fiscal.
El primer mandatario viene a nuestro país, también, para acreditar la acusación hacia la República Islámica de Irán, en relación a los atentados a la Embajada de Israel en 1992 y a la AMIA/DAIA en 1994, exigir su inmediata condena, avalar el dictamen de la Corte Suprema en relación a la inconstitucionalidad del Memorandum de entendimiento con Irán, apoyar el juicio contra Cristina Kirchner y Héctor Timerman por “traición a la Patria”. También reclamará la aprobación de la ley que permite el juicio en ausencia y la finalización de la causa contra el ex presidente de la DAIA Rubén Beraja, quien está siendo juzgado por encubrimiento, junto a funcionarios del gobierno de Menem. En esa misma línea apoyará las políticas injerencistas sobre Venezuela sugeridas por Donald Trump, aliado internacional de Macri y de Netanyahu, y firmará acuerdos cuyos componentes centrales serán la cooperación en temáticas de seguridad y “lucha antiterrorista”. 
Netanyahu arriba al país en momentos que está siendo investigado junto con su esposa por fraude al Estado y prácticas incompatibles con la función pública. El primer ministro aduce que esas investigaciones –coordinadas por la policía israelí y la fiscalía de delitos complejos– son un claro intento de golpe de estado. Uno de los más influyentes periodistas de la derecha israelí, Dan Margalit, señaló recientemente que “Israel ha sido testigo –en el caso de Netanyahu– de un preocupante culto a la personalidad y una evidente forma de nepotismo y fascismo. Si se prueba que Bibi cometió un delito, su destitución no es un golpe de estado”. Los sectores más conservadores de la colectividad judía argentina, por su parte, recibirán al primer ministro con ponderaciones y ágapes honoríficos, intentando convencer a la totalidad de la sociedad argentina que existe una valoración positiva monolítica sobre el rol jugado por el gobierno de Netanyahu. Con apoyo de los medios de comunicación hegemónico borrarán las voces de los sectores disonantes de la argentinidad judía para monopolizar la escucha de una única voz, la de los sectores menos comprometidos con la paz en medio oriento y más asociados con el gobierno de Cambiemos.
El 30 de agosto último, uno de los máximos investigadores de la Shoá, Yehuda Bauer, publicó una nota en la prensa israelí titulada: “¿Es antisemita el gobierno de Israel?” En ese artículo se refirió a la ambigüedad cómplice de Netanyahu –coherente con la banalización de Trump luego de sucedida la manifestación supremacista– en relación a las marcas neonazis y supremacistas llevadas a cabo en Charlestonville. Bauer finaliza su artículo con la siguiente afirmación referida al gobierno de Netanyahu: “…parecería que no se comete un error si se asegura que se trata de un gobierno que se conduce por una política que contiene síntomas muy significativos de antisemitismo”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: