BANCO CENTRAL: La de Sturzenegger es “una administración fraudulenta”, denuncia Pedro Biscay

Reportaje a Pedro Biscay

BANCO CENTRAL: Fragilidad institucional y administración fraudulenta

 

Biscay fue director del Banco Central desde octubre de 2014 hasta el mes de julio del año corriente. Sostiene que existe un cuadro preocupante de fragilidad institucional en el desempeño de la conducción del Banco Central que le quita credibilidad como regulador monetario. Enfatiza que la autoridad monetaria y financiera emite billetes que cada vez valen menos al tiempo que circulan más dólares conseguidos endeudando a la Argentina. Afirma que la administración del Banco es fraudulenta porque deteriora en forma creciente el patrimonio de la entidad.  Biscay es director del Centro de Estudios Estratégicos para la Integración Financiera (CINFIN).

 

POR JORGE MANCINELLI /  PÁJARO ROJO 

¿En qué situación se encuentra el Banco Central?

Tiene una conducción cuasi de facto que viola las disposiciones de la carta orgánica del Banco. Salvo el presidente,  ningún miembro del directorio está respaldado con  un  pliego aprobado por el Senado. Institucionalmente no es bueno mantener esa situación por más de un período legislativo. Además, las autoridades actuales ingresaron al banco por medio de una maniobra fraudulenta instrumentada a través de una denuncia penal por las operaciones con futuro de dólar hechas por la anterior composición del Directorio con el objetivo de evitar una devaluación perjudicial para el ahorro de las familias. Mediante una denuncia penal infundada provocaron un golpe institucional que produjo la renuncia del entonces presidente del Banco y de gran parte de los miembros del directorio. Un hecho de una gravedad extrema que pasó desapercibido en medio del cambio de gobierno.

A usted lo removieron del cargo de director el  27 de julio último con un decreto que lleva las firmas de Macri, Peña y Dujovne. El gobierno dice que la remoción fue por “mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público” y afirma que contó con el respaldo de  una comisión especial del Congreso de la Nación con competencia en el caso Usted accionó judicialmente contra esa decisión. ¿En qué estado se encuentra su reclamo?

La remoción fue un hecho político que agrede la independencia de criterio que la Carta Orgánica del Banco reconoce a todos los miembros del Directorio. En particular el decreto está plagado de afirmaciones falsas y dogmáticas que jamás fueron acreditadas. La comisión del Congreso no pudo presentar hechos que ameritasen el inicio del procedimiento de remoción. Tal vez por eso, la jueza a cargo del trámite de la acción cautelar que inicié para exigir mi reincorporación al cargo, no me autorice a conocer en qué términos  debatieron los diputados y senadores que integraron aquella comisión. Reitero: la juez entiende que el secreto de aquella comisión le es oponible a la parte actora en el proceso cautelar. Eso demuestra que no hubo hechos ni causales legales para mi remoción.   No es una cuestión menor que un magistrado diga que esas actas no pueden ser vistas por una de las partes impidiéndome el normal ejercicio del derecho al debido proceso. Pero volviendo sobre el proceso de remoción, todo el trámite se hizo con un manifiesto de abuso de autoridad y desprecio por las formas legales previstas en la Carta Orgánica. Esa violación de la ley confluye con decisiones del actual presidente que están produciendo un cuadro preocupante de fragilidad institucional en el desempeño de la conducción del Banco Central. Y claro que esto le quita credibilidad al banco como regulador monetario.

¿Cuáles son las decisiones de Sturzenegger que afectan la institucionalidad del Banco?

Todos los funcionarios que criticaron la conducción del Banco fueron despedidos. Hoy hay miedo en el Central. Hay miedo y hay represalias. Cuando los trabajadores deciden organizarse por sus derechos laborales, se los obliga a informar quienes están de paro y quiénes no. En sintonía con los tiempos que corren, es la forma que tiene Sturzenegger de administrar el poder hacia adentro,   porque es un presidente  profundamente dependiente del sistema financiero. Hoy ese poder está exigiendo mayor flexibilidad laboral, mayor desregulación de derechos e instituciones. Plantean estas exigencias para beneficios y poder en el manejo de la economía argentina. Federico Sturzenegger obedece ese mandato, que por cierto no se condice con las exigencias previstas en el artículo 3 de la Carta Orgánica, que obliga al Banco Central a promover políticas contra cíclicas que eviten los riesgos de inestabilidad financiera y cambiaria.

¿Qué impacto tiene la política monetaria  sobre el propio Banco Central?

La política monetaria que lleva a cabo la conducción del Banco consiste en emitir pesos por los dólares que ingresan mediante la bicicleta financiera sostenida con una tasa de interés que es la más alta del mundo. Al absorber esos pesos, la mesa de operaciones del BCRA produce un crecimiento exorbitante del pasivo a través de la emisión de letras. Y es la expansión del pasivo el elemento revelador de la política monetaria y financiera de la Argentina. Por un lado fija la tasa de interés por arriba del 27%, por el otro genera un pasivo cuasi fiscal que frente a cada vencimiento quita margen de acción al banco central. Una simple comparación permite ver que al 10 de diciembre de 2015, el stock de Lebac rondaba los 300 mil millones de pesos y que al mes de septiembre de 2017 el stock alcanzó el billón de pesos. En menos de dos años generaron un aumento de letras superior a los 700 mil millones. Lo grave es que esta deuda siempre está atada a una realización potencial en dólares, vía efecto de no renovación al vencimiento. Son casi  65.000 millones de dólares, es decir un monto superior al de las reservas del banco central.

El impacto en el balance del banco es evidente, como lo demuestra la siguiente lectura del balance del Banco Central. Solo un dato. En 2015 las utilidades habían crecido 88% respecto del año anterior, mientras que en 2016 cayeron 54%  respecto de 2015. En 2015, el patrimonio neto creció 64% mientras que 2016 cayó 24%  Es probable que a fin del año termine con un patrimonio neto aún más deteriorado. Por eso seguramente dejarán correr el tipo de cambio después de las elecciones a fin de compensar las pérdidas originadas por las Lebac con una revaluación de los activos en dólares.

Si bien un Banco central puede llegar a tener patrimonio neto negativo, lo que importa es el impacto de ese quebranto sobre  del margen de acción que tenga la Entidad. En el caso de nuestro país, ese margen de acción se reduce en proporción inversa al pasivo cuasi fiscal que no sólo presiona sobre la economía sino también sobre la estabilidad del Banco al tener que enfrentar vencimientos  muy abultados. Por otro lado, la carta orgánica autoriza al directorio del Banco Central a emitir letras y bonos de deuda con la finalidad de equilibrar el mercado de dinero pero no a emitir sucedáneos de la base monetaria causando un perjuicio al patrimonio de la Entidad.

¿Cuál es la diferencia para el Central de operar con dólar futuro y emitir deuda en pesos?

Explicar que esas operaciones tienen resultados muy diferentes para el Banco ayuda a entender la maniobra hecha contra nosotros por las operaciones de futuro sobre dólar. Políticos macristas impulsaron la causa alegando administración fraudulenta; no pudieron probar beneficio a terceros (porque los compradores de esos dólares a futuro son quienes manejan hoy la política económica del gobierno). Entonces, plantearon que dañaba al patrimonio del banco central. Sería bueno que quienes promovieron esa imputación penal expliquen  porque ahora no hay en el central una administración fraudulenta por daño a los intereses confiados, ya que su gestión deteriora en forma creciente el patrimonio de la Entidad.

La realidad es inversa a las falacias con que se montó el escándalo mediático-judicial contra la gestión anterior. Las operaciones con futuro de dólar amortiguaban el resultado en pesos con la revaluación  de los activos en dólares. En ese caso lo que se podía perder por la suba de la cotización se ganaba con la revaluación de los dólares existentes en cartera. En cambio, la colocación de deuda para sostener el tipo de cambio produce pérdidas y deteriora el patrimonio del Banco Central. Cuando se interviene en un mercado de futuro se interviene sobre las diferencias mientras que con las Lebac, el compromiso es sobre el total emitido. 

Él día viernes anterior a  las Paso, el dólar escaló a 18 pesos. El lunes, bajo el impacto del espectáculo montado por el gobierno de Macri adjudicándose el triunfo en la provincia de Buenos Aires,  la cotización del dólar comenzó a descender. El tercio de votos que obtuvo en todo el país fue leído por Mario Brodersohn, como la intervención más efectiva hecha por el gobierno en el mercado cambiario. El ex secretario de Hacienda y titular de la consultora Econométrica, declaró a principios de septiembre que “el resultado electoral frenó la corrida cambiaria mucho más que la política de tasas de interés”. Si ello fuera así, ¿qué explicación tiene la política del Banco Central?

Ante la incertidumbre buscaron contener el tipo de cambio. Hoy esta calmo pero el corazón del modelo es endeudar al país y aplicar las recetas del Fondo Monetario. Para ello el Gobierno utiliza al Banco Central como fuente de liquidez por sustitución de los dólares que ingresan a cambio de los pesos que se emiten. El otro costado de este proceso es la fuga de capitales que ronda los 25 mil millones de dólares. Esa operatoria potencia el riesgo hasta un punto en que se hace insostenible,  porque la tasa interés como único instrumento de política en algún momento deja de ser eficaz para seguir atrayendo dólar financiero. La crisis potencial que desarrolla esa política debilita la gestión del gobierno y genera fragilidad financiera. Los perdedores son el trabajo, la industria y la integridad nacional que necesita políticas de crecimiento con inclusión y equilibrio social. Del lado de los ganadores, se destacan el sector financiero, los agro negocios y el sector energético. A ese mundo sirve la política del Banco Central.

Cuando Sturzenegger asumió la presidencia dijo que le preocupaba más que el tipo de cambio no flotara a que flotara, esto es decir, como definición  política, que optaba por no intervenir y dejar el dólar librado al mercado. Contradiciendo esa posición, la gestión de Sturzenegger ha batido récords en la compra neta de dólares al Tesoro nacional, que no tiene antecedentes en los últimos 12 años. Para comprar dólares emite billetes destinados a financiar la caja del Tesoro nacional, de modo que esta conducción no supera ningún test ácido de la “independencia” que tanto les gusta pregonar.

Fuente: Cuadro proporcionado por el entrevistado.

 

En  2016 la emisión estuvo por arriba de los 150.000 mm de pesos y en lo que va del año, está en un nivel algo menor. Mediante la compra de dólares interviene en el mercado de cambio y evita así la explosión de las Lebac. El sistema es sencillo: con la tasa de interés más alta del mundo y un dólar controlado, atrae capitales especulativos que cambian dólares por pesos para colocarlos en Lebac y al vencimiento los convierten de nuevo en dólares para salir del país. La bicicleta financiera y el financiamiento de un Tesoro público con recursos en picada por la quita de retenciones, reducción del impuesto a la riqueza y caída del nivel de actividad, son las políticas reales del Banco Central camufladas en el discurso de Sturzenegger como independientes del Tesoro y de libre mercado para el dólar.

En realidad el manejo del Banco Central es el manejo de una conducción irresponsable comprometida en hacer del tipo de cambio y de la tasa de interés   dos variables en poder del mercado financiero. ¿Por qué hace eso? Porque si administrara con criterio soberano esas variables, tendría la capacidad de actuar contracíclicamente y si hay algo que no hace este Banco Central es eso. Por el contrario, profundiza procesos y tendencias.

Deuda externa, dolarización, emisión de pesos (recuadro)

Durante el primer semestre del año, el sistema privado no financiero hizo compras record de dólares por un valor superior a los USD 14 mil millones.  Este simple dato parecería ser un síntoma de una economía que se encamina a dolarizar carteras. Esa observación se refuerza al ver que los préstamos en dólares al sector privado también crecieron en un monto similar de 14.000 millones de dólares. Respecto a este último punto, antes del 15 de diciembre de 2015 existía un ordenamiento normativo que impedía a los bancos dar créditos en dólares si no estaban calzados con ingresos en dolores. El directorio actual, en una decisión que vote en contra, flexibilizó ese criterio hasta un extremo. Primero determinó que los préstamos en dólares no tienen que estar calzados con depósitos en dólares. Luego permitió que empresas que fueran proveedores de otras empresas pudiesen tener préstamos en dólares. Esa cadena de expansión del crédito interno en dólares aumenta riesgos de descalce cambiario e impacta en los balances de las empresas. Se trata de una dinámica alejada de criterios de prudencia y precaución en el manejo de las directrices que deben regular el sistema financiero.

Sturzenegger en algo más de un año y medio dolarizo aproximadamente el 30 por ciento de la base monetaria y al mismo tiempo fracaso en su propósito de reducir los niveles de inflación (que está siendo generado por el propio gobierno). Las metas para el año 2017 no se van a cumplir y marcan una tendencia de imposible realización para el año 2018. Recordemos que este fue el único objetivo que se planteó la conducción actual: reducir la inflación y generar credibilidad. Nada de esto se está cumpliendo. El mercado lo sabe pero aguarda en silencio.

Resumiendo: tenemos un gobierno que es campeón del endeudamiento, la dolarización  y la emisión monetaria. Emite billetes que cada vez valen menos al mismo tiempo que circulan más dólares conseguidos endeudando a la Argentina.

Comentarios (4)

  1. lidia turconi

    ESO A LOS GLOBOLUDOS NO LES IMPORTA NADA!

    Responder
  2. ernesto lottermoser

    Sturzenegger debiera ser la prueba piloto del gobieno macrista. Luego de trabajar para el megacanje, por lo que tendría que estar preso, si ahora es el director del banco central no es por otra razón que para volver a facilitar el vaciamiento económico y el transpaso de la deuda adquirida al pueblo de la nación. El plan económico de este gobierno es bien claro, hacer a los ricos más ricos y por derivación lógica, a los pobres más pobres.

    Responder
  3. El Gallo

    LA DIRIGENCIA ARGENTINA ESTÁ MÁS SUCIA QUE UNA BOLSA DE PAPAS.
    160 políticos y funcionarios argentinos ( CIENTO SESENTA ) son ” PLANEROS ” de la CIA a través de fundaciones y ONGs que actúan como ” tapadera ” ( NED Y RAP ).
    La lista completa en :

    w w w . f u n d a c i o n r a p . o r g

    Responder
  4. Pablo Voltaire

    por un lado siento vergüenza pero por el otro me repito una y mil veces que es malo sentirse parte de una sociedad enferma aunque sea mi pueblo,por que de sentirme parte de uds. significaria que tmb. estoy enfermo

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: