ESPAÑA – CATALUÑA – ARGENTINA: El profesor Monedero sale al paso de los desvergonzados dichos de Felipe González en Buenos Aires. Sorprendentes similitudes entre lo que pasa aquí y allí

Desde Buenos Aires, entrevistado por Clarín, el ex presidente español Felipe González  se burló de los miembros del gobierno catalán encarcelados. Desde el diario Público Juan Carlos Monedero recuerda que “González, que ahora hace bromas sobre políticos catalanes encarcelados, acompañó a la puerta de la prisión a (Rafael) Vera (su secretario de Seguridad) y (José) Barrionuevo (su ministro del Interior), juzgados por montar una banda criminal con resultado de muerte, sufragada con dinero de todos los españoles” en una alusión al terrorismo de estado de los GAL (banda parapolicial que asesinó a miembros de ETA y a inocentes sospechosos de complicidad con dicha organización). Monedero cree que el movimiento independentista catalán es sólo una “aventura política” del gobierno de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras pero a pesar de ello levanta su voz censurando las vejaciones  a los políticos catalanes encarcelados. También son dignas de ser leídas las opiniones de lectores de Público –los auténticos, no los trolls a sueldo de la campaña de desinformación–  que transcribo: “Una de las virtudes del independentismo catalán es que ha obligado al estado postfranquista a quitarse la careta y mostrar su verdadero rostro neofranquista. Ha caído el revoque democrático de la fachada –nunca mejor dicho– del Estado, y apareció el edificio autoritario y dictatorial de siempre, anterior al franquismo, a la Primera Restauración y hasta a Fernando VII, o era ¿VIL?”, escribe uno. “Nunca mejor dicho y prueba de ello es lo felices que se les ve a los neofranquistas, fascistas o neonazis pegando en las manifestaciones con la bandera española ‘constitucional’, ellos también se han dado cuenta que bajo esa bandera se están defendiendo sus ideales”, señala un lector. “Desolador es que con este panorama SÓLO  se quieran IR (de España) LOS CATALANES”, agrega otro. Y un tercero señala: “A Pablo Iglesias,lo han puesto entre dos fuegos, no puede desarrollar su verdadera política porque a los catalanes los han acorralado, empujando …a todo el territorio ‘NACIONAL’ contra ellos. Por eso Pablo Iglesias y Podemos, han tenido miedo de encuadrarse en las libertades que pretenden los catalanes. No ha sido lo valiente que debería haber sido y eso nos va a perjudicar, porque creer que la España sometida los va a votar, es un error. Porque ni los catalanes los votarán dado su titubeo y la falta de principios politicos perjudica a Podemos, única izquierda hoy por hoy, que no está a la altura de miras…” Y un quinto lector opina: “La izquierda de salón está colaborando activamente con el cabeza de la lista Bárcenas (se refiere a Rajoy que figuraba en los papeles de Bárcenas, tesorero del PP, como receptor de sobres de sobresueldo en negro, N. del E.), pero, es que la ‘izquierda real se ha puesto de perfil durante toda la crisis con Catalunya. Setenta diputados tiene UP (coalición Unidos-Podemos, N. del E.) y no hacen ni ruido. Pablo Iglesias no vale, ni tiene imagen, ni retórica, ni gancho, ni agallas; nunca será un líder más allá de su círculo íntimo. Y a Garzón ( Alberto Garzón, de Izquierda Unida, que va en coalición con Podemos, N. del E.) le falta carácter, igual que a Iglesias.”. MONTSERRAT MESTRE

A quien no esté muy versado en los avatares de la política española, algunos nombres propios posiblemente se le escapen. Aun así, al menos en su parte sustancial y como ciudadano español, comparto el meollo de las opiniones del profesor Monedero y estoy fascinado por algunas similitudes siquiera temporales entre lo que pasa de este lado del Atlántico y en la península. Mientras aqui se arresta a un ex vicepresidente por una causa baladí y sin siquiera interrogarlo primero y se difunden fotografías de su detención al pie de la cama, en pijama y sin dejarle siquiera ponerse algún calzado, allí se remite al vicepresidente de un gobierno autónomo (Oriol Junqueras, segundo del presidente Carles Puigdemont en la Generalitat, el Ejecutivo catalán) a la ergástula y los policías que lo han detenido se permiten expresar sus deseos de que ya en la cárcel sea violado por los otros internos, naturalizando que ese es el trato que reciben en los penales los novatos, y máxime si se trata de “polacos” (como llaman a los catalanes los fascistas carpetovetónicos) y para colmo independentista. Asistimos todavía atónitos al vaciamiento de una democracia que ya no le sirve a los gobiernos neoliberales y oligárquicos para garantizar que las minorías sigan esquilmando a las mayorías, recortando o directamente extirpando derechos adquiridos a lo largo de muchas décadas. Allí como aqui, la derecha en el poder no ha encontrado todavía un límite en sus ansias de tener todo bajo su control. Ante semejante marejada, es de destacar la actitud prudente pero firme del papa Francisco, que tiene una relación personal con Junqueras (al que conocí en el Casal de Catalunya cuando estuvo en Buenos Aires) líder de la Esquerra Republicana de Catalunya, quien proviene de las filas del catolicismo altermundista. Rajoy y la derecha española constituyen la mejor fábrica de independentistas. Es el Reino basado en la Constitución de 1978 el que está saltando por los aires. JJS

Policías que se mofan, comisarios que delinquen, ministros que prevarican

 

JUAN CARLOS MONEDERO / PÚBLICO

Y Presidentes que mintieron, hablando hoy de la cobardía de otros. En el final del último Gobierno de Felipe González, la sensación era que los que tenían que ser buenos eran bastante malos y los que eran malos eran terribles. Daba susto que los que nos cuidaban de los enemigos de la democracia la estuvieran dinamitando desde dentro. Ese agotamiento gritaba el paso a algo nuevo. Que tampoco lo fue. González, que ahora hace bromas sobre políticos catalanes encarcelados, acompañó a la puerta de la prisión a Vera y Barrionuevo, juzgados por montar una banda criminal con resultado de muerte sufragada con dinero de todos los españoles. Quien fuera o fuese el máximo responsable, el Señor X, escondido en su cobardía, no entró en la cárcel. Un misterio que queda para la historia oculta. Pero todo el mundo se pregunta con qué autoridad González hace comentarios hirientes sobre el Govern catalán encarcelado. O con qué autoridad el sobresueldeado Rajoy habla de legalidad.

Puigdemont, Junqueras y demás miembros del Govern han sido unos aventureros políticos y es muy probable que no puedan explicar todas sus cuentas. ¿Rebelión? ¿Sedición? ¿A la altura de Tejero y Milans del Bosch? Ni han asesinado ni secuestrado el Parlamento ni sacado los tanques a la calle. Y les han votado los catalanes, nos guste poco o menos. Se les encarcela por lo que han hecho con sus ideas, claro (Franco no encarcelaba por las ideas, sino porque en nombre de esas ideas hacías cosas). Eso es la democracia: poder ejercer tus ideas. Aventureros porque lo han llevado a donde al final todo iba a estallar. Contaban con la necedad y la necesidad del gobierno de Rajoy. González se ríe porque es uno de los responsables de la impunidad de la Transición, de la que se benefició. Impunidad que sigue a día de hoy vigente en el Rey Emérito, su hija y su yerno, en los más de 800 cargos del PP imputados por corrupción, en los Botín que tenían el dinero en Suiza, en la amnistía fiscal, incostitucional pero tan beneficiosa a los amigos de Montoro, en jueces que pueden hacer barbaridades sólo porque el PP los considera “uno de los nuestros”, en la Calle de Arriba España. Los lodos de la Transición son los barros de la democracia.

Unos policías se ríen de Oriol Junqueras y dan por sentado que el Vicepresident catalán puede ser violado en la cárcel. ¿De verdad somos la cuarta economía del euro? Uno de los elementos más terribles del modelo neoliberal es que es compatible con el autoritarismo. Ahí está Erdogán para confirmarlo. Lo importante es que los menos cada vez tengan más. La democracia es circunstancial. Da igual que la policía, que está para hacer valer la Constitución, humille a un detenido y, lo que es peor, que esté convencida de que la cárcel es un sitio donde pueden ocurrir violaciones. ¿Ha dicho algo el Defensor del Pueblo? Dice la Constitución que las penas son para reinsertar. Es tan evidente para esos policías lo que pasa en las cárceles que hacen chistes. Estremece. El anterior director general de la policía tenía un retrato de Franco en su casa. Hay inercias que cuesta romper. Un juez impide la vergüenza de que el callejero de Madrid siga ensalzando a los golpistas de 1936 y a los genocidas de 1939. Decían antes que África empieza en los Pirineos. ¿Lo volverán a decir ahora?

El PSOE, junto con el PP, impidieron que el Comisario Villarejo compareciera en la Comisión Parlamentaria que investigaba la policía política. La que operaba con el Ministro del Interior Fernández Díaz. Facturas falsas, cuentas falsas, agentes falsos, periodistas falsos y políticos falsos. Algo sabía Rubalcaba que no quería que lo supieran los demás. Rubalcaba, que hoy sigue siendo Ministro del Interior desde el diario El País (que pide hoy que se censuren las redes sociales, a ver si todo el mundo no tiene más remedio que leer ese elegante tabloide). Todo con el beneplácito de Pedro Sánchez, el curioso resucitado en cuerpo -mantiene el moreno- pero con el alma de Susana Díaz. Estamos como en 2011. Se empeñan en ser lo mismo que decían los cantos. Villarejo, gracias, en no poca medida, al trabajo de Patricia López y Carlos Bayo, del diario Público, ha sido detenido. Era un intocable. La policía política tenía muy buenas conexiones con el pseudo periodista Inda. Que tiene todas las papeletas para terminar como su amigo Bernard de Manos Limpias (qué manera de ensuciar los nombres) o sus amigos de las cloacas de interior. Villarejo, el pequeño Nicolás, Manos Limpias, OK diario, Rubalcaba, Rajoy, Cosidó, Fernández Díaz, Maza, el dimitido Moix de Anticorrupción -tan deseado por los presos del PP-, Ana Mato, Dolores de Cospedal, Bárcenas, Lezo, Celia Villalobos, Gürtel, Gallardón, Cifuentes y el agua bendita del Canal de Isabel II.

Policías que se ríen de lo que pasa en las cárceles. Aunque lleguen a prisión todos los del PP que se lo merecen, no tiene la más mínima gracia. Con políticos tan mediocres, cada decisión empeora las cosas. Y el Rey inédito que se ha invalidado a sí mismo. Policías que se mofan, Comisarios que delinquen, Ministros que prevarican, Presidentes que mienten, periodistas que falsean la realidad. Marca España. Seguimos siendo un reino bananero.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: