ARA SAN JUAN. “Quedó a nuevo”, sostiene Nilda Garré

POR NILDA GARRÉ
La anterior gestión invirtió casi 20 millones de dólares en la reparación de media vida del submarino para dejarlo a nuevo. La reparación se realizó en los astilleros Almirante Storni ( de la Marina ) y Tandanor ( del Ministerio de Defensa) con el asesoramiento de la empresa alemana que lo hizo en 1985. También se convocó a los submarinistas e ingenieros que habían ido a Alemania . Siemens proveyó el motor eléctrico y Varta el replacado de las 960 baterías. Se cambiaron los generadores, el motor principal, las baterías, las tuberías. Quedó a nuevo. En el 2013 se hicieron numerosas pruebas y en el 2014 el ministro Agustín Rossi lo entregó a la Armada. En síntesis: se hizo todo lo necesario para ponerlo a nuevo.
Posteriormente debía ser controlado y mantenido . No sabemos si eso se hizo en los últimos dos años.
No debería haber salido si tenía alguna avería detectada. Habrá que confirmar esto. Si hay avería, aunque no parezca grave, debe arreglarse antes de navegar para no arriesgar a la tripulación.
A mí me tocó impedir la salida del submarino Santa Cruz a Chile  porque tenía una avería que la Armada estimaba que no debía impedir el viaje. Priorizamos la absoluta seguridad de la tripulación y no salió.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: