HONDURAS – FRAUDE ELECTORAL. Escandaloso “pucherazo” es silenciado por los medios hegemónicos

Policías hondureños abroquelados soportan una intensa pedrea. Debajo, información actualizada proveniente de las agencia EFE y AFP. No se pierdan el video, que es muy claro.

Sin presidente electo en Honduras: qué posibles soluciones hay

Con dos candidatos que se autoproclamaron presidente, el país centroamericano busca cómo aclarar el resultado electoral, entre protestas y tensiones en las calles.

Manifestación a favor de Juan Orlando Hernández en Tegucigalpa.

Manifestación a favor de Juan Orlando Hernández en Tegucigalpa. Jorge Cabrera/Reuters

TEGUCIGALPA, Honduras-. Honduras se mantiene en un limbo tras sus polémicas elecciones presidenciales de hace 11 días: la oposición reclama un recuento total de votos y el oficialismo pide “cuatro años más” para el presidente actual.

Nadie coincide en cómo solucionar esta telaraña electoral que ha desatado protestas masivas, que se han saldado con al menos 14 muertos, que en algunos casos incluyeron saqueos de negocios. El gobierno decretó un estado de sitio, con toque de queda nocturno y también con una corta huelga policial.

La controversia descansa en que, en el primer recuento, el candidato opositor tenía cinco puntos de ventaja sobre el presidente actual, Juan Orlando Hernández. Pero tras repetidas interrupciones en el sistema de cómputo, el resultado dio la vuelta, encendiendo la chispa de indignación para las protestas.

Este viernes vence el plazo que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha dado a los diferentes candidatos para presentar sus impugnaciones al proceso electoral. Cada parte implicada propone una solución diferente.

El candidato opositor

Una auditoría forense del sistema para el conteo de las actas y un calígrafo para constatar la firma de los miembros de Mesas Electorales Receptoras. Es lo último que ha pedido Salvador Nasralla, el candidato opositor en Honduras, para transparentar el proceso electoral del 26 de noviembre. Sigue afirmando que demostrará que fue él quien ganó las elecciones.

Su grupo político, la Alianza de Oposición, dijo que desacatará cualquier resultado final que emita el TSE y que en la actualidad indica que el candidato del Partido Nacional, el actual presidente Juan Orlando Hernández, lleva la delantera frente a Salvador Nasralla.

“Pedimos una auditoría forense del sistema que quiere decir la revisión de actas en un sistema que está podrido, tiene cáncer. (…) Mientras estamos a la espera de la autorización para que un Tribunal Internacional para verificar los conteos, en el país se continuará en una movilización total y pacífica”, advirtió Nasralla.

La posición de Nasralla es la misma: “Conteo total de los votos, actas y cuadernillos en dicho conteo tiene que participar árbitros internacionales ya sea de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) y de los tres partidos políticos que fueron mayoría en las elecciones.

El tribunal

Pero en el TSE, su presidente David Matamoros dice que solo hay una verdad en Honduras: “La elección se llevó a cabo y los votos ya están contados, lo que resta es agotar las instancias de impugnaciones para hacer la declaratoria final” dijo.

Eso sí, este jueves el Tribunal dijo que realizará un escrutinio especial con 4,753 actas y contará “voto por voto” para conocer al nuevo presidente electo del país.

El oficialismo

Militantes del Partido Nacional realizaron una marcha que denominaron ‘Marcha Unidos por la Paz’, que recorrió las calles desde el Estadio Nacional Tiburcio Carías Andino en Tegucigalpa hasta el bulevar Morazán, donde participaron miembros de ese partido de todo el país y donde portaron camisas blancas.

La OEA

La falta de garantías y transparencia, asegura la Organización de Estados Americanos (OEA), es la que no les permite tener la certeza sobre cuáles fueron los resultados reales que se dieron en las elecciones generales que se celebraron en Honduras el pasado 26 de noviembre.

Un comunicado de la Secretaría General de la OEA evidencia los puntos en los cuáles debe desarrollarse un proceso exhaustivo y minucioso de verificación que descarte o confirme que lo que Honduras vivió ese 26 de noviembre fue o no un fraude.

Ese comunicado resalta, además, que la falta de confianza ha generado episodios de violencia, al grado que se han detectado la utilización de fusiles de asalto que según el documento están en poder de particulares por parte de los líderes de los partidos.

Son 11 días que hasta la fecha contabilizan 14 muertos y varios heridos y que a la vez cuestiona la suspensión de los Derechos Constitucionales a los hondureños a través del toque de queda que el Consejo de Ministros decretó desde el 1 de diciembre por 10 días y que anoche lo suspendió en nueve de los 18 departamentos del país.

“El proceso electoral en la República de Honduras no ha concluído” así es de clara la OEA, la que hace seis recomendaciones para “subsanar el cúmulo de irregularidades, errores y problemas sistémicos que ha rodeado este proceso electoral, en su etapa previa, jornada electoral y etapa postelectoral” señala el comunicado.

En las seis recomendaciones plantea cotejar las 1,006 actas que fueron llevadas a escrutinio especial el domingo anterior; la verificación de 5,174 actas del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que no fueron transmitidas la noche de la elección; revisión de la votación en las urnas de los departamentos de Lempira, Intibucá y La Paz; ampliación del período para que los partidos presenten las impugnaciones en el proceso; publicación del listado de los Miembros de las Mesas electorales de los departamentos de Atlántida, Colón, Cortés, Yoro y Francisco Morazán y verificación de la integridad del Sistema Integrado de Escrutinio y Divulgación Electoral (Siede.

Pero la OEA es clara, al afirmar: “Si las irregularidades existentes fueran de tal entidad que hicieran imposible que este proceso brinde certeza y seguridad en el recuento, la Misión se reserva el derecho de realizar las recomendaciones adicionales que considere pertinentes, sin descartar inclusive la posibilidad de recomendar un nuevo llamado a elecciones con garantías de que corrijan todas las debilidades identificadas que dieron lugar a las irregularidades graves que se detectaron” dice el comunicado.

Gobiernos latinoamericanos

A esta petición de la OEA se sumaron los gobiernos de Argentina, Chile, Colombia, Guatemala, México Paraguay, Perú y Uruguay, quienes solicitaron este jueves a los hondureños esperar el recuento y aceptar los resultados. Además manifestaron su apoyo al TSE para que proceda al recuento de la totalidad de las actas de votación que han sido interpeladas.

¿Repetir el proceso electoral?

Pero para Salvador Nasralla, el candidato de la Alianza de la Oposición, la medida de un nuevo llamado a elecciones, es algo que valora como de última instancia. “No podemos aceptar que se vaya a una nueva elección, es una buena alternativa pero es de última instancia, porque nosotros ya ganamos las elecciones. Entonces lo que buscamos es el conteo del total de las actas, pero con un Tribunal Internacional que de fe del proceso para que salga a luz la verdad”, dijo el candidato.

Pero a los ojos del partido oficialista, repetir el proceso electoral para la presidencia es algo que solo cabe en los que perdieron el proceso. “Nosotros estamos siguiendo lo que la ley manda y considero que la repetición de las elecciones sería un acto nefasto”, dijo Jesús Mejía, miembro del Partido Nacional.

Y es que, a solicitud de la Alianza de Oposición, el ente electoral decidió realizar al conteo de más de 5,000 actas que presentaban inconsistencias. Sin embargo, esta institución política cambió de opinión y ahora exige el reconteo de más de 18,000 actas que ya fueron escrutadas y que posicionan al líder del Partido Nacional, Juan Orlando Hernández, como el ganador.

El Partido Nacional y Liberal de Honduras pusieron a disposición sus actas para acotejar los resultados. Mientras se dirime que es lo procedente para buscar una salida a la crisis política, la incertidumbre sigue reinando en el pueblo hondureño, las tomas siguen siendo continuas, las pérdidas económicas en todo el país producto del paro, quemas, saqueos ronda miles de millones de lempiras y la exigencia que clama el pueblo es que ambos candidatos antepongan sus intereses por el bien del país.

Repetir las elecciones para los hondureños es una salida, pero aseguran que la misma sea con otras autoridades electorales que si den transparencia al proceso

En conferencia de prensa, los miembros de la Convergencia contra el Continuismo desconocieron al TSE como órgano encargado de realizar el proceso postelectoral en el país y piden que las elecciones generales sean anuladas totalmente.

Mientras la Alianza de Oposición dijo desconocer cualquier resultado final que emita el TSE y que en la actualidad indica que el candidato del Partido Nacional, Juan Orlando Hernández, lleva la delantera frente a su candidato Salvador Nasralla.

Con información de EFE y AFP.

A %d blogueros les gusta esto: