MAPUCHES & IMPOSTURAS. Mientras intenta presentarlos como terroristas peligrosísimos, Mauricio se va a veranear en medio de ellos con su mujer y su hijita

El gobierno de Mauricio Macri a través de su Ministra de Represión y Asesinatos, instaló que la Patagonia era un polvorín de terroristas kurdoiraníes entrenados para matar con serruchos; que tenían armas de grueso calibre traficadas desde Chile. Estas armas serían tan poderosas que pueden partir una rama gruesa de un árbol del bosque patagónico (madera dura) con un solo disparo. El grupo mapuche kurdo iraní, según el gobierno, es ultraviolento y pretende hacer no rancho aparte, sino una nación independiente. Serían secesionistas financiados por Inglaterra. ¡Algo de una gravedad mayúscula! Y la Resistencia Armada Mapuche (RAM) una guerrilla que poco tendría para envidiarle al ERP y Montoneros de hace más de cuatro décadas… Y, sin embargo, el presidente, valiente, decidió irse con su pequeña hijita y su esposa a veranear a Villa La Angostura durante 20 días.
(Tomado de las redes sociales)
Del psicoanalista Jorge Alemán sobre los dichos del presidente:
El discurso de Macri es el discurso del psicópata: niega y tergiversa lo que podemos percibir por nuestra propia experiencia, lo cual es enloquecedor. Pone a la víctima en el lugar del culpable de su propio sufrimiento, lo cual genera sobre la víctima el efecto de confundirla y deprimirla. No se responsabiliza por sus actos, sino que estos siempre responden a la acción de otros, de la cual es él la víctima inocente. Esto apunta a generar, otra vez, confusión y culpa en la verdadera víctima, y un profundo, demoledor sentimiento de impotencia. Y por último, ejerce una violencia arrasadora con una sonrisa, con buenas maneras y palabras tranquilizadoras, lo cual adormece, hipnotiza y -nuevamente- confunde: “es por tu bien”, dice mientras lastima y destruye. Y muchos/as le creen, porque el arte de la manipulación y la crueldad es la especialidad del psicópata. Pero hay algo con lo que el psicópata no cuenta: ese momento, que no siempre llega, en que empieza a resquebrajarse la ilusión y puede verse, de a poco primero, después con claridad total, la magnitud del daño que está haciéndonos. Ese momento, que no siempre llega, en que las -hasta entonces- víctimas de su juego perverso, se dan cuenta de su propia fuerza. Ese momento, aunque no siempre llega, es la pesadilla del psicópata. Estoy convencida de que no estamos para nada lejos de ese momento.
Del psicoanalista Abel Langer:
Hace un rato amigos de la radio cordobesa, que siempre tienen la amabilidad de entrevistarme ,  me preguntaron, en tanto psicoanalista, como escuchaba el discurso de macri. No quise enredarme con ninguna observación lacaniana por no ser pertinente con la conversación, pero ahora me permito decirlo: evidentemente siempre se habla del caracter psicopático y perverso del régimen discursivo del macrismo por su palpable (para algunos ) repudio y negación de la realidad. Pero se podría especular con un paso más atrevido, tal vez ese discurso ya no solo niegue o manipule la realidad sino que la “expulse” fuera del orden simbólico. De ser así el asunto es feo y problemático, porque lo que se expulsa de la realidad, no retorna en lo simbólico bajo el modo de lo reprimido, sino que aparece en lo “real ” mismo de forma muchas veces catastrófica…Pero esto es solo una especulación por el “aire” manicomial de su elenco.

Comentario (1)

  1. Susana Papale

    CADA DÍA ME GUSTA MAS!

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: