JUAN JAIME CESIO. Adiós a un militar cristiano, humanista, pacifista y patriota

23 de marzo de 2006. Kirchner y Cesio en el acto de homenaje a los militares demócratas (foto: Marcelo del Arco)

El sábado murió el general Juan Jaime Cesio. Tuve la dicha de conocerlo inmediatamente después de que Néstor Kirchner le otorgara con toda justicia ese grado. Cesio fue considerado el ideólogo del giro copernicano que dio el general Jorge Carcagno, que pasó de miembro de la facción “colorada” de las Fuerzas Armadas (la más antiperonista) y represor de El Cordobazo, a jefe del Ejército nacional durante el gobierno de Héctor Cámpora. Hasta el punto de haber pronunciado un discurso claramente antiimperialista en la X Conferencia de Ejércitos Americanos (CEA) que se realizó en Caracas en 1973. El coronel Cesio redactó o ayudó a redactar ese discurso lo que le valió la sostenida inquina de la derecha peronista, que lo acusó reiteradamente de “rojo” e incluso de “comunista” ante Perón, quien lo pasó a retiro. Lo que no evitó que la Triple A lo amenazara de muerte.

En realidad, Cesio sólo era un demócrata y un patriota, bastante cándido, por cierto, ya que su mejor amigo y camarada era por entonces el también coronel Jorge Olivera Rovere, segundo del siniestro Carlos Guillermo Suárez Mason en el Primer Cuerpo de Ejército, a quien le creía a pie juntillas que jamás había torturado a nadie hasta que una vez, haciendo la cola para entrar a un cine con sus respectivas esposas, Olivera Rovere (que falleció en 2015 mientras purgaba prisión perpetua) se burló de su ingenuidad y le espetó “Si no los torturamos, ¿cómo podriamos conseguir que nos den información?”, dinamitando el lazo que los unía.

La anécdota me la contó Cesio en el café de Córdoba y Suipacha con su dulce decir, para nada castrense. Fue un hombre amable y hasta dulce, que estaba consternado porque Horacio Verbitsky había dejado de hablarle desde que se había enterado que era supernumerario del Opus Dei.

Profundamente cristiano y humanista, Cesio me habló de la ardua travesía del desierto que supuso para él y su familia la dictadura cívico-militar (y eclesiástica), que lo degradó y privó de su pensión. Y me explicó que en esos momentos de infortunio un miembro del Opus Dei se le habia acercado y la obra los había ayudado por olo que estaba profundamente agradecido, lo que no queria decir que comulgara con las posiciones políticas conservadoras de sus miembros más prominentes.

Cesio era muy mayor ya entonces, hace unos cuantos años, y hace mucho que no lo veía. A mi, los militares consecuentemente patriotas me enternecen porque finalmente militares eran San Martín y Perón, mi tocayo Torres, Velasco Alvardo y Chávez; porque creo que nuestra América necesita de ellos para que no nos lleven puestos, y todo eso a pesar de que lo decía mi amigo y hermano mayor José Luis D’Andrea Mohr, el capitán sin tacha: que había que disolver las Fuerzas Armadas existentes y crear otras nuevas, totalmente diferentes.

Como mi abuelo Constantino, médico obstetra que fue coronel del ejérito de los gudaris vascos en la guerra civil española, Cesio era firme partidario de que no se le regalaran juguetes bélicos a los niños, y que se reservara el uso de las armas como último recurso para la defensa de la patria.

Han pasado desde entonces casi dos décadas. Piensen lo que piensen, los militares de hoy, escaldados, se han negado en distintas oportunidades a reconvertirse en fuerzas de seguridad so pretexto de la “lucha contra el flagelo del narcotráfico” y promesas de mayor equipamiento… para inmiscuirse en asuntos internos . Por el motivo que sea, no deja de ser una actitud sanmartiniana. Y, por cierto, como demuestra palmariamente la tragedia del ARA San Juan (si hay un arma que no sirve para la represión interna, ésta es un submarino), la extranjerización de la Patagonia y los acuerdos chileno-británicos para reducir los derechos antárticos de la Argentina a mínimos, Argentina necesita Fuerzas Armadas y que estén integradas por patriotas como lo fue Juan Jaime Cesio.

 

 

Comentarios (5)

  1. Ana Lía Pujato (@pujapais)

    gral Juan Jaime Cesio

    presente!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. David 1

    Betito!!! Te olvidaste decir que el General Cesio cedió en préstamo gentilmente su sable para que luzca sobre el féretro del General Perón en su traslado a la quinta de San Vicente el 17 de Octubre del 2006.
    (Se lo habían robado en la profanación de 1987).

  3. Pingback: 27 de Diciembre – Juan Jaime Cesio. Adiós a un militar cristiano, | Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid (CEAM)

  4. Pingback: 27 de Diciembre – Juan Jaime Cesio. Adiós a un militar cristiano, humanista, pacifista y patriota. Por J.J. Salinas. | Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid (CEAM)

  5. Jorge Montenegro

    Ecuanime articulo y birn planteado.

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: