LA DOCTRINA MACRI: Cómo matar a los niños

 

La “Doctrina Macri”

 

POR TEODORO BOOT

Dos policías tucumanos asesinaron de un disparo en la nuca a un niño de once años. Que el asesinato haya sido por la espalda y que la víctima no se encontrara huyendo ni cometiendo ningún delito sino simplemente paseando y –tal como la inmensa mayoría de los ciudadanos, en especial cuando son niños– desarmado, constituyen agravantes muy serios. Pero el que eventualmente hubiera cometido un delito –lo que no ocurrió– no habría sido un atenuante: nadie está autorizado a asesinar y muchísimo menos que nadie, un policía. Se supone que su trabajo consiste exactamente en lo contrario, en impedir los crímenes, de ahí que cuando un policía perpetre un delito, la pena que se le aplique suela –o deba– ser mayor: cuando quien debe cuidar las leyes las viola, la sociedad se encuentra en un grave problema.

“A la muerte del niño –dice Ana Laura Lobo Stegmayer, directora ejecutiva de Andhes, organización de Derechos Humanos que nuclea a abogados y abogadas del noroeste argentino– hay que sumarle los casos de Víctor Robles asesinado por un policía de civil; el de Ángel Alexis Noguera asesinado de un disparo con bala de goma en la cabeza en un procedimiento policial realizado en la casa de la víctima; el caso del comisario Pineda que ingresó al domicilio de un supuesto asaltante, le disparó y luego falseó el procedimiento, y el caso de Maximiliano Ariel Tapia, quien perdió una pierna producto de un disparo realizado por personal policial en Las Talitas”.

¿Tienen responsabilidad las autoridades provinciales en tales hechos y, en especial, en el monstruoso asesinato de un niño? En efecto, tienen una enorme responsabilidad política en tanto los asesinos son funcionarios del estado provincial que ellos conducen, pero esa responsabilidad es previa, no posterior, al delito (excepto en lo atinente a la sanción administrativa), y se relaciona con la selección y formación de sus funcionarios y empleados. En cambio, la responsabilidad de los jueces y fiscales –posterior al hecho– es mayor, en tanto todo delito debe ser sancionado, en especial cuando se trata de un asesinato y en mucha mayor medida cuando el criminal o los criminales son justamente aquellos cuyo trabajo es proteger del crimen a la sociedad, que es al cabo, la que les paga el sueldo.

Así parece haberlo entendido el juez Enrique Martínez, titular del Juzgado Nacional de Primera Instancia de Menores N° 7, quien procesó al agente de policía Luis Chocobar por “exceso de legítima defensa” a raíz del asesinato de un presunto delincuente (tal vez convenga que algunas personas, entre ellas el señor Presidente de la Nación y en particular ciertos jueces, como el señor Irurzun, recuerden que ya en 1804 el Código Napoleónico establecía que toda persona es inocente hasta que su culpabilidad sea demostrada por los jueces y organismos competentes), así como la Asociación de Magistrados, que advirtió al Presidente de la Nación por inmiscuirse en áreas que no son las de su competencia.

Sin embargo, el doctor Velázquez ha sido denunciado ante el Consejo de la Magistratura, que preside el diputado oficialista Pablo Tonelli, acusado de “mal desempeño, inhabilidad ético moral y prevaricato”.

Debe recordarse que con posterioridad al homicidio del joven Pablo Kukoc perpetrado por Luis Chocobar, el señor Mauricio Macri, en ejercicio de la Presidencia de la Nación, recibió al agente de policía reivindicando el asesinato.

A la condición de asesino, el señor Chocobar añade la de mentiroso: tras disparar al presunto delincuente en fuga, que cae herido, lo remata desde tres metros de distancia con el argumento de que se encontraba dando manotazos armado con un cuchillo, circunstancia que, dicho sea de paso, calificar de “exceso de legítima defensa” resulta descabellado. La filmación del homicidio muestra con claridad que el señor Chocobar no se estaba defendiendo de nada y que el herido al que remató en el suelo no suponía peligro alguno para nadie, entre otras muchas razones, porque, a diferencia del señor Chocobar y tal como se comprobó, se encontraba desarmado.

Evidentemente, tanto el señor Chocobar como los policías tucumanos que asesinaron al niño Facundo Burgos o Ferreyra (que ya ni apellido cierto parece tener) son presuntamente (¡de nuevo el Código Napoleónico!) culpables de un delito tan grave –el más grave de todos– como el asesinato, razón de más para que guarden prudente, respetuoso y –quiere uno pensar– acongojado silencio.

Sin embargo muchos medios de comunicación y no pocos irresponsables –entre ellos quien ejerce transitoriamente la Presidencia de la Nación– no han tenido mejor ocurrencia que reivindicar el crimen de Luis Chocobar, tergiversando por completo su naturaleza y su significado, hasta el punto de que en lenguaje coloquial se haya llegado a hablar de la existencia de una supuesta “Doctrina Chocobar”.

Corresponde –y corresponde más que a nadie a jueces y fiscales– recordar que el señor Chocobar no ha elaborado ninguna doctrina: simplemente se limitó a cometer un asesinato, tras lo que intentó justificarse con mentiras y falsedades, tal como se desprende de los registros fílmicos. Quien ha elevado esas justificaciones a la categoría de “doctrina” ha sido nada menos que el señor Presidente de la Nación, lo que vuelve esa (siempre gracias al código) presunta apología del crimen mucho más grave que la de cualquier opinador televisivo o cagatintas periodístico.

Sería saludable que los señores jueces y fiscales recordaran para qué diablos cobran sus sueldos y actuaran en consecuencia: la apología del crimen es también un delito y, dependiendo de quien lo perpetre, muchas veces de mayor gravedad que el crimen mismo.

*********

JUICIO POLÍTICO. Guillermo Robledo, coordinador del Observatorio de la Riqueza, informó que el viermes presento con el patrocinio de Eduardo Barcesat y Carlos Rozansky “una ampliación del juicio político a Macri por la Nueva Doctrina de Seguridad Nacional que ha impuesto a la sociedad . El caso del asesinato del niño de 11 años en Tucumán y el intento ilegal de fusión de Clarín con Telecom acreditan la necesidad urgente de juicio político y crear conciencia del huevo de la serpiente que se está gestando”, señaló.

 

 

 

Comentarios (4)

  1. Claudia

    Hay un punto en el respetuosamente difiero. La responsabilidad de una gobernacion no sólo es previa en cuanto a la formación de quienes están asignados a la protección ciudadana. Es anterior, es presente y es futura, también, en cuanto, en posesión de los recursos administrativos del Estado, no se disponen estos para separar preventivamente a dicho personal.
    La orgullosa Liga de Gobernadores no debe olvidar para quienes gobierna. Debe protegerlos. Y ninguna carrera o aspiración política antecede o esta por encima de la especificidad de gobernar para toda la población. Si algo tan elemental no se comprende, el huevo de la serpiente no abarca solamente a los encantados con la idea de la supresion de tal o cual contingente. Sino que permeabiliza al que decide permanecer inactivo frente a la subversión de una norma establecida y fundada en siglos de legislación universal.
    Dice Jorge Alemán en un artículo breve pero revulsivo, algo así como que las sociedades no salen ilesas subjetiva mente de los períodos signados por la carencia de limites. Yo me permito pensar que la ideología de supresión extensa de partes de una sociedad que primo en la Dictadura, dejo una marca que va bastante más allá de la naturalizacion del neologismo aberrante del desaparecido (esa especie de “ser no siendo”, creación ontológica que tiene hasta ribetes metafísicos -¿adonde migran quienes “siendo” no “fueron”? -).
    La creación antropologica aberrante que nos ha manchado como sociedad dejo todavia una marca más luctuosa , si cabe: la idea de que es posible y es legítimable, suprimir a gran escala. Y así un tipo común (no solamente los ejecutores de un crimen), puede permitirse soñar con la supresion de cualquier colectivo incómodo, desligándose de especificar, incluso, los alcances y derroteros de esa tan particular distopia.
    Afortunadamente, algunos reflejos sociales están despertando. Y la porción más sana de este muy enfermo cuerpo social, dañado muy profundamente en los setentas, ha empezado su propia homeostasis. Y no son casuales los urgentes “despegues” de ciertos corifeos de ayercito nomas. Saludos.

  2. El Gallo

    Manzur es peronista como muchos gobernadores gracias a los cuales mm gobierna, legisla y juzga con extrema facilidad, quizá como ningún otro presidente democrático.
    El Frente Renovador, lleno de peronistas, fue su socio y/o cómplice en el escandaloso blanqueo y pago a buitres.
    Los gobernadores fueron corresponsables del saqueo a jubilados.
    El juicio político podría ser instrumentado con facilidad si el peronismo se lo propuciera, pero no, mm tiene que completar su mandato. El endeudamiento es negocio para todos.
    El peronismo goberno 10 años en 1 a 1.
    Acabemos con el pataleo literario-mediatico.
    Acabemos con el Gatopardismo.
    El hartazgo llega niveles de sofocación.

  3. El Gallo

    https://www.datosmacro.com/deuda/espana
    La deuda española equivale oficialmente a poco mas del 98 % del PBI. ( y muchos sostienen que es un cálculo trucho ).
    Imagínate el negocio que tienen montado aquí, mientras nos dicen que todo se termina mañana…
    ESTO TAMBIÉN ES MATAR NIÑOS ( ADEMÁS DE MATAR VIEJOS ).

  4. El Gallo

    TODAVÍA NO RENUNCIÓ NADIE !
    DÓNDE ESTAN LAS IGLESIAS ?

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: