ASÍS ESCRIBE SOBRE LOS ATENTADOS. No hubo un 3º porque se pagó en el valle de la Bekaa, sugiere.

Jorge Asís, a través de sus heterónimos Carolina Mantegari y Osisris Alonso D’Amomio, publicó una interesante nota sobre los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA que adolece de algunos errores e imprecisiones, por lo que le adoso mis comentarios en rojo granate y entre paréntesis. Foto de presentación: Yacov Peri, jefe del Shin Beth durante los atentados. Si hablara…

Embajada-Amia. Intoxicaciones

El primer encubrimiento conduce a Menem. El segundo a La Doctora.

 

Sheik Sobhi Tufaili, primer secretario general de Hezbolá, reprimido a sangre y fuego por sus compañeros y el ejército libanés en enero de 1998. Desde entonces cuenta con el apoyo saudi e israelí y critica a Irán. Le habrían pagado para evitar un tercer atentado.

 

Los grandes conflictos, en la Argentina, nunca se resuelven. Se prolongan indefinidamente. Persisten. Intoxican.
Los dos espeluznantes atentados causaron 120 muertos. Aún producen abundante material para la intoxicación informativa.
(Los muertos son, oficialmente, 107. Y en los cálculos más aventurados, 114)
1992, fue contra la embajada de Israel en Argentina.
1994, fue la voladura de la mutual Amia.
Los altibajos trágicos de los estallidos resultan útiles para explicar la historia compleja de las últimas décadas. Con sus cambiantes marcos geopolíticos.
“Según pasan los años”. Como en el film “Casablanca”, transcurren las ceremonias tildadas de encubrimientos.
Episodios que arrastran teorías y cultivan impotencias. Cada día se confunde más lo verdadero de lo inventado. O de lo meramente falso.
La duda permanente atenta contra la credulidad. Efecto técnico de la intoxicación.
Los investigadores iniciales pasaron, como los protagonistas, de pronto, a la condición de sospechados.
Como si investigar condujera, invariablemente, a encubrir.
Carolina Mantegari
Editora del AsisCultural

——————————————————————————————————————————–

El primero de los encubrimientos se ventila hoy en Tribunales.

Con su rutinaria indignación, la señora Elisa Carrió denuncia al ministro Germán Garavano. Lo denuncia también el ex titular de la Unidad Amia, el radical cultural Mario Cimadevilla. Por haber dispuesto la absolución de la dupla de fiscales (Eamon) Mullen y (José) Barbaccia, acusados de ser los pioneros en el arte de encubrir.

En realidad, Carrió y Cimadevilla debieron protestar contra Mauricio Macri. Porque fue, según nuestras fuentes, quien encargó, al “ministro peruano”, las absoluciones a la carta.

Pero insistir, para Carrió, es la manera indirecta de cuestionar al presidente. Comprensión para el “ministro peruano”. Por cumplir las instrucciones lo demandan.

Pasaron 24 años. Para ser rigurosos 26. En excesiva síntesis, el primer encubrimiento se reduce a la interrumpida investigación sobre Alberto Kanoore Edul, el comerciante de Parque Patricios que tenía, en su agenda perdida, registrado a Moshen Rabbani, agregado cultural de la embajada de Irán, y orador que animaba en las mezquitas.

(Alberto Jacinto Kanoore Edul es vecino de la calle Constitución al 2600, con su comercio, Aliantex SRL, en la esquina de esa calle y Catamarca, en el barrio de San Cristóbal. Y no está para nada claro -como el mismo Stiuso reconoció- que en su agenda estuviera anotado el nombre y celular de Moshen Rabbani, agregado cultural de la Embajada de Irán. Edul es sunnita, y Rabbani chiíta).

Consta que el espionaje nacional lo tenía a Rabbani fichado como “blanco islámico”. Con comunicaciones enchufadas desde 1992. Lo “caminaban”. Y el persa lo intuía. Hablaba desde cabinas de teléfonos públicos al mismo número de Teherán.

(A Rabbani olo “caminaban” desde antes, desde el preciso momento que llegó a Buenos Aires. Esto también lo declaró Stiuso).

Con apoyo “colateral” (o sea de las agencias “amigas”, CIA y Mossad), la SIDE estimulaba la presentable teoría del Hezbollah. Había cometido el atentado por orden de Irán. A través del artesano Imad Fayez Moughnieh, talento organizativo para el terror y la muerte. Libanés chiita del sur de Sidon, considerado por Robert Baer un Trotsky o un Robespierre del islamismo violento. Los persas lo utilizaban para generar estallidos externos. Sin embargo, Moughnieh había dejado de activar para Irán en 1988. Su última hazaña fue el desvío del avión de Kwait Airlines. Y en 2008, en Damasco, los israelíes lo fulminarían selectivamente desde el cielo (ampliaremos, sólo si viene al caso).

(Mugniyé -fonético- fue el factotum del atentado al cuartel de los Marines en Beiruy, en 1983, y a partir de entonces lo atribuyeron casi todos los atentados cometidos en Medio Oriente. Revistaba en la facción liderada por el sheik Sobhi Tufaili, con base en Baalbeck, que en enero de 1988 fue derrotada militarmente por Hezbolá y el ejército regular libanés. Mercenarios al servicio de Israel lo asesinaron, junto a uno de sus hijos, detonando una bomba colocada en el apoya-cabeza de su camioneta).

La investigación la llevaba la Corte Suprema de la época. Cierta pericia movilizaba la idea intolerable de la implosión. Significaba que “la bomba había explotado desde adentro”. Interpretación signada por el antisemitismo, ya que sugería el delirio del auto-atentado. Interpretación fácil para mentes conspirativas.

(La bomba que demolió más de media embajada detonó adentro del edificio y esto no tenía por qué, en principio, ser una interpretación “signada por el antise itismo”, ni sugerir “el delirio del autoatentado”, sino que fue la conclusión de un panel de la Academia Nacional de Ingeniería).

Cuando estalla la Amia, por incompetencia e imprevisión estallan también las internas de la política autóctona. Quienes menoscababan a la SIDE instalaron la versión de “que se les había escapado la tortuga” (Rabbani).

(Rabbani, en este tema, nunca tuvo nada que ver).

Para la sinopsis, el encubrimiento nace cuando se “penetra” el domicilio de Kanoore Edul. Pero aquí las actuaciones se detienen por las secuelas del llamado telefónico inoportuno, al juzgado del doctor Galeano. Un extinto hermano presidencial, más sano que el quaker. Para hacerle un favor al padre del “penetrado”, un paisano oriundo de Siria.

(Se refiere a un llamado de Munir Menem al juez Juan José Galeano para interesarse por la suerte de Kanoore Edul. Su padre, llamado también Alberro Kanoore Edul, era coetáneo de Menem y nacido en Yabrud).

He aquí el nacimiento de la tenebrosa pista siria. Para el analfabetismo clásico, era distinta de la pista iraní. Como si el alawita Al Assad de Siria no actuara indisolublemente junto al chiismo de Irán. Como hoy, respaldados por Rusia, que mantiene en Tartuz, Siria, la principal base en el Mediterráneo.
Pero decir Siria equivalía a decir Menem. El “encubrimiento de la pista siria” inspiraba la línea directa para embocarlo a Menem.

Se lo investigaba a Kanoore Edul porque Rabbani figuraba en la agenda perdida. Y el “blanco islámico”, era ya casi culpable por haber sido visto por la avenida Juan B Justo, interesado en comprar una camioneta. Y por haber merodeado la zona del Jet Parking, donde en julio de 1994 habían estacionado la Trafik.
Blanco y Jarra: -para la inteligencia- Leche.

El video y los 400

El mecano del encubrimiento se encarajina por los malditos 400 mil dólares (en realidad fueron 475) que se le pagaron a Telleldin, el astuto doblador de autos que se disponía a delatar a los policías, para los que tal vez doblaba. Y que habrían tenido en su poder la camioneta, que por su techo alto no cabía en los garages cerrados.

Aquí confluyen las internas de la política con las de SIDE, por la vieja Sala Patria, junto a las picas clásicas entre las policías federal y bonaerense. “Federicos” y “Patas Negras”.

Monzer al Kassar, preso en Estados Unidos. Era socio de Tufaili y de Rifaat Assad, hernano del difunto Hafez y tio de Bashar.

 

Embajada-Amia. Intoxicaciones

El joven Juez Galeano se equivoca al encargar la filmación de la entrega de las 400 lucas. Lo hace para cubrirse y que le crean que las entregaba, y no eran para guardarlas en su bolso. Pero del juzgado, y desde alguna parte de la casa de los espías, sale la copia del video que produce el escándalo. Las 400 lucas para la presunta escritura del libro extraño. Para sostener la teoría del desvío, con la prisión para los policías que encaran, ahora, juicios comprensibles.

Visto a la distancia, aquellas frívolas 400 lucas fueron una propina si se las compara con el dineral que se invirtió para evitar la racionalidad del tercer atentado. Se registraron costosos operativos, misteriosos traslados hacia la Bekaa, en Líbano, y hasta se inventó la Triple Frontera como si fuera una zona sustancial para el terrorismo. Aunque se encontraba habitada por paisanos picarescos que solían dedicarse a la transparencia del contrabando y de la alteración de las primeras marcas. Pero el invento funcionó. Hoy en la Triple Frontera ya hay más espías que prostitutas y contrabandistas.

(Aqui hay algo que todo indica que Asís sabe y quien escribe no: cómo se evitó el tercer atentado pagando… en el valle de la Bekaa, vuya capital en Baalbeck).

Por entonces hasta llegó a la patria un ex presidente argelino, que aportaba datos valiosos que no sirvieron para nada. El estadista se llevó la “buena suya” por la mercadería informativa que podía conseguirse en cualquier suburbio de Bruselas.

(Evidentemente, se refiere a Ahmed Ben Bella, del que desconozco que haya hecho algún aporte en este tema).

Mejor detenerse aquí. Por suerte el tercer atentado nunca existió. Con el cambio de gobierno, en 1999, el grado de intoxicación comenzó a aproximarse a la patología.

Cambio geopolítico

El segundo encubrimiento encierra superiores dosis de suspenso. Contiene el epílogo de la muerte, o el asesinato, del fiscal Alberto Nisman. Otro acontecimiento trágico que irrumpió para quedarse sin resolución.

(Por fin, Asís, que antes hablaba de asesinato, aqui se abre a la posibilidad de que no haya habido tal).

Derivaciones de la disparatada decisión política del cambio geopolítico. Por hacerle caso al bolivariano Hugo Chávez y llegar a un entendimiento con Irán, después de haber insultado copiosamente a Irán en el organismo internacional. Y de reclamar, para que conste en actas, la entrega de los iraníes acusados, para juzgarlos.

Embajada-Amia. Intoxicaciones

Así como la señora Carrió cada tanto suele denunciar “acuerdos de impunidad”, aquel Chávez supo motorizar la persistencia del “acuerdo de culpabilidad”. Ante la banda, o el desconcierto, correspondía culpar a los enemigos de los amigos, Estados Unidos e Israel. O sea Irán y el Hezbollah.

En la ráfaga de la renovada intoxicación se imponía otra extraña verdad. En una cumbre, celebrada en el interior de Irán, los altos dignatarios del régimen habían decidido atentar en la Argentina. La versión procedía de una fuente de Alemania. Extraordinaria subestimación de la civilización persa que sin embargo se tomaba como real, pero que ni los enemigos acérrimos del régimen de los mollah podían suscribir. Ni los aristócratas nostálgicos que recreaban en Londres el pasado fastuoso del derrocado Sha. Ni los simpáticos bolcheviques exiliados del Partido Tudeh. Pero al presidente y al Guía de la Revolución Islámica sólo le interesaba cesar con las alertas rojas de Interpol que impedían el desplazamiento de sus autoridades.

Vías muertas

Muerto Kirchner, el tema Amia se encontraba en la misma vía muerta. Es cuando Chávez -socio estratégico de Irán-, hace punta por Brasil e influye sobre La Doctora. Para que Argentina deje de consumir la visión enlatada de la historia, que le habían obsequiado -a su criterio- la CIA y el Mossad. Hora que se modificara la táctica. En vez de insultarlos inútilmente en Naciones Unidas le convenía acordar.

Entonces la mal escrita tontería secreta del Memorandum iba a ser aprobada por las dos cámaras legislativas de la Argentina. Pero quien no aprobó el memorándum fue precisamente Irán.

Ya no estaba, como presidente, el Colibrí Ahmadinejad. Y los persas, con el reformador Rohani, disfrutaban el periodo ilusorio del cambio de relación con Estados Unidos, el país militarmente invencible que se encontraba atormentado por los progresos nucleares de Irán.

Embajada-Amia. Intoxicaciones

Las relaciones de Irán cambian con la primavera de Obama pero con Trump pasarían a ser inviernos peores que los registrados, incluso, con Bush junior.

Mientras tanto la Argentina, con menos fichas en el casino del mundo, vuelve a quedarse con sus muertos impunes. Y en banda geopolítica. En semejante desasosiego se produce la muerte del fiscal Nisman, que no se había adaptado a la magnitud del cambio. Se preparaba para denunciar, por encubridores, a quienes lo dejaban colgado. Y solo. Presionado por diputadas que buscaban la consagración que pronto les iba a llegar.

Con el cambio de gobierno de 2015 se agudizaron las espantosas tonterías del Memorandum. Los impulsores pasaban a ser los flamantes encubridores de los iraníes acusados por Argentina, que les ponía la tarjeta roja.

La intoxicación del primer encubrimiento le apunta a Menem. La intoxicación del segundo encubrimiento, para completar el círculo, le apunta a La Doctora.

Continuará

Comentarios (2)

  1. jus

    “”Y no está para nada claro -como el mismo Stiuso reconoció- que en su agenda estuviera anotado el nombre y celular de Moshen Rabbani, agregado cultural de la Embajada de Irán. Edul es sunnita, y Rabbani chiíta).””…en nuestra patria, por suerte, esos puntos no son relevantes, los judios ortodoxos no borran de sus agendas a los judios liberales y viceversa, ¿porque un chiita no puede tener agendado a un sunita? ¿eso no era cuestión de vida o muerte en la dictadura genocida? estar en una agenda de alguien o viceversa, podía ser razón de secuestro, tortura y muerte despues de marzo del ’76, mencionarlo como algo sospechoso me parece equivalente a aquella lógica destructiva y a la doctrina Smart

    Responder
  2. jus

    2º parece q asis se siente un poco sarmiento, usando alias como el loco sajuanino (emo con sonrisa)

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: