LATINOAMÉRICA: La región tiene una nueva ola progresista en construcción

El nuevo progresismo latinoamericano

López Obrador dirigente del bloque MORENA

Los nuevos líderes de la izquierda procuran poner cierta distancia con la izquierda de Chávez y Maduro, Evo, Correa, Néstor y Cristina, y Lula y Dilma.

ALFREDO SERRANO MANCILLA / nuevatribuna.es

Más allá de que ganen o pierdan en sus próximas citas electorales, ya podemos afirmar que ha surgido otra ola progresista en la región. Este nuevo bloque está conformado por: MORENA, en México, con Andrés Manuel López Obrador al frente; Gustavo Petro, de Colombia Humana; Verónika Mendoza con Nuevo Perú; y los jóvenes Gabriel Boric y Giorgio Jackson del Frente Amplio, en Chile. Ninguno de ellos es un personaje nuevo en la política, pero sí lo son sus formaciones políticas. Cada una tiene sus particularidades, propias del contexto histórico de cada país. Y, sin embargo, todas estas alternativas tienen rasgos característicos en común:

1) Surgen en países con gobiernos neoliberales desde hace décadas. Es precisamente en la Alianza del Pacífico donde se observa la emergencia de estas propuestas alternativas, basadas en la reivindicación de unos mínimos en materia de derecho social y soberanía. Tras años de aplicación de una política de “normalización duradera” de condiciones paupérrimas de vida para una gran parte de la población, germinan, en contraposición, unas opciones políticas en sintonía con demandas básicas en educación, salud, empleo y salario, y oportunidades para los jóvenes. Comienza a entrar en crisis la efectividad de la estrategia de inoculación del “no se puede” como sentido común dominante, para transitar hacia un estadio no tanto del “sí se puede”, sino más bien de una suerte de “quizás se pueda”. Y esto es, justamente, lo que abre un insólito momento de disputa en estos países neoliberales que por ahora nunca habían visto peligrar su hegemonía.

2) No nacen de movilizaciones, sino que lo hacen de manera silenciosa. No son tiempos de cortes de ruta y marchas multitudinarias. La nueva mayoría no se manifiesta con vehemencia, pero su descontento crece sin retorno. Desconfían de casi de todo lo que procede de la política y, por ello, su forma de acercarse a las nuevas propuestas es mucho más “light”. El apoyo no es visceral ni viene con un contrato de fidelidad eterna. Por ahora es transitorio, coyuntural; todo pende de un hilo, siempre están en vigilancia. Pero, poco a poco y a medida que las políticas neoliberales avanzan, ycrecen la desigualdad y la exclusión, y asoma con mayor probabilidad la posibilidad de poner punto y final a lo viejo, el voto por el cambio crece. La vía electoral se presenta, así, como un camino sigiloso que ya canaliza la insatisfacción, sin necesidad de tener que acudir a las plazas.

3) Tienen sus orígenes en la izquierda. Todos los actuales representantes de esta nueva ola progresista latinoamericana vienen del mismo lugar político, aunque con sus propios matices. Eso sí: todos militaron en propuestas de izquierda. Lucharon en trincheras que, con el paso del tiempo, fueron abandonando. Petro dejó el M19 y el Polo Democrático; López Obrador, el Partido de la Revolución democrática (PRD); Verónika Mendoza, el Frente Amplio; y Boric y Jackson, fueron dejando atrás los espacios de la izquierda universitaria para dar el salto a la política nacional.
Es decir, todos tuvieron un punto de partida en la izquierda, y luego, al pasar de los años, fueron transformándose en función de sus propias circunstancias sin dejar de ser lo que eran pero actualizando propuestas y el proyecto político que ahora defienden.

4) Evolucionan hacia un campo político progresista aún en construcción. Es demasiado prematuro para encorsetarlos y para etiquetarlos. El desenlace dependerá del margen de posibilidades para abrir brechas y, también, de lo que la ciudadanía quiera. No se hacen revoluciones ni cambios políticos desde ningún software. Todo está en función de condiciones objetivas y subjetividades dominantes. Lo primero es encontrar la sintonía con el actual reclamo de la gente. Luego, todo se verá. Si se llega a gobernar o no y bajo qué condiciones de fuerza, si es que se logra. Son múltiples los factores que marcaran la vida de cada proyecto político. Hasta el momento, sí coinciden en algo: exigir derechos sociales básicos, políticas más inclusivas, oportunidades más igualitarias y mayor grado de soberanía. Pero ninguno de estos proyectos políticos está cerrado; todo está en pleno desarrollo.

5) Intentan ser equidistantes entre la vieja derecha disfrazada como nueva y la izquierda nacida a inicios del siglo XXI. Claramente, se sitúan en las antípodas de la ofensiva conservadora. Sin embargo, también procuran poner cierta distancia con la izquierda de Chávez y Maduro, Evo, Correa, Néstor y Cristina, y Lula y Dilma. No quieren ser herederos de activos ni pasivos de otros procesos que les son ajenos aunque sí hayan tenido un cierto grado de influencia, al menos en una enseñanza: la necesidad de tener que asaltar el poder para cambiar las cosas. Pero no quieren rendir cuentas de otros procesos. Es como una sombra que les persigue porque es usada por sus detractores para estigmatizarlos rápidamente como lo viejo, como lo pasado. Se trata de un dilema todavía por resolver que, seguramente, a medida que se vayan emancipando y teniendo su propia vida esas comparaciones tan recurrentes dejarán de ser efectivas.

En definitiva, la vida política siempre está en movimiento. Nada permanece estático por muy adormecida que una sociedad pueda aparentar ser.
Siempre hay una fibra que tocar. No siempre es la misma en cada momento histórico. Cada época cuenta con sus reglas y su propia episteme. En estos años en los que muchos hablan de fin de ciclo, podemos asegurar justo lo contrario: está surgiendo otro ciclo, tal vez más sosegado, pero que puede volver a dar otro salto adelante en la Historia latinoamericana

Comentarios (4)

  1. guillermo p

    No nacen de movilizaciones, sino que lo hacen de manera silenciosa. Evolucionan hacia un campo político progresista aún en construcción
    Tienen sus orígenes en la izquierda.
    Intentan ser equidistantes entre la vieja derecha…

    Vaya cartas de presentación!!!

    ALFREDO SERRANO MANCILLA, ¿Me está jodiendo?.

    1. ruben

      En pocas palabras: “Libros si, alpargatas no”

  2. Horacio

    Sin animo de confrontar quiero aportar otra mirada un poco menos esperanzadora desde el terreno por lo menos el caso peruano que conozco un poco. En Peru, la nueva izquierda, la vieja, la mas o menos, la que huele a izquierda, es rápidamente estigmatizada como “terruco” (terrorista), se desactiva al instante ante la opinion publica(da) que en ese sentido tiene un consenso envidiable para cualquier conseva por la historia reciente y particular de este pais que vivio una verdadera guerra sucia en todos los sentidos y q seria muy largo de contar. Despejado el frente, caracterizo a este pais como un “coto de caza” de los yanquis y ahora de los chinos q hasta deprimen aun mas porque son mas baratos. Y de cualquiera q venga a disfrutar de una economia liberada para las inversiones y atada para los reguladores gracias a otro chino. El que acaba de salir de prisión via PPK que talvez entre aunque sea por circo algun tiempo. Incluso diria q la estabilidad inflacionaria que hay desde tiempos del chino (obviamente con uno de los salarios mas bajos de la region y niveles de pobreza estructurales altos) permite mantener una cierta calma en la poblacion ya que no es un tema que caldee los animos. Peru es un verdadero ejemplo a mirar porque allí nos llevan. El nivel periodistico y cultural con el que se moldea la opinion publica es un asco y es todo de ellos. Aca ganaron. Mi conclusion es que sin gobiernos soberanos, nacionales y populares en argentina y brasil y venezuela no hay traccion para el resto de america latina por mas Veronikas Mendozas q nazcan. Mexico nunca estuvo cerca. V

  3. Ana Lía Pujato (@pujapais)

    futuro de gelatina diet…

    no queremos eso!

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: