SIRIA: Víctima, como Brasil, de la estrategia de EEUU para neutralizar a China

Siria, tiempos de caos

 

BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS / PÚBLICO

¿Cuáles son los objetivos ocultos de una guerra contra el terror que financia y arma a los terroristas? Los ciudadanos comunes tenemos más dificultades en identificar las causas porque escapan al ruido de las noticias. Es convencional distinguir entre causas próximas y estructurales.

Entre las causas próximas, la disputa sobre el gasoducto de gas natural ha sido la más mencionada. Las grandes reservas de gas natural de la región de Qatar e Irán tienen dos trayectos alternativos para llegar a la rica y voraz consumidora Europa: el gasoducto de Qatar a través de Arabia Saudí, Jordania, Siria y Turquía; y el gasoducto de Irán a través de Irán, Irak y Siria. Por razones geopolíticas, Estados Unidos favorece el primer trayecto y Rusia el segundo. Bashar al-Asad también prefirió el segundo por favorecer sólo a gobiernos chiitas. Desde entonces pasó a ser un blanco a derribar por los occidentales. El comandante Rob Taylor, profesor del US Army´s Command y General Staff College, escribió en el Armed Forces Journal del 21 de marzo de 2014: “Visto desde una óptica geopolítica y económica, el conflicto en Siria no es una guerra civil, sino el resultado del posicionamiento de varios actores internacionales en el tablero de ajedrez geopolítico, preparándose para la apertura del gasoducto en 2016”.

Las causas estructurales son quizá más convincentes. Como he venido sosteniendo, estamos en un momento de transición entre globalizaciones del capitalismo. La primera globalización ocurrió entre 1860 y 1914 y estuvo dominada por Reino Unido. La segunda ocurrió entre 1944 y 1971 y estuvo dominada por Estados Unidos. La tercera se inició en 1989 y está terminando ahora. Estuvo dominada por Estados Unidos, pero con creciente participación multilateral de Europa y China. En los intervalos de las globalizaciones, la rivalidad entre países aspirantes al dominio aumenta y puede derivar en guerras entre ellos o entre los aliados de cada uno. La rivalidad en este momento es entre Estados Unidos, un imperio en declive, y China, un imperio ascendente.

Según el estudio Tendencias globales 2030, del insospechado National Intelligence Council de Estados Unidos, en 2030 “Asia será el motor de la economía mundial como fue hasta 1500” y China puede convertirse en la primera economía del mundo. La rivalidad se intensifica y no puede ser de enfrentamiento directo porque China ya es muy influyente en la economía interna de Estados Unidos y un acreedor importante de su deuda pública. La guerra comercial es fundamental y alcanza a las áreas de alta tecnología, porque quien las controle (la automatización o robótica) dominará la próxima globalización. Estados Unidos sólo invierte en tratados que puedan aislar a China. Como China es ya demasiado fuerte, tiene que ser enfrentada a través de sus aliados. El más importante aliado de China es Rusia, y los acuerdos recientes entre ambos países prevén transacciones comerciales, sobre todo de petróleo, no denominadas en dólares, una amenaza fatal para la moneda de reserva internacional.

Rusia en ningún caso podría jactarse de una victoria en Siria (una victoria contra los extremistas terroristas, dígase de paso), una victoria que estuvo a punto de obtener debido a la supuesta desorientación de la política de Obama al no incluir a Siria en la lista de prioridades. Por eso era necesario encontrar un pretexto para regresar a Siria y continuar la guerra durante algunos años más, como sucede en Irak y en Afganistán. Corea del Norte es otro aliado y tiene que ser hostilizado a fin de perturbar a China. Finalmente, como todos los imperios ascendentes, China invierte en (falsos) multilateralismos y por eso responde a la guerra comercial con apertura comercial. Pero además ha invertido concretamente en acuerdos multilaterales acotados que buscan crear alternativas al dominio económico y financiero norteamericano. El más importante de tales acuerdos fue la creación de los BRICS, que incluía, además de China y Rusia, a India, Sudáfrica y Brasil.

Los BRICS llegaron a crear un banco mundial alternativo. Era necesario neutralizarlos. India se desinteresó del acuerdo desde que Modi llegó al poder. Brasil era el socio particularmente estratégico porque se articulaba, aunque de mala gana, con una alternativa más radical que emergía en América Latina por iniciativa de algunos gobiernos progresistas, sobresaliendo Hugo Chávez en Venezuela. Me refiero al ALBA, UNASUR y CELAC, un conjunto de acuerdos político-comerciales que buscaban liberar a América Latina y el Caribe de la secular tutela de Estados Unidos. El país más vulnerable de los BRICS, tal vez porque es el más democrático de todos ellos, era Brasil. Y su neutralización se inició con el golpe institucional contra la presidenta Dilma Rousseff y continuó con el encarcelamiento ilegal de Lula da Silva y el desmantelamiento de todas las políticas nacionalistas emprendidas por los gobiernos del PT. En Sudáfrica, Jacob Zuma, sin duda un líder corrupto y entusiasta de los BRICS, fue sustituido por Cyril Ramaphosa, uno de los hombres más ricos de África (¿menos corrupto que Zuma?) y adepto incondicional del neoliberalismo global. La Cumbre de las Américas, realizada en Lima los días 13 y 14 de abril, sobre la cual los medios europeos casi no informaron, fue una pieza geopolítica muy importante en este contexto. La participación de Venezuela fue vetada y, según el diario El País (edición brasileña), la reunión selló el fin de la América bolivariana. El fortalecimiento de la influencia de Estados Unidos en la región es muy evidente en el modo en que la creciente influencia de China en el continente fue criticada por la delegación estadounidense.

Por todo eso, la guerra en Siria es parte de un juego geopolítico mucho más amplio y de futuro demasiado incierto.

Comentarios (4)

  1. ruben

    Primera cuestion: es dudoso que Brasil fuera el pais mas democratico de los Brics, Porque seria mas democratico que Sudafrica y Rusia? O acaso el gobierno de coalicion de Dilma no tenia ningun corrupto?.
    Segunda cuestion: como es eso de que China invierte en falsos multilateralismos?

    Responder
    1. martinez

      Supongo que De Sousa quiso decir, que Brasil era el más democrático “oficialmente” a ojos occidentales, y lo dio por sobreentendido. Occidente le niega el reconocimiento oficial de “democracia” a Rusia (ni falta que hace, pero ese es otro tema). Y Sudáfrica, es un país que a Occidente le parece mínimo. Así que para atacar la credibilidad, la fiabilidad y el peso internacional de los BRICS, tenían que neutralizar a Brasil.

      En cuanto a que China “invierte en falsos multilateralismos”, recordemos que 1. China ha sido un imperio y lo volverá a ser, y los imperios no son “generosos” per se; 2. China se ha pasado al capitalismo, y últimamente Xi Jingping ha neutralizado el poder que pudiera quedar en los cuadros del Partido Comunista de China; 3. El comunismo chino no fue como el soviético. La URSS tenía el internacionalismo y la solidaridad entre los pueblos, como parte de su sistema político, pero China no. 4. Si China ayuda a crear focos independientes del poder económico hegemónico de EEUU, es porque necesita imperiosamente (y nunca este término ha resultado tan adecuado) a esos aliados ..y puede ser que se lleve mucho más de lo que da. 5. Los BRICS eran una iniciativa positiva, porque fue multilateral, pero en las alianzas económicas unilaterales con China, se puede acabar bien chamuscado…no olvidemos que los dragones pueden escupir fuego si es necesario.

      Responder
  2. Martina Kohler

    Prefiero mil veces China “como imperio” que los Estados Unidos. Los EEUU no paran de sembrar miseria y dolor en el planeta.

    Responder
    1. Carmela, la del Ebro

      En África, los empresarios capitalistas chinos ya han generado movimientos de resistencia de los trabajadores, que se niegan a trabajar “como chinos” en condiciones y salarios africanos. El problema es el capitalismo, y China se ha pasado al capitalismo. Ya veremos los disgustos que nos van a dar.
      No se puede partir de la aspiración de “preferir” a un amo u otro, hay que aspirar a ser un pueblo libre, soberano e independiente, aunque no sea un camino de rosas.

      Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: